miércoles, 31 de mayo de 2017

Pasajes de la vida de José Felipe

He aquí una crónica armada bajo exquisita  narrativa costumbrista, en medio de trochas  y caminos   antioqueños, con murmullos  de ríos  y quebradas  que arrullan a leer.

Río Nendó, cerca de la platanera adonde fui a cortar los racimos de plátano

José Felipe cuenta sus historias. Las iré dando a conocer con cierta regularidad. El propósito es reunirlas todas en un solo volumen. 

Mucha gente ha vivido experiencias similares y se pierden en el olvido. Trataré de recoger algunas de ellas en estas narraciones para que se recuerden de alguna manera.

No tienen un orden cronológico, pues la vida no es una sucesión de hechos ordenados y planificados. Y menos la de José Felipe.

He aquí la primera de ellas.

Abril de 2017

* * *
Por Jairo Trujillo M:



Bruñó los recios nubarrones pardos

José Felipe


Asomó de pronto la cabecita. Amagué a echarle mano, pero rápidamente se ocultó. De rodillas en el suelo, sobre un costal cubierto por una sábana, mi esposa pujaba.

−¡Pujá más, pujá otra vez! –le dije, arrodillándome para estar listo.

Pasaron momentos eternos y nada más ocurría. Volvía y me rociaba las manos de alcohol, como si en esta forma se apresuraran los acontecimientos.

Entre los intervalos de los quejidos y las pujadas, dos cabecitas salían de en medio de las cobijas a observar el acontecimiento. Y cuando volvían los pujidos, se tapaban rápidamente con la cobija. Eran mis dos pequeños que estaban en su cama y que se habían despertado hacía poco.

La única habitación de aquel tambo estaba tenuemente iluminada por un mechón de petróleo. A veces parecía apagarse por el viento que entraba por las rendijas de la madera. Las sombras de nuestras siluetas bailaban en la pared. Enrique, mi ayudante, sostenía el alcohol, las tijeras y el hilo. Miraba para otro lado con rubor. El suelo de palma de chonta era irregular y a veces crujía cuando se pisaba. Como todas las casas de la región, la vivienda se había construido alta del suelo, sostenida en estacas o zancos, para evitar la humedad. Como los palafitos de épocas remotas y de los lugares lacustres o a orillas del mar. A la casa se accedía por un tronco con muescas, a manera de escalera. El techo era de paja, de hojas de palma, muy abundante en la región.
Tambo similar al que habitábamos en aquella región

Afuera había un corredor, un espacio vacío a manera de sala y en una esquina estaba la cocina. Como todo mundo, cocinábamos con leña. En ninguna parte había luz eléctrica. Sólo llegó hace unos meses a algunas partes. Éste era uno de los mejores tambos de la región. Construido por mi amigo Jorge, aserrador él y proveniente de la zona cafetera, había hecho el cuarto, la cocina y las camas con tablas. Pero el resto de la gente hacía las paredes como el piso, con trozos de palma de chonta. Otros tambos no tenían cuarto sino sólo cocina y el resto de la casa era un espacio abierto, sin paredes. La gente dormía en el suelo, tendiendo costales de cabuya como cama y en muchas ocasiones cobijándose también con dichos costales.

En la cocina humeaba un chocolate que nadie se atrevía a tomar. Enrique alternaba entre el cuarto y la cocina, en donde también estaba Pastor. Trapito, como le decíamos a Leo, y su compañero habían salido hacía un rato a buscar a doña Rosa, la esposa de Carlos Flórez, quien fungía como partera en la región. Vivía a casi una hora de camino, subiendo una cuesta y bajando otra, en medio de un montecito y un cañaduzal. Eran nuestros vecinos más cercanos.

Llovía y llovía. Como todos los días del año. También tronaba y relampagueaba. También como todos los días.

Durante el día habíamos estado reunidos, conversando de todo lo humano y lo divino. Trapito y su compañero habían llegado de dos sitios distintos: el uno venía de Amparradó y el otro de Mandé, ambos más o menos a un día de camino. Caminos fangosos, que nunca se secaban, cubiertos por la selva. Enrique venía de Pabón, cerca del casco urbano de Urrao, antiguo bastión del capitán Franco, y Pastor venía de San Mateo, en el vecino municipio de Betulia.

Corría el año de 1979. Vivía con mi mujer y mis hijos en las selvas de Urrao, un municipio que a la sazón tenía más de 3.500 kilómetros cuadrados, casi todos selváticos. Su territorio llegaba hasta el río Atrato. Vigía del Fuerte era uno de sus corregimientos. Hoy es un municipio aparte.

Para llegar de Medellín a mi casa tomábamos un bus hasta Urrao, por una carretera que no estaba pavimentada desde Bolombolo, pasando por Concordia y Betulia. El viaje duraba muchas horas, si no había inconvenientes, como algún derrumbe o un accidente. Obligatoriamente había que dormir en el pueblo, porque el bus escalera o chiva salía muy temprano en la mañana para el río abajo, como se le decía a la carretera que iba de Urrao hasta El Sireno, Penderisco abajo. Allí empezaba esa selva inmensa y profunda que se extendía hasta más allá del Atrato. A veces teníamos que dormir en la casa de unos campesinos para emprender el camino hasta un punto que llamaban La Quiebra. El camino bordeaba el río Penderisco que más abajo tomaba el nombre de río Murrí. Buena parte del trayecto era selvático, de esa selva húmeda tropical, de muy alta pluviosidad. De las más lluviosas del mundo. Además, prácticamente no había piedras. El paso de las bestias y de otros animales, como los cerdos y algún ganado, producían hondos huecos llenos de fango. Esto hacía que los caminos fueran terribles para transitar, pues sólo quedaban las raíces de los árboles como sitios seguros para los que íbamos a pie. Si uno se resbalaba, existía el peligro de quedar la bota enterrada en el barro.
Vereda El Sireno, Urrao, hasta donde llega la carretera. Desde allí 
en adelante, bordeando el Penderisco, hay que caminar o montarse en un caballo

Al llegar a La Quiebra, ya alejada del río Murrí, que por esos lugares separa a Urrao de Frontino, había que dar la vuelta por una cuchilla en dirección a Calles, perteneciente a Frontino. Y antes de llegar al río se desviaba uno por un caminito estrecho y enterrado en un canalón, hacia la izquierda. Cuando llegaba a un morrito, yo pegaba un grito que se oía en todos los cerros y cañadas:

−¡Biiiiuuuujoooooooooo!

Y así le anunciaba a mi compañera y a mis hijitos que ya iba en camino. Mi grito rompía el silencio de la montaña y el eco iba retumbando y retumbando en la distancia, hasta que se apagaba. Allá abajo estaba el rancho en un pequeño potrero, rodeado de monte virgen. Allí llegaban a pocos metros los monos titís a mostrar sus gracias y sus morisquetas.

Desde aquel morrito se veía la selva casi hasta el final del Atrato, en un mar verde de muchos colores y bellas ondulaciones y serranías que semejaban las olas del mar.

Aquella inmensa selva tropical, una de las más lluviosas del mundo, estaba habitada por menos de tres mil almas.

El único cultivo cercano a la casa era una platanera metida entre el monte, que producía primitivo (conocido también como murrapo, bocado de reina, píldoro, bocadillo y otros nombres), banano y plátanos de diversas variedades. El primitivo era la base de la alimentación, junto con el maíz que lo cultivábamos lejos de la casa. Con este platanito verde se hacían arepas y sopas. También se comía maduro, de un sabor exquisito.

En una ocasión salí a traer plátanos en un canasto que colgaba, a la manera indígena, con cargaderas como las de los morrales y una cincha en la cabeza. Cuando salí de la platanera y como no conocía bien el camino, y con el peso de muchos kilos, pisé en falso y la bota se me hundió en el lodazal. Traté de sacarla, apoyándome con la otra pierna, pero el peso me hundió la otra pierna. Impotente, me puse a llorar y a gritar, pero en medio de aquella selva nadie me oyó. Al cabo de mucho rato, pude descargar mi canasto lleno de plátanos y con fuerzas salidas de no sé dónde, poco a poco pude extraer una pierna ayudándome con un bejuco que colgaba. Luego saqué la otra bota. Extenuado, como pude, jalé el canasto hacia la orilla y volví a cargármelo. Cuando llegué a la casa ya empezaba a anochecer.
Urrao a la izquierda. A la derecha, los ríos Penderisco y Pabón 

Mis dos hijos jugaban descalzos debajo del tambo en medio del fango producido por los marranos que se revolcaban felices. Tenían barro hasta la coronilla. La niña se cayó en un pozo de barro. Fatigado como estaba, como pude corrí a sacarla y a bañarla en el chorro del agua.

Había llegado con mi familia desde las escarpadas montañas de Altamira, concretamente desde la vereda La Choclina, jurisdicción de Anzá. Por consiguiente, físicamente hablando, estaba preparado para las caminatas de días y días, por llanuras y montañas, pero no para los constantes aguaceros y pantaneros eternos. La zona de Altamira, cuyas aguas vierten al río Cauca, es una zona muy seca.

−Son los caminos más tremendos del mundo que he conocido –me decía Venganza, un antiguo guerrillero liberal, que en sus tiempos atravesaba estas tierras hasta más allá del Nudo del Paramillo, donde los seguidores del Capitán Franco de Urrao se encontraban con Julio Guerra, otro viejo guerrillero liberal.

Ese día era junio de 1979. Dos de mis amigos habían llegado de la “civilización” a “la barbarie”, como la describía el campesino que vivía justo al empezar el camino hacia la selva, cerca de la carretera. Quedaron impactados con aquella inmensidad verde y tan escasamente poblada. Los otros dos vivían a un día de camino de mi casa, en direcciones diferentes.

La economía de la región era fundamentalmente autárquica, de autoconsumo, con excepción de algunos cerdos que salían mensualmente para la feria de ganados.

Con mis amigos hablábamos animadamente de muchas cosas.

Pero estaba por nacer mi último hijo y tenía la responsabilidad de ayudarlo a traer al mundo.

Mi esposa había pasado el embarazo relativamente bien. Se había adaptado en buena medida a las duras condiciones de la zona, debido a su temple y entereza y a la vida que había vivido desde siempre. Mis niños, de menos de tres la hija y con casi seis años el mayor, vivían como los niños de los campesinos. Yo sembraba maíz y yuca. Además, cortaba caña para la panela del gasto. Con los vecinos, hacíamos mingas o convites para que el trabajo fuera más colectivo y productivo.

Aunque nuestros amigos de la cabecera municipal insistentemente nos ofrecieron su casa para que mi esposa pasara el parto al pie del hospital, ella se negó y prefirió quedarse con nosotros allá en el río abajo, como decíamos todos. A muchos kilómetros de la carretera, bordeando el Penderisco que tomaba después el nombre de Murrí.

Sabiendo lo que me esperaba, busqué en Medellín a mi amigo el negro Polo, curtido y experto en tantas cosas de la vida. Le conté que me iba a tocar de partero. Con la tranquilidad y serenidad de la experiencia, me dio todas las indicaciones del caso y me fui muy tranquilo.

Al fondo, Urrao .

Durante el día empezaron las contracciones y empecé a medir el tiempo… Con las horas, el lapso entre una y otra se fue acortando. Nosotros continuábamos en la conversación. Al llegar la noche y arreciar el aguacero que caía desde la tarde, Trapito y su compañero partieron tapados con pedazos de plástico por la mujer de Carlos Flórez. Era la partera. Ella había estado de visita y la “fórmula” que aconsejó fue la de tomar aguardiente del que ellos fabricaban en un alambique casero. El que por allá llaman tapetusa.

Preparé las tijeras, el hilo y el alcohol y pedí un voluntario que me ayudara. Todos se miraron y después de un suspenso Enrique, sin decir nada, estiró sus manos y tomó el alcohol y empapó mis manos y brazos.

Junto con Enrique entré al cuarto donde dormían mi hija y mi hijo mayor.

En aquella región era muy común que las mujeres, a la manera indígena, en aquel momento se alejaran del rancho hasta el monte y solas se atendieran el parto. En ocasiones morían y también se presentaba el aborto contagioso o brucelosis.

Yo no pensaba en nada de eso. Sentí confianza en mi mujer y en mí, me sentí acompañado de mis huéspedes y sabía que en cualquier momento aparecería doña Rosa, experta en esas lides.

Al mostrar mi niño la cabecita y ocultarla, comprendí que allí el partero iba a ser yo y no doña Rosa. Respiré profundo. Esperé con ansias y grité “¡ay mi muchacho!”, entre alegre y ansioso.

Cuando le pedí que pujara una vez más, y ella lo hizo con fuerza y en un solo envión, se vino rápido y calientico mi hijo del alma. Con toda delicadeza lo aparé en mis manos. Lo levanté de las piernitas, le di la palmadita en la nalga que mandan y lanzó el llanto de vida. Suavemente lo descargué en la sábana limpia. Amarré el cordón umbilical con el hilo desinfectado. Enrique me entregó las tijeras por el lado de sus ojos y no por la punta. Corté con decisión aquel cordón. Limpié bien al niño y luego lo empecé a vestir.

En esas, doña Rosa entró agitada y con maestría terminó de vestirlo, recogió la . placenta y mandó enterrarla. Fue a la cocina, trajo chocolate y entraron todos a conocer al nuevo bebé. La alegría y el placer por el deber cumplido se veía en nuestros rostros. Había sido el partero de mi tercer hijo.

Meses antes y meses después del nacimiento de mi hijo, me dediqué junto con mis amigos a discutir y estudiar elementos de la realidad nacional y mundial. Leí muchos libros colombianos y extranjeros. Medité mucho sobre el significado de aquellas lejanas y atrasadas zonas selváticas, tan inmensas en nuestro país. Y al mismo tiempo tan poco decisivas en el destino de nuestra patria. Abandonadas de dios y de los hombres, con muy poca población, con un desarrollo económico, social y cultural que raya con la autarquía primitiva en un país de ciudades. Son excelentes para perderse en ellas y para que no lo encuentren a uno. También son lugares donde uno no podrá encontrarse con el resto del mundo.

Nacía, así, en mí y en mis amigos, la convicción de que las zonas atrasadas y despobladas no decidían el destino de nuestro país.

Poco tiempo después, una procesión como la de los desplazados, marchaba río arriba. A pie unos, y en un caballo la recién parida con el bebé; en otra bestia, los corotos que nos acompañaban. Rumbo a la gran urbe nuevamente.
Textos  y fotografías  de Gotas  de  Tinta.
Quienes deseen mayor  información sobre este  portal cultural, pueden ingresar a :


Alianza UE y Politécnico en Urabá

Convenio de UE y Gobernación de Antioquia vinculan al Politécnico Jaime Isaza Cadavid y a la UCC como operadores en Urabá.


Apoyado en su objeto general “generación de capacidades para acceder al empleo y el emprendimiento con el fin de reducir la pobreza, la exclusión social y los riesgos de la economía informal en Urabá”, el convenio formativo de la Unión Europea y la Gobernación de Antioquia vinculó al Politécnico Jaime Isaza Cadavid y a la Universidad Cooperativa de Colombia para la operación de dos componentes.

Luego de un estudio de mercado, el Politécnico Jaime Isaza Cadavid recibió el aval para operar el Componente Cultura Emprendedora y Fortalecimiento Empresarial, el cual favorecerá a cerca de 2.000 personas en los 11 municipios de la región.

La UCC, por su parte, será la entidad educativa responsable de operar el Componente Competencias y Derecho Laboral, también para aplicar en las 11 poblaciones de la zona y con 500 líderes de organizaciones sociales de la zona como los beneficiados.


Luis Eduardo Cuervo Tafur, gerente del convenio que cuenta con una partida de 5.3 millones de euros para formar a los urabaenses hasta el 2018, sustentó la adjudicación de los dos contratos a estas entidades, porque “tienen experiencia en la educación de los antioqueños, poseen sede en Urabá y en sus propuestas nos demostraron que cuentan con todas las herramientas para hacer una adecuada ejecución del programa que pretende preparar a la comunidad para los nuevos retos sociales, laborales y regionales”.

Sobre el reto de promover la cultura emprendedora, Dora Nicolasa Gómez Cifuentes, directora de regionalización del Politécnico Jaime Isaza, comentó que “conformamos un grupo de trabajo competitivo que nos ayudará a orientar, a partir de talleres de emprendimiento, a la población en las iniciativas de negocio que se promoverán en Mutatá, Vigía del Fuerte, Murindó, Chigorodó, Carepa, Apartadó, San Pedro, Turbo, Necoclí, San Juan y Arboletes”.


Fabio Gómez, director de la UCC en Apartadó, se mostró complacido por la elección y espera, con sus profesionales elegidos en la región para la capacitación, contribuir para que en Urabá se le empiece a decir adiós a la informalidad y “los líderes de organizaciones sociales que formemos en los 11 municipios nos ayuden a promover y multiplicar las buenas prácticas laborales que se necesitan para que la zona esté preparada para los grandes retos que se avecina”.

Ambas instituciones empezarán a operar los contratos la segunda semana de junio, favoreciendo en total a cerca de 2.500 personas, y generando más de 50 empleos directos y 150 indirectos.

martes, 30 de mayo de 2017

ProA: quinta y última versión

En la Cámara de Comercio de Apartadó, se presentará la quinta y última versión de ProA, el evento realizado por los estudiantes de Comunicación Social.

Por: Sebastián Campo, Lina María Arias y Sergio Ruiz Estudiantes de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad de Antioquia Seccional Urabá. 

El próximo viernes 23 de junio del presente año, en la Cámara de Comercio de Apartadó, auditorio del piso número cinco, a partir de 1:30 de la tarde, se presentará la quinta y última versión de ProA, el evento realizado por los estudiantes de Comunicación Social - P e r i o d i s m o de la Universidad de Antioquia Seccional Urabá. Para esta ocasión, los protagonistas serán los estudiantes de la primera, segunda y tercera cohorte del programa académico quienes expondrán sus trabajos de grado, los resultados de los mismos y sus experiencias en las prácticas académicas. 

La mujer como expresión política en la época de violencia, la construcción y destrucción de identidad afrocolombiana, Facebook e interacción juvenil en jóvenes, entre otros, serán algunos de los trabajos a e x p o n e r p o r d i c h o s estudiantes. 

El concepto de esta versión será una Feria de apertura al mundo empresarial. Esta idea tiene como objetivo dar a conocer los resultados de las prácticas de algunos estudiantes, conocer a los f u t u r os y p r i m e r o s comunicadores sociales y periodistas de la región. También se presentará la última edición de Delaurbe en Urabá, el periódico universitario en el que los estudiantes se enfrentan al oficio p e r i o d í s t i c o , a b o r d a n d o d if e r e n t e s problemáticas, lugares, hechos y personajes de la zona de Urabá de manera crítica y rigurosa. Se contará con la presencia de los directivos de la Universidad de Antioquia y regionales, profesores, y periodistas de la región. La población urabaense es bienvenida al evento, para ser parte de lo que se está gestando en Urabá.

En un comienzo el encuentro académico estaba previsto en horas de la mañana, pero finalmente quedó definido para la una y treinta de la tarde.




Artista de Urabá en Bucaramanga

El artista plástico de Urabá, Jesús Cataño, incursiona en una de las galerías más exigentes de Bucaramanga. Cataño, está  radicado en la ciudad  de Bogotá


‘Obra’, una exposición internacional de arte contemporáneo con la presencia de tres artistas de la región, se expone en la Galería Tótem de Bucaramanga.

‘Obra’ es el proyecto curatorial de Juan Fernando López que aborda la relación entre las personas y el lugar que habitan, mediada por la construcción de su materialidad. Gestado en Bogotá como una exposición colectiva de nueve artistas, nacionales y extranjeros, se desplaza a Bucaramanga con la inclusión de dos artistas locales seleccionados mediante una convocatoria de portafolios. Este es el primer evento expositivo del año en la Corporación Artística y Cultural Tótem, que esta vez apuesta por los creadores emergentes y su vinculación a los circuitos nacional e internacional desde una perspectiva regional.

Al respecto, explica López: “La noción de ciudad trae a la mente ideas que irremediablemente se asemejan a relaciones e imágenes. Parte de un paisaje, de una mirada holística que se enmarca en una composición de edificaciones, de calles y de personas. Al hablar de ciudad se hace referencia a numerosas dinámicas geográficas, políticas y sociales; es hablar de historia, de comunidad, de costumbres, de maneras, que no solo se relacionan con un lugar de procedencia, sino con nociones que se adquieren como producto de la homogeneización. La globalización y la estandarización de tendencias relativas al establecimiento, ordenación y apariencia de los espacios de cohabitación, son algunas de las causas de esta situación”.


La muestra reúne los trabajos de once artistas.

Grecia Quintero es una cucuteña educada como artista plástica en la UIS; su trabajo tiene que ver con el cuerpo en acción. ‘Cartografía de una vida’ es una síntesis poética entre acción e instalación. En una sala dispone unas pequeñas superficies sobre la pared, que parecen moverse en un flujo codificado. Al soplar la materia entre sus manos, los soportes horizontales se van llenando de pequeños montones, de accidentes geográficos en una pequeñísima escala. Según la artista, “al finalizar se puede ver claramente la composición de las líneas de madera, algunas más gruesas, otras más largas o delgadas, según la intensidad del momento que represente, creando una traducción de mi vida que comparto en esta carta de mi geografía”.

Felipe Martínez Villalba presenta su trabajo ‘El vuelo del toche’. Este artista interviene la fachada de la galería, una casa tradicional bumanguesa ubicada sobre el paseo España, con una escultura móvil. Felipe, un joven bumangués que se educó en artes en Londres, despliega un dispositivo hipnótico –desarrollado específicamente para el lugar– para mirar desde abajo o desde lejos, con el que vuelve a exponer en Bucaramanga luego de muchos años. En 2014 ya había sido comisionado para realizar una obra de arte público en la capital inglesa con la curaduría de Fourth Wall Creations, cuyo título entonces fue ‘What color is the sea?’.
En Jesús Cataño confluyen los medios tradicionales como la pintura y el dibujo con la visión contemporánea de la escultura expandida. Oriundo de Medellín, este artista expone por primera vez su trabajo en Bucaramanga. Actualmente residenciado en Bogotá, Cataño propone ‘Triángulo rectángulo’, una instalación que contiene estructuras metálicas que le han dado el reconocimiento nacional en los últimos años, integradas con el espacio de la galería, y una pieza de concreto fundida en el sitio. Jesús hace múltiples referencias a la historia del arte contemporáneo, en especial a la vanguardia rusa, pero sus piezas generan una relación directa con el espectador que puede reconocer el interior de las estructuras que todos habitamos.

Flavia Mielnik llegó a Colombia para realizar una residencia artística en Flora Arts Natura, el proyecto independiente del curador colombiano José Roca. En una estancia anterior, en Argentina, esta artista brasilera se encontró con un dicho atribuido a la cultura popular santandereana: “¿Qué es una raya más para un tigre?”, que le permitió conectarse con esa idea de esta tierra adelantada por Pedro Gómez Valderrama en su famosa novela ‘La otra raya del tigre’. Flavia nos visita en un viaje plástico con ‘El pueblo no es cuadrado’, que se resume en un par de objetos mínimos que conversan en secreto con el espectador, una pieza gráfica editorial y una pequeña escultura sonora.

Margarita Besosa, artista caleña, presenta su propuesta ‘Aplazar la experiencia’. Este es un trabajo que toma la fotografía como pretexto para la exposición de las personas que ve a través de su lente y que la ven a ella durante el registro. Sobre la proyección de un video, un cursor guía la ampliación de los detalles que terminan fijados en retratos de mayor o menor resolución.
Finalmente, Walter Orrego, con una gran trayectoria paralela en museografía, es el artista más experimentado del grupo. Su obra logra una mezcla metafórica entre oficio y concepto. Seis ladrillos golpean la percepción del espectador. ¿Cómo es posible considerar que estos objetos sean arte? El olor de la madera revela el secreto: los ladrillos están fabricados delicadamente con madera, con cedro. Esta contundente reflexión sobre la transmaterialización recuerda el origen mítico de la carpintería en Grecia, relacionada con Ícaro y su padre, Dédalo, retomada como herramienta filosófica en una perspectiva fenomenológica en la actualidad, es decir, como un medio para producir objetos útiles para problematizar la acción de hacer cosas para el conocimiento. ‘Prorrogado’ plantea preguntas sobre el enorme costo ambiental de crear viviendas para una población desbordada. Orrego también demuestra el papel importante de la materialidad y la vivencia de su trasformación para los artistas de hoy.

Fuente, Textos y fotografías- Vanguardia.Com



martes, 23 de mayo de 2017

Chigorodó endereza sus finanzas

Poco a poco el municipio de Chigorodó se va recuperando de la crisis financiera heredada, y va poniendo en orden la casa.

Panorámica de Chigorodó
“Para Chigorodó el año 2016 se presentó como un reto gigante ante los desaciertos en materia financiera y administrativas heredadas con corte a diciembre de 2015; el compromiso, y la responsabilidad en el manejo de los recursos públicos que asume la actual administración “Unidos si es Posible” Liderada por el Alcalde Daniel Álvarez Sosa, estableció tres objetivos fiscales: 1) Fortalecimiento del ingreso, 2) Racionalización del gasto, y 3) Reorganización administrativa.” Explicó el secretario de hacienda de este municipio, Jesús María Parra Herrera.

La ejecución de estas acciones y medidas ha permitido que la estructura financiera de la entidad asuma las condiciones necesarias para garantizar el cubrimiento de sus gastos de funcionamiento corrientes y de la inversión social.
“Necesitamos ampliar la cobertura en saneamiento básico
 para beneficiar a un mayor número de familias”

FORTALECIMIENTO DE INGRESOS:
El fortalecimiento en el recaudo de los ingresos Corrientes de libre destinación (I.C.L.D) es la única opción que tiene Chigorodó y cualquier otro ente territorial para lograr sostener sus gastos de funcionamiento actuales y a su vez, generar un ahorro operativo que le permita realizar inversión social y cubrir paulatinamente el déficit acumulado con cargo a los I.C.L.D 
Es importante recordar que el año 2016 arrancó con un déficit en gastos funcionamiento e Inversión con Recursos propios generado solo en el 2015 de alrededor de 5.945 Millones de Pesos, y presenta déficit acumulado del 2002 al 2014 de alrededor 3.871 millones de pesos, sin incluir el factor prestacional acumulado por pagar de alrededor a los 1.200 millones de pesos, lo que nos generaría un déficit total con cargo a los Ingresos corrientes de libre destinación de alrededor de 11.016 millones de pesos heredados al inicio del 2016.

El resultado de todas las acciones realizadas en el fortalecimiento del recaudo de los I.C.L.D durante la vigencia 2016 nos da el siguiente resultado:


Las acciones originadas desde la secretaria de Hacienda, la secretaria Planeación, y la secretaria de tránsito, entre otras, encaminadas al fortaleciendo del recaudo de los Ingresos Corrientes de Libre Destinación (I.C.L.D) nos permitió durante la vigencia 2016 lograr resultados importantes que nos dio pie a tener unos gastos de funcionamiento e inversión social sostenibles (pagados) si generarle nuevo déficit al municipio, además, se logró pagar más de 2.000 Millones de pesos en los más de 5 meses de Nomina pendientes al 2015, Contratos de prestación de servicios, prestaciones sociales e inversión social del déficit acumulado.

Es importante resaltar el apoyo del Honorable concejo Municipal en la toma de medidas necesarias que le permitirá al municipio de Chigorodó ir recuperándose de la difícil situación financiera en la que se recibió.
Daniel Álvarez Sosa- alcalde popular de Chigorodó

De parte de la secretaria de hacienda y el alcalde Daniel Álvarez sosa se ha manifestado en cada oportunidad los agradecimientos a todos los contribuyentes del impuesto predial e Industria y comercio, por el apoyo, por entender que la única manera de sacar el municipio de Chigorodó triunfante y lograr ponerlo nuevamente como municipio modelo de Urabá, es “UNIDOS”, por parte de la administración municipal existe el compromiso de cumplir con sus obligaciones corrientes, de no comprometer el municipio más allá de sus verdaderas capacidades financieras, de recuperarlo en la medida de sus posibilidades del déficit acumulado que recibió al 31 de Diciembre de 2015, y sobre todo de seguir realizando inversión social a favor de nuestro Rio de Guaduas y la región de Urabá.

Queremos en esta oportunidad agradecer nuevamente a los chigorodoseños por ayudarnos, muestra del compromiso y de la credibilidad en esta administración podemos evidenciar que rubros tan importantes como el impuesto predial (Incluye intereses) obtuvo un recaudo de 4.335 millones de pesos, mejorando en 940 millones de pesos el recaudo del 2015 y en un 22% hablado porcentualmente.
Jesús María Parra Herrera-Secretario de Hacienda Chigorodó

Otros rubros importantes en la consecución de los resultados positivos en materia fiscal del municipio de Chigorodó encontramos el impuesto de Industria y comercio con un recaudo de 1.861 Millones de pesos mejorando en un 3,7% el recaudo de la vigencia 2015, Sobretasa a la gasolina con un recaudo de 1.201 millones de pesos mostrando una mejoría en el recaudo del 10%, es de resaltar la gestión de la secretaria de tránsito en la gestión de cartera mostrándonos al cierre de la vigencia 2016 un recaudo 393,9 Millones de pesos, mejorando en 122,7 millones de pesos los resultados del año anterior.

RACIONALIZACION DEL GASTO Y REORGANIZACION ADMINISTRATIVA:

Como medidas para racionalizar el gasto y la reorganización administrativa se contempla: establecer a un nivel apropiado los gastos de funcionamiento de la administración central, adelantar conciliaciones judiciales y extrajudiciales que eviten la judicialización de la Administración, revisión, actualización e implementación del Plan Básico de Ordenamiento Territorial Municipal, potencializar el sistema de planeación municipal (Banco de Proyectos, Catastro, Sistemas de información.), Fortalecimiento tecnológico y logístico de las dependencias.

Muestra del compromiso de todos los chigorodoseños y de la alcaldía municipal podemos constatar una recuperación en los indicadores financieros, según el certificado del cumplimento del indicador de ley 617 de 2000 otorgado por la contraloría general de Antioquia y departamento de Antioquia podemos evidenciar que no solo se mejoró el recaudo de los I.C.L.D en 2.039 millones de pesos, sino que también se logró obtener un indicador del 58,91% sobre el 80% que permite la ley 617 de 2000, mejorando la gestión fiscal en un 5,19% con respecto a la vigencia 2015 y logrando el mejor resultado en los últimos 12 años.

Es muy importante aclarar que el resultado del indicador de la ley 617 de 2000 es solo uno de los ítems tenidos en cuenta para la evaluación de desempeño fiscal el cual lo expide el DNP entre los meses de Octubre y Noviembre de cada año, es decir que solo hasta esos meses podemos hablar de la gestión fiscal de cada municipio, Los Ítems tenidos en cuenta para la evaluación de desempeño fiscal son: Indicador ley 617, Respaldo del servicios a la deuda; Dependencia de las transferencias de la nación y Regalías, Generación de recursos propios, Magnitud de la Inversión y capacidad de Ahorro. 

Lo que si podemos afirmar es que Chigorodó no solo mejoró su indicador de ley 617 para la vigencia 2016, además de:

1. Haber pagado más de 2.000 millones de pesos del déficit recibido, lo que representa una recuperación en la salud financiera del municipio del 22%.

2. No se generó nuevo déficit como se demuestra a continuación:
 
Las CXP de administración central corresponde a las transferencias del último trimestre de la sobretasa ambiental la cual ya se pagó, a las estampillas Pro Hospital y Universidad ya pagadas y otros gastos generales ya pagados.

Sino que teniendo en cuenta los términos previstos en la normatividad vigente, es decir, el artículo segundo (2) de la Ley 617 de 2000 y el artículo séptimo (7) de la Ley 1551 de 2012, existe la posibilidad de que Chigorodó para el año 2018 por primera vez en su historia pueda ascender a quinta categoría, después de las evaluaciones que haga la Contraloría General de la república y la Contaduría General de la nación.
“La idea es seguir entregando obras de beneficio colectivo” dijo el alcalde

Para este proceso, se debe tener en cuenta lo siguiente: 
Los límites definidos de población e Ingresos Corrientes de Libre Destinación (ICLD) para cada categoría de departamento, distrito y alcaldía; 


el valor máximo definido de los gastos de funcionamiento como proporción de los ICLD para las diferentes entidades territoriales. 

Esta posibilidad beneficia al municipio en la asignación de mayores recursos del Sistema General de participaciones, se mejorará las condiciones de los empleados del Municipio de Chigorodó, y nos obliga a que sigamos trabajando “UNIDOS” en aras de sostener o mejorar las finanzas del municipio.

Es importante resaltar nuevamente que el éxito logrado en el 2016 no es solo por las gestiones o acciones realizadas desde la alcaldía, es un resultado logrado con el compromiso y apoyo de cada uno de los contribuyentes de nuestro “Rio de Guaduas” y es a ellos a los que queremos felicitar por creer en Chigorodó y permitirnos mejorar paso a paso las condiciones de vida de nuestros habitantes e invitarlos a que sigamos en ese sentido en la búsqueda de alternativas o caminos que nos conduzcan hacer de Chigorodó un municipio modelo de Urabá y todo Antioquia, explicó el secretario de hacienda de Chigorodó, Jesús María Parra Herrera.

“UNIDOS SI ES POSIBLE”
“Vamos a construir este polideportivo cubierto en Guayabal”, 
anunció el alcalde. Panorámicas  de lo que 
será del Polideportivo de Guayabal

*Informe institucional de la Secretaría de Hacienda del municipio de Chigorodó.

domingo, 21 de mayo de 2017

Monseñor llama al Banquete del Amor

El obispo de la Diócesis de Apartadó, Hugo Alberto Marín, hizo un llamado a la comunidad de Urabá, para que se vincule este tres de junio al Banquete del Amor, cuyos recursos serán para continuar la obra del puesto de salud a cargo de la Diócesis.

Monseñor Hugo Alberto Marín- Obispo
 de la Diócesis de Apartadó


“Lo que queremos es que con lo del Banquete del Amor de este año que se realizará el tres de junio con el apoyo y patrocinio de los Rotarios y de la Diócesis, es destinar esas ayudas a adaptar la segunda etapa del Puesto de Salud, que es el Centro de Atención Psicosocial o más bien, lo que hoy se conoce como la Pastoral de la Escucha y que va dirigido a apoyar a esas personas que tienen sus tristezas, melancolías y angustias entre espirituales y sus problemáticas un poco psicológicas, escucharlos, direccionarlos y ayudarlos a encontrar los caminos para llegar a los recursos que el Estado prevé para esos casos.
El Obispo de Apartadó, con el periodismo
 de EL PREGONERO DEL DARIÉN
Queremos que eso sea gratuito por eso queremos que muchos profesionales de la psicología y de las ciencias sociales se puedan integrar, regalándonos parte de su tiempo y de su saber y ojalá el centro contara con médicos comunitarios para que también pudiera ser de un momento a otro un centro de servicios gratuito para las personas que realmente uno cree que no tienen como pagar una consulta médica externa”, dijo el Obispo.

E.P.D.D.: Monseñor, ¿el centro médico fue habilitado como una IPS?
Monseñor, orgulloso de la obra social

Monseñor Hugo Alberto Marín: Si, el centro está en el primer nivel de atención básica generalmente la consulta externa y la toma de muestras. No hay nada de enfermería ni cosas así de gran envergadura, es como lo básico.

E.P.D.D.: Monseñor, cual es el llamado a la comunidad de Urabá para que se integre al Banquete del Amor, este tres de junio para ver si resultan los recursos para continuar la obra.
En esta edificación completamente remodelada,
 funciona el Puesto de Salud

Monseñor Hugo Alberto Marín: Nosotros invitamos a toda la población que tenga gusto por el servicio y por la solidaridad con todos los más necesitados a que nos acompañen en el próximo Banquete del Amor que se realizará en el Parque de los Encuentros el día tres de junio a las siete de la noche. 

Allí se va a ofrecer el tradicional caldo o consomé, que es una cosa simbólica para que no se hagan a la idea de que van a salir con un banquete de alta gama (risasss) y segundo, vamos a tener un momento cultural muy bonito; viene el grupo de danzas de la Universidad de Antioquia, viene también un grupo de tango y va a hacer una velada de tal manera que la gente que quiera unirse al baile del tango también participe y al final vamos a tener una persona que va a hacer un recital de música vieja, de esta que le gusta a las señoras…la música de los sesenta (risassss), es un muchacho que tiene muy buena voz, el año pasado nos acompañó y queremos que sea un acto realmente cultural. Por eso en las parroquias y los Rotarios ya están vendiendo los bonos y el que no pueda ir que se lo obsequie a otro, porque la idea es que todo el mundo vaya para que disfrute del espectáculo.
Hoy los médicos disponen de modernos consultorios
Además van a estar algunas alcancías en los supermercados, ese día sábado tres de junio en la mañana van a estar algunas niñas con las alcancías en las calles; si las empresas, personas u organizaciones quieren participar entregándonos un pendón de su empresa y nosotros lo exponemos allá en el recinto, esa es otra manera de vincularse a la obra.
Con el Banquete del Amor, se podrán ampliar los servicios.
Hay  que aclarar que la entrada al espectáculo artístico  tiene un valor  de 25 mil pesos y la fijación de  un pendón publicitario durante el evento, cuesta 250 mil pesos
Vídeo promocional institucional

En libertad ejecutivo de Puerto Darién

El Antropólogo Iván Darío Espinosa Peláez, quien había caído en manos de secuestradores, desde hacía una semana en el municipio de Necoclí, recobró su libertad, durante las últimas horas.

Iván Darío Espinosa Peláez- en Libertad

El Antropólogo Iván Darío Espinosa Peláez, quien había caído en manos de secuestradores, hace una semana en el municipio de Necoclí, recobró su libertad, durante las últimas horas y se encuentra sano y salvo conoció de manera oficial EL PREGONERO DEL DARIÉN, medio informativo que había publicado la primicia sobre su plagio.

El profesional, ya se encuentra en un lugar seguro y se dispone a entregar la versión a las autoridades que investigaban el caso, al igual que a descansar, someterse a chequeos médicos de rutina y evaluar la situación sobre sus acciones y actividades futuras.
Por ahora el antropólogo ha pedido que lo dejen tranquilo y espera que durante esta semana, luego de superados algunos procesos, pueda dar su versión oficial a los medios de comunicación.

Lo importante de esta noticia es que el ciudadano ya está en libertad, bien de salud y en un lugar seguro. Espinosa Peláez agradeció la solidaridad de sus amigos cercanos, de su familia y de la empresa para la cual labora. Bien venido a la libertad.

sábado, 20 de mayo de 2017

Alcalde de Chigorodó sigue entregando obras

“En un año y cuatro meses hemos gestionado más de 25 mil millones de pesos para invertir  en las comunidades y ratificamos que no vamos a endeudar el municipio, pese a haber recibido esta administración con un déficit de 30 mil millones de pesos.

“Chigorodó tendrá un nuevo mega colegio, graderías para el 
estadio y ocho kilómetros de placa huella, anunció
 el alcalde, Daniel Álvarez Sosa


Así lo manifestó el alcalde de Chigorodó Daniel Álvarez Sosa, al entregar el parque infantil de la vereda Juradó, donde fueron invertidos 170 millones de pesos.

Antes el mandatario había hecho entrega de los títulos de propiedad a 46 familias del barrio Buenos Aires, quienes llevaban siete años luchando por legalizar sus casas, donde además socializó con la comunidad su gestión para la construcción de 200 casas gratis para su municipio.

Durante la entrega del parque en Juradó, el vocero del Concejo Municipal, Demetrio Blandón, dijo que viene acompañando la gestión del mandatario desde la presentación de su Plan de Desarrollo y se alegró que la alcaldía esté mirando al campo, donde está el futuro del país.
Desde ya los niños comenzaron a disfrutar su parque en Juradó.

En este mismo acto, Wilfredo Tabares de “Visión Proyectos”, dijo que en la actualidad la administración estudia la legalidad de otros predios más en zonas rurales, para la construcción de cuatro parques, al tiempo que el alcalde anunció que su municipio tendrá dos canchas sintéticas en la zona urbana.

Entre los muchos anuncios que hizo el alcalde, se destacó la construcción de las graderías para el Estadio Municipal, las cuales tendrán capacidad para 14 mil espectadores, obra que será “el regalo de Navidad para los habitantes de Chigorodó”, de acuerdo con sus propias palabras.
Wilfredo Tabares durante su intervención, a su lado en primer plano,
 el cabildante, Demetrio Blandón, quien también se dirigió a los asistentes.

El gerente de la Empresa de Aseo de este municipio, Agustín Palacios Murillo, dijo que la mejor satisfacción durante la entrega del parque en Juradó, es la sonrisa de los niños, y se comprometió con su limpieza y mantenimiento, pero le pidió a la comunidad que lo disfruten y lo cuiden.

El mandatario Daniel Álvarez Sosa, también, dijo que gestionó con el gobernador Luís Pérez, ocho kilómetros de placa huella para zonas rurales, las cuales serán construidas en la modalidad de convites con las comunidades que se quieran comprometer; habló del dragado del río, limpieza de caños, para hacer frente a la ola invernal, la construcción de un mega colegio y la instalación de un puente en la vereda Campo Amor, entre otras iniciativas adelantadas por su gobierno.
El alcalde de Chigorodó, Daniel Álvarez Sosa, con su equipo de colaboradores inmediatos entregó de manera oficial el parque infantil en la vereda Juradó.

Por su parte, la presidenta de la Junta de Acción Comunal de Juradó, Emilse Saldarriaga, agradeció al alcalde por las inversiones sociales que viene haciendo en su comunidad. “Esta siempre será la casa de ustedes” le dijo al gobernante y a su comitiva.
 Le agradeció a los presidentes de otras juntas comunales que se hicieron presentes en la inauguración del parque, “Gracias por compartir la alegría con nosotros, puntualizó la dirigente comunal de Juradó.
La señora Emilse Saldarriaga, presidenta de la Junta de Acción Comunal
 de Juradó, agradeció al alcalde la inversión que hace en su vereda. A su lado, el gerente de la empresa de Aseo, Agustín Palacios Murillo.
Un día muy especial para los niños de Juradó en Chigorodó

El alcalde de Chigorodó, Daniel Álvarez Sosa, con su equipo de colaboradores inmediatos entregó de manera oficial el parque infantil en la vereda Juradó.

Muy concurrida estuvo la inauguración del parque en Juradó

La placa alusiva a la obra quedó instalada.

Secuestrado ejecutivo de Puerto Darién

Exclusivo EL PREGONERO DEL DARIÉN:

El Antropólogo Iván Darío Espinosa Peláez, habría caído en manos de secuestradores, desde el pasado domingo en horas de la mañana en zona urbana del municipio de Necoclí. 

Iván Darío Espinosa Peláez-Desaparecido desde el pasado domingo 

El Antropólogo Iván Darío Espinosa Peláez, habría caído en manos de secuestradores, desde el pasado domingo en horas de la mañana en zona urbana del municipio de Necoclí, conoció este medio de comunicación de fuentes responsables.Espinosa Peláez, está al servicio del proyecto Darién International Port, otro de los macro proyectos portuarios que se construyen en la zona de Urabá.

Fuentes consultadas por EL PREGONERO DEL DARIÉN, dan cuenta que el profesional, fue visto por última vez en el municipio de Necoclí, el domingo Día de La Madre, que se comunicó con su progenitora a quien le envió un mensaje alusivo a la conmemoración, luego salió para un cajero a retirar un dinero y su rastro se perdió entre el parque principal del citado municipio y el cajero automático de Bancolombia, un trayecto de unos cien metros.

Al día siguiente y al ver que el antropólogo , quien también tiene estudios de Ingeniería de Minas y Metalurgia en la Universidad Nacional, no aparecía por los lugares habituales, sus amigos y allegados procedieron a denunciar el caso ante la Fiscalía. Todas sus pertenencias están en su apartamento.

Un vocero policial cercano a la investigación relató a este medio informativo que tienen la certeza que el profesional está en poder de un grupo armado ilegal que opera entre Urabá y Córdoba, pero se abstuvo de dar mayor información para no entorpecer la investigación.

Entre tanto, varios de sus amigos en Necoclí donde es ampliamente conocido, varios de sus amigos hicieron un llamado a los captores para que le respeten su vida y le den un trato digno.

También se supo que los directivos del proyecto portuario, analizan la situación y es muy posible que este lunes hagan pública la información.

Espinosa Peláez, fue el responsable de socializar en Urabá el proyecto del puerto, ante las comunidades intervenidas y otros grupos representativos de la zona y era prácticamente el enlace entre ese proyecto y la sociedad urabaense.

La última nota que ingresó en su página de Facebook, fue el domingo 14 de mayo a las 8 y 15 de la mañana.

Tanto las autoridades de la zona, como su familia y los directivos de Darién International Port, han guardado al momento total hermetismo frente a estos hechos.
Iván Darío Espinosa Peláez-durante uno 
de sus encuentros  con la prensa regional 

Información de su blog

La siguiente información alusiva al profesional secuestrado, fue extraída de su blog personal:

“Iván Darío Espinosa Peláez, nace en Medellín en 1964, de padres de estirpe antioqueña; realizó estudios de Ingeniería de Minas y Metalurgia en la Universidad Nacional y de antropología en la Universidad de Antioquia. En su carrera profesional, se ha dedicado a los estudios ambientales relacionados con obras de infraestructura, así como a la realización de investigaciones en los campos de la etnografía, la etnohistoria y la arqueología; sus inquietudes académicas se han centrado en las regiones del occidente antioqueño y Urabá. Como resultado de su quehacer profesional, ha sido co-auntor de varios libro, entre los que se destacan El Marrón Inciso de Antioquia, publicado por el Museo Universitario de la Universidad de Antioquia; Chageradó, el Río de la Caña Flecha partida, publicado por el Ministerio de Cultura; y Arqueología y Guerra en el Valle de Aburrá, editado por la Universidad de los Andes. Igualmente tiene publicados más de una decena de artículos científicos en revistas nacionales e internacionales. Igualmente, es autor de la obra Historia y Cultura del Pueblo Olo Tule de Ipkikuntiwala, publicado por el IDEA en el año 1010 dentro de la Colección de Autores Antioqueños, convocatoria ue se ganó en el año 2008. En el Año 1996, fue galardonado con el Premio Nacional de Cultura, modalidad Antropología por COLCULTURA. Igualmente, en el año 2005, recibe el premio A las Letras y a las Artes, otorgado por la Gobernación de Antioquia, con el grupo folclórico Palmeras de Urabá y en 2006, fue condecorado con el premio Antójate de Antioquia, por el diseño de uno de los diez mejores productos turísticos del Departamento. En los últimos seis años, se ha dedicado al estudio de las culturas y el patrimonio cultural de la subregión de Urabá; en esta zona ha desarrollado investigaciones relacionadas con la población indígena y con el registro arqueológico del primer poblado en territorio continental americano, llamado San Sebastián de Urabá”



viernes, 19 de mayo de 2017

“Confesamos a Monseñor”

El prelado de la Iglesia Católica, Monseñor Hugo Alberto Marín, nos habló de las dificultades que afronta el proceso de paz, de la visita del Papa y del viejo consultorio de las monjitas, hoy totalmente modernizado. Estamos editando la entrevista completa.
Monseñor Hugo Alberto Marín

martes, 16 de mayo de 2017

"Que nos lleven la indemnización al cementerio"

Como la realidad supera la ficción, doña Saturnina murió esperando la ayuda del gobierno y hoy sus hijos van por el mismo camino. Angustiosa carta al Presidente Santos.

Gabriel Sánchez Ramos-sobreviente

Crónicas del Camino-Por Wilmar Jaramillo
Velásquez- de EL PREGONERO DEL DARIÉN

Gabriel Enrique Sánchez Ramos tiene 56 años, aunque parece de 70, con los achaques que lo azotan no da para más, padece hipertensión, artrosis, es diabético y para colmo, en un accidente de trabajo perdió uno de sus ojos, su vida ha sido un calvario desde niño, cuando le asesinaron a balazos su padre, Luís Alfonso Sánchez, en la vereda El Algodón de Turbo, luego le desaparecerían a dos de sus hermanos, hasta ver morir a su señora madre en medio de la angustia y la ilusión de recibir una precaria indemnización como víctima de la violencia, sin contar su paso por el entonces Ejército de Liberación Nacional (EPL) y el atentado a balazos a una de sus hermanas en Apartadó, durante la guerra.

Doña Saturnina de Jesús Ramos Gómez, su señora madre, había presentado la documentación exigida ante la Oficina de Víctimas, por la desaparición forzada de dos de sus hijos, Rafael y Santander Ramos (hermanos por padre) y padeció el viacrucis que viven casi ocho millones de colombianos, clamando en las oficinas del estado por una ayuda que no llega, enferma, agotada y apaleada por la vida, se fue a morir a Medellín, en octubre del año pasado, en medio de un desamparo aterrador.

Rafael cuenta que entre el 85 y el 90 sus hermanos medios trabajaban en fincas, e independientes, vendían mercancías, vivían en Nueva Colonia, Turbo, y que un día salieron y no regresaron jamás. Otros dos hermanos han fallecido de muerte natural.

“Al morir mi mamá, nuevamente presentamos la documentación para que nos entreguen la indemnización pero nada que lo hacen, yo creo que al paso que vamos al gobierno la va tocar llevarnos la ayuda al cementerio, porque al menos yo, creo que me voy a morir esperando como mi madre” dice, Rafael en medio del escepticismo total.
Doña Saturnina de Jesús Ramos Gómez- fallecida

“Yo estoy afectado de diabetes, artrosis, ya no puedo trabajar, lo último que me ocurrió fue perder el ojo derecho al golpearme con un martillo accidentalmente, soy padre de cinco hijos y vivo arrimado donde una hermana” cuenta este hombre marcado por el infortunio.

Cuando se puso en vigencia la ley de víctimas su señora madre presentó la documentación en busca de la reparación, la cual le fue aceptada, incluso los recursos aparecen en el sistema como girados, pero ella nunca recibió un peso, murió esperando la indemnización, tenía 76 años, padecía artritis, se cayó en su habitación y se partió la cadera, la operaron y la mandaron para la casa; de Urabá la enviaron a Medellín para su recuperación y allí la afectó una neumonía que la mató. Estaba esperando la plata para comprarse una silla de ruedas y seguir su recuperación, pero esto nunca fue posible.
Nora Ramos Gómez- Sobreviviente
Gabriel se enroló en su época, con el entonces Ejército Popular de Liberación, se desmovilizó durante un proceso de paz, pero la guerra desatada por las FARC y luego por el paramilitarismo, no le permitió desarrollar ningún proyecto productivo, por el contrario, su hermana Nora Ramos Gómez, fue tiroteada en el barrio Primero de Mayo de Apartadó, mientras esperaba un bus para irse a una finca bananera a trabajar.

“Todo ha sido tan fatal, que en medio de esta angustia, soledad y desamparo he tenido la intención en varias ocasiones hasta de quitarme la vida” dice Gabriel, mientras confía que la siguiente y angustiosa carta, le llegue al presidente de la república como última opción:

“Mayo de 2017

Carta al señor presidente comandante y jefe de Colombia

En el nombre de Dios y de todos los colombianos, lo saludo, espero que de salud se encuentre bien, usted y su familia.

Después de este corto saludo, le expreso mi súplica y ruego, yo Gabriel Sánchez Ramos, sea escuchado, mi familia y yo hemos sido víctimas de la guerra que atravesó a Urabá y no se me han tenido en cuenta mis denuncias como desplazado desde el año 1992, después de la entrega de armas del EPL, fui objetivo militar de la disidencia que quedó en Pueblo Nuevo, Necoclí, Antioquia, al mando de alias “Pitalúa”. Tuve suerte que me escapé dejando a mi familia.

Llegué a Apartadó con el ánimo de trabajar, pero fui objetivo del Quinto Frente de las FARC, Nora Ramos Gómez, fue víctima, baleada quedó sufriendo, mi madre fue víctima de la guerra, le desaparecieron dos hijos, Santander y Rafael Hernández Ramos.

Mi madre murió esperando esa ayuda de la Unidad de Víctimas y no llegó.

En el año 2004, fui objetivo de las autodefensas de Apartadó y me tocó salir a otro vecino país, el comandante alias “Alfonsito” ordenó que me mataran, en el 2006 regresé a Apartadó.

Señor presidente Comandante y jefe, yo Gabriel Enrique Sánchez Ramos con cédula: 71360180, ahora soy víctima de la enfermedad, azúcar, colesterol, artrosis en los huesos y columna, mi súplica y ruego que yo hago a usted, que se apodere de esa oficina de la Unidad de Víctimas en Bogotá por medio de su intervención esa ayuda llegue pronto para hacerme un tratamiento, estoy desempleado, sin vivienda, me ha tocado pedir algunas veces, señor tanto es el desespero, que he pensado en el suicidio si no obtengo respuesta suya, los mandatarios locales se hacen los sordos en estos casos, mi esperanza está en usted, por amor a Dios

Gabriel Sánchez Ramos CC: 71360180
Nora Ramos Gómez CC: 39312680
Mi madre fallecida, Saturnina de Jesús Ramos Gómez CC: 22161893”
Carta trascrita del mano escrito que reposa en nuestro archivo.
Los últimos días de doña Saturnina, esperando la ayuda  que  nunca llegó