domingo, 23 de abril de 2017

Hospital Militar es un hospital de paz

Sandra Inés Henao, esposa del gral. Javier Flórez, celebra que no lleguen más heridos por la guerra. Comparto esta carta publicada por el diario El Tiempo , como una de las grandes razones para seguir creyendo y apoyando la paz, así los amigos de la guerra sigan mintiendo y azuzando la violencia. 


"Si me hubieran dicho hace 3 años que en el Hospital Militar iban a dejar de llegar algún día heridos en combate, habría dicho: sí claro, claro. ¡Claro!
Mi hospital militar era el hospital de la guerra, del dolor, de la lucha. ¡De los milagros!

Donde traían a nuestros soldados en pedazos y reconstruían sus cuerpos con amor, magia, profesionalismo, inventando y aprendiendo cómo salvar cada vida que llegaba extinguiéndose.
Cada semana, cuando salía de mi visita como dama protectora, le decía a mi familia: mañana no voy a poder levantarme y necesito urgentemente que por favorcito inventen un Dolex para el alma.
Cada miércoles, mi corazón se sorprendía porque no podía creer que el ser humano pudiera regenerar su espíritu después de perder tantas partes de su cuerpo. ¡De su mente!
Me maravillaba ver esas madres, esposas, familiares continuar cada día con tanto amor para sacar adelante, en una batalla magnánima, a sus seres amados.

¿Qué podía decirles? ¿Tranquilos?, ¿puedes vivir sin piernas, sin brazos. Adelante, tú puedes?

Era para mí increíble ver sonreír esos niños de 19, 20, 24 años, a veces sin cara, sin ojos, sin manos, sin dientes. ¡Sin piernas! Pero, ¡con una esperanza!
Abracé tantos héroes mutilados, tantas familias. Abracé a los que recibían mis abrazos y luche hasta lograr abrazar a los que no querían recibirlos.
Abracé a sus madres, padres, hermanos, hijos.
Sin decir ni una palabra.

¿Qué podía decirles? ¿Tranquilos?, ¿puedes vivir sin piernas, sin brazos. Adelante, tú puedes?
¿Sigue, la vida continúa?
¡Sigue!
Si yo solo por amarlos no podía…
Y, a veces, mi alma gritaba tan fuerte, tan fuerte, que ya no podía llorar más en silencio.
¡Que ya no podía más!
Entonces solo me dediqué a amarlos, a abrazarlos, a ayudarlos, a luchar para que se les diera todo.
A llorar en silencio. Sola en mi casa porque mi esposo estaba en la guerra y mis hijos vivían una vida mágica que inventé para ellos, para que pudieran crecer sanos en medio de esta guerra atroz que nos mataba a todos poco a poco.
Creyendo en los héroes, en la fe, en una esperanza que yo ya estaba perdiendo.
Escuché a un amigo de tiempos de guerra, porque hace muchos años compartimos con él y su familia momentos difíciles en una región apartada del país. El general Luis Eduardo Pérez, director del Hospital Militar, dijo por radio: “¡El Hospital Militar es un hospital de paz!”
“En 2016 recibimos solo 36 heridos en combate y en 2017, ninguno!”
Foto: Diario El Tiempo
¡Ninguno!
¡Ninguno!
Dios mío. Lloré.
Seguí escuchándolo y dijo que queremos que este hospital sea el mejor hospital universitario, para enseñar todo lo aprendido, toda la experiencia de la guerra y convertirla en enseñanzas de paz.
¡Por Dios!
¡Lloré!
¡Una realidad! 
¡Una esperanza!
¡Ya no voy a abrazar mutilados!
¡Ni madres valientes recibiendo a sus hijos en pedazos!
Voy a ir el miércoles y por primera vez en 18 años que voy a cumplir visitando mi amado ‘Hospic’, me voy a sentar y voy a respirar La Paz.
¡Por fin!
¡Voy a poder ver solamente a los enfermos normales, a los accidentados, a los infartados!
A sus estudiantes corriendo, aprendiendo, a la gente pidiendo citas, haciendo filas para ser atendidos.
¡Voy a reír, voy a suspirar!
Y, llorando, le voy a dar gracias a Dios por la paz para mí. ¡Una esposa de un héroe!
¡Madre putativa de 15.000 amputados!
¡De 5.000 detenidos!
¡De muchos psiquiátricos, porque el alma también es amputada!
¡Pude por fin creer en esta esperanza de paz!
Estuve tanto en la guerra que nunca había podido disfrutar la paz.
¡No sé vivir La Paz!
Voy a disfrutar, por primera vez en mi vida, un día normal en el hospital. 
Voy a intentar vivir en un país en paz.
Comenzaré a aprender que existe una vida normal, en la que, por fin, voy a levantarme y a escoger ponerme en calma, sin correr. Sin que ese susto intrínseco con el que viví siempre y que era el dueño de mi vida sea el que dirija mis días.
Estaba extrañada por tantas noticias, que antes no oía porque antes solo escuchaba sobre combates, muertos y heridos en la guerra.
¡Voy a empezar a ser una mujer normal!
¡Llevaré por siempre mis heridas!
¡Mis recuerdos!
¡Mis hijos amputados!
¡Mis huérfanos y viudas!
¡Mis detenidos!
¡En mi corazón!
Voy a mirar un nuevo horizonte porque los resultados de todo este esfuerzo se están convirtiendo en realidad.
¡Mis nietos crecerán en un país en paz!
Mañana no me quiero preocupar más por la guerra, ¡quiero preocuparme por las cosas normales de la vida!
¡Vivir!
¡Soñar!
¡La lucha diaria!
¡El transporte!
¡El clima!
¡La política!
¡Será el principio de mi nueva vida!
Vivir en una Colombia donde no llegan más heridos y amputados al Hospital Militar Central.

Madre de miles de soldados
Sandra Inés Henao de Flórez lleva 18 años siendo miembro de las Damas Protectoras del Soldado, un grupo conformado por las esposas de oficiales en actividad y en retiro que trabajan en la atención y en el bienestar de los miembros del Ejército golpeados por la guerra. Su esposo, el general Javier Flórez, es el jefe del Comando Estratégico de Transición de las Fuerzas Militares y líder de la subcomisión técnica para temas de desarme del acuerdo de La Habana.

Fuente:Sandra Inés Henao de El Tiempo-22 de abril 2017 



martes, 11 de abril de 2017

viernes, 7 de abril de 2017

Guajira: La experiencia más amarga

Durante su paso por Urabá, el presidente de Cambio Radical, Jorge Enrique Vélez, concedió una amplia entrevista al periodismo de EL PREGONERO DEL DARIÉN, en la cual abordó su experiencia como gobernador encargado de la Guajira, por la Superintendencia de Notariado y Registro, el tema de avales y su relación con Germán Vargas Lleras. También abordó el tema de la corrupción.


 Jorge Enrique Vélez, en entrevista  con el director  de EL 
PREGONERO  DEL DARIÉN, Wilmar Jaramillo Velásquez.

 Doctor Vélez, ¿cómo evoluciona de la “locura 
que le decretaron” los diputados en La Guajira?


Esa locura dio resultados, ya hay cuatro ex gobernadores y veinte contratistas retenidos, lo que ellos tomaron como una locura haber destapado toda esa corrupción en La Guajira, haberle contado al país, lo que estaba pasando allá, ha permitido que las cosas vayan cambiando en ese contexto, la corrupción no se enfrenta con demagogia y gritería sino con hechos que fue lo que hicimos con el acompañamiento del Fiscal y el Procurador.

¿En que sintetiza su gestión en La Guajira?

La experiencia más dura que he tenido en mi vida, la del riego más grande que he tenido en mi vida, una cosa es vivirla allá y otra luego de haber salido, cuando recorro el país me doy cuenta del reconocimiento que ha tenido nuestra labor allí, muy duro para mi familia, muy complicados los problemas de seguridad, pero uno ve que la gente quiere es autoridad, hechos, pero una satisfacción muy grande cuando le escriben a uno y le dicen que las cosas van mejorando, me deja gran satisfacción cuando me dicen que hemos logrado derrotar una dirigencia que buscaba solo beneficios personales.

¿Cómo hacer frente a esa corrupción que carcome a todo el país?

Uno podría decir que con autoridad y juntando los órganos de control, pero eso puede ser un tema temporal, eso no acaba el cáncer de fondo, Colombia tiene que comenzar un trabajo con sus niños que se llama cultura de la legalidad, yo fui quien se inventó el tema del casco en Medellín, de colocarle la placa de la moto, lo del cinturón de seguridad, hicimos una gran campaña contra los borrachos y la gente comenzó a tomar eso como algo natural, hoy un hijo no se le monta en el vehículo al papá si está borracho, o si usted se quita el cinturón de seguridad, es el hijo que le dice que se lo coloque, entonces es hacer un gran trabajo desde los niños, que la corrupción no es válida, no sirve, hacer controles mediáticos sí, pero generar toda una cultura de la legalidad desde los niños.

Un resumen sobre su paso por Notariado y Registro

Una experiencia muy buena, yo llegué allí el siete de noviembre de 2010, el presidente me dijo, si Colombia quiere entrar a en un proceso de paz, primero hay que saber por qué fue la guerra y la guerra fue por tierra, entonces el presidente me dijo que por qué no buscamos las razones, porqué se robaron la tierra, porque si no sabíamos las razones, era imposible saber cuál era el germen del conflicto y encontramos una razón muy dura, aquí el despojo a los campesinos no fue el mayor robo de tierras, sino el robo al estado, unas cinco millones de hectáreas se le robaron al estado, a los colombianos en baldíos y no fue con plata ni plomo, fue con artimañas jurídicas, y después me puse a reflexionar, cuando fui estudiante de derecho que yo estudié dos clases de derecho agrario y solo tres universidades del país enseñan derecho agrario, o sea que es una facilidad, para quienes dominan el tema, poderse robar la tierra, sin que los colombianos nos demos cuenta, esa es una gran experiencia que nos permitió poner los frenos y comenzar a contar que fue lo que realmente pasó con la tierra, además de modernizar, sistematizar Registro y Notariado, ahora todo es lineal lo que permite más transparencia.


¿A qué atribuye una oposición tan férrea del Centro Democrático a la Paz, a la restitución de tierra y a las acciones del gobierno en general?

Las oposiciones son buenas en la democracia, uno lo que no puede ser es opositor intolerante, la intolerancia es la que nos se puede permitir, hoy en Colombia no habría proceso de paz si Pastrana y Álvaro Uribe no hubiesen sido presidentes, Álvaro Uribe perdió la oportunidad de su vida de cobrarle a los colombianos, que él fue uno de los artífices de este proceso, a mí me duele que no reconozcamos nuestra propia historia, siempre hablamos mal del anterior gobernante y siempre decimos que el anterior no hizo absolutamente nada y el día que entendamos que uno es la continuidad de otro proceso, el país va a tener mayor tranquilidad y no hemos tenido esa capacidad de reconocernos los unos y los otros.

Hay una versión en Apartadó que Cambio Radical apoyará nuevamente a Felipe Cañizales para la alcaldía y al ex alcalde Gonzalo Giraldo para otro cargo de elección popular, ¿cuál es su opinión?

Estoy muy contento, por cuando hay aspiraciones, es porque hay credibilidad en el partido y la gente está siendo incluida, pero nosotros tenemos primero las elecciones para senado en marzo, donde Cambio Radical tiene presencia con Daira Galvis de San Juan de Urabá, de José Ignacio Mesa, Mauricio Parodi, de Guillermo Palacio, de Gonzalo Giraldo, vemos una gran presencia y una gran confianza en Cambio Radical y yo como presidente del Partido tengo que tener la objetividad de velar porque a todos los vaya bien y trabajar con todos y en el tema de alcaldías, gobernación y concejo, ese liderazgo hay que hacerlo después de sacar la primera parte que es la presidencia de Germán Vargas y seguramente ahí vamos a tener a esos grandes líderes como Felipe y seguramente en otros municipios habrán otros líderes, que lo querrán hacer, pero no podemos ensillar la bestia desde ya, porque le hacemos daño a ellos mismos.

No es un secreto que su partido ha tenido serios problemas con el tema de avales en el país y se dice que usted ha sido llamado a poner la casa en orden.

Jorge Enrique Vélez,también se refirió a las 
nuevas aspiraciones  de Gonzalo Giraldo
Nos han cobrado lo de La Guajira, lo de Kiko y lo de Oneida Pinto, ese tema de los avales, es muy difícil y lo tiene todo los partidos, pero también tienen que reconocer que yo fui de Cambio Radical, el que fui a destapar la olla, tenemos que reconocer que nos equivocamos, el tema de los avales no es una fábrica de blindaje de carros, es un tema momentáneo, yo te doy un aval hoy y no se si mañana vas hacer cualquier cosa, uno tiene que mirarlo en el momento en que ocurrió y eso debe ser una política de estado, sin embargo voy a tomar dos medidas importantes, son los ciudadanos quienes inscriban a sus candidatos, que presenten las firmas del 10 o el 5% de los votos que el candidato necesita, que lo estén proponiendo, para que lo recibamos como candidato, esto hace participativo al ciudadano y después pasar por un racero de estudio la hoja de vida, vamos a contratar a un ex magistrado de la Corte, de la sala penal y dos procuradores que nos van hacer una toma de riesgos, van a revisar sus hojas de vida, sus antecedentes y nos dirán si tienen un riego alto, entonces no le podemos dar el aval, si el riesgo es medio que sea solucionable en el transcurso del tiempo, tenemos la tranquilidad, tendremos respaldo popular y jurídico para entregar los avales.

El aval de Felipe Cañizales, también fue tema  
durante la entrevista  con Jorge Enrique Vélez

Hay inconformismo por posiciones de su partido  en el Senado para apoyar  temas como la reforma tributaria, el Estatuto de la Oposición y del proceso de paz.
Me parece muy importante, esto no es de burros, hermano, porque somos de la bancada tenemos que votar todo a pie juntillas, no, para eso son parlamentarios para decir con que están de acuerdo y con que no, yo diría que el 90% de las propuestas del gobierno las hemos apoyado, no estuvimos de acuerdo con el tema de Justicia Especial de Paz, porque se quería involucrar a periodistas, a todo el mundo para que fueran allá, si usted no tiene responsabilidad no tiene por qué estar allá, y con la reforma tributaria no estuvimos de acuerdo con el aumento del IVA, cuando había otras fórmulas para obtener ingresos.

Desde la oposición que tiene el doctor Vargas lleras se dice que es una ficha del uribismo, pero en ese partido también lo rechazan. ¿Qué opina?

Le hago un comparativo, usted ha visto a Nairo Quintana cuando gana las carreras en Europa, que todo el mundo le quiere dar en la jeta, o lo codean o lo sacan, Germán es el hombre que todo el mundo dice que será el presidente, es la cabeza, se preparó para ser presidente, aquí hay gente de todos los partidos, que lo quieren apoyar, pero también hay unos partidos que tienen una debilidad de candidatos que lo que están buscando es como van sacando del camino al otro y eso está bien, esa es la democracia, pero no le vamos a dar importancia a ese tipo de cosas, tarde que temprano los que quieran estar con Germán van a llegar y va a llegar gente de todos los partidos, porque esta no es una candidatura de Cambio Radical, yo le puedo garantizar que en tres o cuatro meses habrá una gran desbandada de todos los partidos hacia esta campaña que es de todos los colombianos.

Usted es una persona cercana al doctor Vargas Lleras, dicen que es un hombre intolerante y soberbio y no lo digo por el caso del coscorrón, ¿usted cómo lo ve?

Yo lo conozco como amigo, en familia, es un hombre con mucho carácter, eso hay que reconocerlo, pero yo me pregunto, qué quiere Colombia, un hombre sin carácter, que no sea auténtico y abierto para mostrar lo que es, que tal que fuera un tipo solapado, es un hombre que no soporta la mentira, no es capaz de mostrar lo que no es, muchas veces el carácter lo confunden con el mal genio, no soporta a los que tiene intereses distintos a los del país y eso lo hace auténtico y uno dice cómo hacer para conseguir votos así y es que los colombianos están buscando alguien que les demuestre que es un líder, con capacidad y ejecución para sacar el país adelante.
El dirigente Jorge Enrique Vélez, visitó los diferentes
  medios  de comunicación de  la región
Humberto de La Calle, dijo hace un mes en Manizales, que a Colombia no le conviene un gobierno del coscorrón. ¿Qué opinión le merece esto?

No sé si el mismo hombre que hace poco estaba diciendo en la Habana que todos debíamos estar unidos y en paz por el país, o me están hablando de un hombre de la calle.

jueves, 6 de abril de 2017

Criminalidad en los medios de comunicación

Los grandes medios de comunicación no aprendieron la lección, se lucraron de la guerra durante medio siglo, haciéndole creer a la sociedad que el problema del país era las FARC y no la corrupción. Hoy siguen alimentando el odio y la violencia, donde al parecer obtienen más dividendos.



Editorial: EL PREGONERO DEL DARIÉN- ABRIL

A los medios masivos de comunicación les cabe una gran responsabilidad, ética, moral y judicial sobre el prolongado conflicto armado que ha vivido el país y cuando los colombianos avizoramos un respiro frente a la violencia, cuando creíamos que estos asumirían con mayor responsabilidad y compromiso la defensa de la paz y la convivencia- No la del gobierno- nos equivocamos, siguen azuzando la guerra, los odios y la violencia, masificando las mentiras sin el mayor pudor.

Escudados en la libertad de expresión, aprovechan para difundir día y noche, en derroche de grandes titulares todas las mentiras que a diario brotan desde un sector encarnizado y ya demencial de la oposición, capaz de afirmar incluso que la tragedia de Mocoa era un atentado de las FARC, una guerrilla concentrada y en proceso de desarme.

Con ese mismo escudo, llevado a la perversidad, el de la libertad de expresión, manipularon una gran masa humana en contra del plebiscito y todas esas mentiras brotadas en medio de un odio visceral hacia el presidente Santos terminan por convertirlas en verdades, dudas y confusión para los ciudadanos quienes quedaron inmersos en una laguna de distorsiones.

Tampoco fueron capaces estos medios criminales de pedirle perdón al país por haber manipulado las verdades de la guerra durante este medio siglo, ni mucho menos comprometerse con la no repetición, pues estaban seguros que seguirían haciendo el trabajo sucio a los despojadores de tierras, los terratenientes a quienes le temen a la verdad, a la justicia y a la reparación.

Pero ¿por qué nos extraña esta actitud de los medios de comunicación, en un país de la mal llamada cultura mafiosa, donde tiene más prensa alias “Popeye” que una jornada de vacunación para salvarle la vida a los niños por ejemplo, si sus dueños son también los dueños de la banca, las tierras, la industria, el aire que respiramos y el agua?

Ellos, los medios, tienen que ser coherentes con el pensamiento de sus dueños y nada más les podremos pedir

Será que estos medios de comunicación, están obligados a replicar todas las mentiras, que desde el sector del odio, la división y la polarización del país circulan todos los días, sobre todo frente al proceso de paz, es más fácil eso que confrontar la verdad y dejar de engañar a los colombianos con el cuento peregrino, que están obligados a escucharlos a todos. Escucharlos si, pero no replicar sus mentiras.

Desgraciadamente para el país, para el futuro de la nación que hoy tiene la gran oportunidad de cerrar el capítulo más oscuro de su historia, está primando más la mentida, el odio y la venganza personal que la sensatez para consolidar la paz y la convivencia, todo movido, impulsado desde poderosas fuerzas que utilizan para ello a los medios masivos de información. Basta solamente ver como a pocas horas de la reciente marcha del odio y el lanzamiento de la campaña presidencial de uribismo, soltaron una encuesta en la que prácticamente aniquilaban popularmente al Jefe de Estado, como para reforzar la mentira que con una marcha iban a tumbar al presidente.

Nosotros si esperábamos a unos medios informativos, haciendo pedagogía para la paz, reportando las bondades desde los antiguos territorios de confrontación, desde las clínicas y hospitales, mostrando la reducción de homicidios, de las bajas en la fuerza pública y otra serie de plagas que nos azotaban, en pochas palabras vendiendo la grandeza de la paz, pero no ha sido así. La guerra es más rentable y en este orden de ideas tiempos aciagos le esperan a Colombia, justamente cuando la paz comienza a dar sus primeros frutos- Pero eso sí- cuando alguien se atreve a confrontar estas conductas criminales, entonces ahí esgrimen con toda la ira ese escudo con el cual se han tapado durante 50 años “atentan contra la libertad de expresión” y en su nombre han cometido toda clase de vejámenes en contra de la sociedad.

Toma fuerza cultivo de Sacha Inchi

Acaba de concluir en Apartadó, “el Cuarto Foro Nacional Construcción de paz”, en el cual este producto aparece como alternativa para la sustitución de cultivos ilícitos.

Gonzalo Giraldo se convirtió en el pionero  del Sacha
 Inchi en Urabá y otras regiones  del país.
El Sacha Inchi es una planta, también conocida como “El Maní de los Incas” y a la cual le atribuyen innumerables bondades para la salud, especialmente al aceite extraído de su almendra y cuyos orígenes se remontan a las selvas peruanas, encontrándose en internet abundante información, alrededor de su cultivo.

La idea de la explotación comercial de esta planta la trajo a Urabá el ex alcalde de Apartadó, Gonzalo Giraldo y poco apoco y ante la incredulidad de los campesinos y las dudas, este proyecto se viene abriendo paso, ya no solamente en esta región, sino en territorios vecinos como el Chocó.
Aspecto  de un cultivo de Sacha Inchi en Apartadó
El propio Gonzalo ya tiene un cultivo en producción y sus aspiraciones van muy lejos, incluyendo el montaje de la planta procesadora de aceite, su valor comercial más potencial, además de utilizar otros excedentes como alimento para aves y peces, entre otros usos, por su gran valor nutritivo.

Precisamente en Apartadó acaba de concluir el “Cuarto Foro Nacional Construcción de Paz- Sacha Inchi Modelo Agroindustrial Inclusivo para la Sustitución de Cultivos Ilícitos”

El certamen contó con una nutrida asistencia de diferentes sectores de la zona, interesados en conocer los alcances de este cultivo, el cual hoy en momentos de fortalecer la paz, se podía convertir en una alternativa para sacar a los campesinos de las garras de las mafias con la siembra de amapola y coca , para llevarlos a la producción del Sacha Inchi, con nuevas perspectivas de negocio legal, acompañados por el gobierno nacional.
Con una nutrida asistencia se 
cumplió el encuentro en Apartadó

El encuentro de Apartadó contó la presencia de: Biorrefinería, Innova Semilla, organizaciones solidarias, La Universidad de Santander, institución con amplios estudios sobre el cultivo, Cooperativa Sacha Colombia y Antioquia, INAL, Vhera, y Palm Mixtex, entre otras.

Así, lentamente este cultivo se va imponiendo en la zona y sus promotores esperan, que en la medida que se conozcan los beneficios, se disipen las dudas que aún persisten, muy pronto Urabá se convertirá en una verdadera potencia en la exportación de aceite de Sacha Inchi hacia los mercados de Estados Unidos y Europa.
Hay gran expectativa  por este cultivo en la zona

miércoles, 5 de abril de 2017

Algunos brotes de xenofobia en Turbo

No es nada bueno para la convivencia, la paz y la hermandad entre los municipios, alimentar odios y divisiones que no conducen a nada.
Opinión EL PREGONERO DEL DARIÉN- Abril


Por: Wilmar Jaramillo Velásquez -Columnista-EL PREGONERO DEL DARIEN

En momentos en que el mundo aboga por unas naciones sin fronteras, cuando hay un rechazo unánime de la sociedad mundial por la propuesta del presidente de los Estados Unidos Donald Trump de construir un muro en la frontera con México, acá en la provincia, en la zona de Urabá, específicamente en el municipio de Turbo, a un grupo de ciudadanos les da por ponerse a promover la división territorial, la xenofobia entre hermanos, actitud que nada le aporta al clima de paz y convivencia que la sociedad intenta construir en medio de tantas dificultades.

Desde hace algunos años se escucha el estribillo en este municipio “Turbo para los turbeños” y acusan a Apartadó de haberles “robado” su progreso y desarrollo, pero como siempre, buscan el ahogado río arriba, por qué no se preguntan dónde están sus dirigentes, sus flamantes alcaldes, los senadores, congresistas, diputados y gobernadores que eligen con tan altas votaciones, es a ellos a quienes hay que llevar al banquillo, hacerles juicios de responsabilidad, indagarles por su gestión y no buscar a los responsables en los ciudadanos vecinos.

En Apartadó y otros municipios de Urabá, trabaja un número considerable de turbeños y turbeñas, y nunca se les recrimina por ser de ese municipio, hacen bien su tarea y punto.

El caso de la DIAN por ejemplo, que hace poco circulaba una noticia falsa sobre su traslado a Apartadó y se armó el avispero, pero saben cuánto tiempo llevan construyendo ese edificio en el centro de Turbo?

Es una clamor de la comunidad de Urabá sacar esas instalaciones del interior de la Armada, por el bien de todos, es de conocimiento público que cuando estos militares no permiten el paso a quienes se desplazan a realizar una diligencia allí, se arma el caos y eso hay que remediarlo, pero donde está la dirigencia de Turbo presionando a la DIAN y al alto gobierno para cumplir este objetivo.

Con el caso de proyecto de Área Metropolitana ya salieron a poner el grito en el cielo porque también los van a robar, en vez de salir a estudiar el proyecto, sus beneficios de unidad territorial, que por último la comunidad en general lo puede definir en una consulta popular como lo hicieron en Envigado, sin tanto traumatismo, además es un proyecto, largo y accidentado que apenas se comienza a cocinar como para matarlo sin empezar.

Con el caso del Puerto Antioquia igual, no dijeron esta boca es mía cuando socializaron las sobras, cuando las presentaron en público y cuando los medios de comunicación publicaron abundante información sobre el particular, pero ahora, cuando ya las licencias ambientales están otorgadas entonces salen hablar de una consulta popular y a declarar no gratos a sus promotores.

La defensa de los territorios, de su cultura, su progreso y desarrollo, se debe hacer, es más que legítimo, pero se deben guardad las proporciones, el respeto la hermandad. Turbo está poblado por gente buena, noble, trabajadora, de empuje y afronta las mismas dificultades que sus hermanos del eje bananero.

Posdata- Que la lluvia de críticas no  caiga muy fuerte sobre mi humanidad-no responderé a ninguna de ellas)

Un exótico viaje con los dinosaurios


Como estaba previsto ya está abierta la exposición Juraba en Carepa, una inolvidable experiencia por los prehistóricos tiempos de los dinosaurios.

Tal como lo había anunciado el Centro Artístico Lunita Viajera y la Fundación Bananitas, dieron apertura a la exposición Juraba, un trabajo escultórico de los hermanos Robledo, el cual tiene como centro los dinosaurios, su fascinante historia y la magia de las figuras, su realismo y su impresionante y milenario pasado.
“El arte de Borman Robledo mira la era Mesozoica desde los mono tipos, técnica utilizada en el arte para hacer un grabado que acompaña la exposición, recrea diversas especies de dinosaurios. Imaginamos con ello formas, posturas, colores y elementos que acompañan la era de los dinosaurios.
La evolución continúa su marcha, llegan mamíferos, reptiles, peces y aves, pese a ello, los dinosaurios permanecen aún como las grandes criaturas durante este importante periódico” Museo Borman.
La exposición estará abierta durante tres meses de lunes a sábado de 7:am a7:pm, domingos de 10: am a 6: pm, reservas a los teléfonos: 3007834972 y 3113598048, la visita guida tiene un costo de mil pesos por estudiante.

También ofrecen talleres didácticos tecnológicos, artísticos y científicos, a un valor de dos mil pesos por estudiante. La entrada general a la exposición es de dos mil pesos por persona.

“Se trata de una exposición de dinosaurios y una experiencia lúdico-pedagógica, que un colectivo de artistas y gestores culturales han construido a partir de la obra escultórica de dos artistas urabaenses: Borman Robledo y Willy Robledo. Las maderas que arroja el mar en las playas de Turbo y en los diferentes ríos que atraviesan la geografía del Urabá Antioqueño, se convierten en dinosaurios; piezas de unos grandes rompecabezas en los cuales se abordan de manera didáctica, temas de ciencia, arte y tecnología.” Museo Borman.
El artista Willy Robledo, ha participado 
directamente en la instalación de la obra
Las obras están celosamente conservadas  en urnas de
  cristal y  su montaje cuenta  con una  excelente iluminación

martes, 4 de abril de 2017

Apartadó: reverbero del rebusque


  • Hierbe el centro del municipio y así como sube la temperatura, se caldea el ambiente para aquellos que salen de sol a sol en busca del día día. La subsistencia no da tregua y la lucha es cruel y es dura, como dice el tango.
  • La ciudad también la cruzan trotamundos y andariegos, quienes hacen escala para recaudar algunos pesos y seguir la marcha en una ruta que no tiene fin. No hay un destino y ni un puerto donde atracar. Simplemente van.
  • Pero una sombra se cernía sobre esta población y es nada más y nada menos que el nuevo Código de Policía, el cual facultaba a los uniformados hasta para destruir las mercancías. La Corte Constitucional ya medió en el tema.
Verdaderos maestros del rebusque, sostener una bicicleta 
en la frente en medio de un tráfico infernal y unas temperaturas
 de fuego, en busca de unas esquivas  monedas.

Crónicas del Camino Por: Wilmar Jaramillo Velásquez de  EL PREGONERO  DEL DARIÉN
Fotografías  de Giovanni Montoya  de  EL PREGONERO  DEL DARIÉN

Es sábado en Apartadó la temperatura pasa los 30 grados en la sombra, el medio día está a punto de cruzar en el reloj; el sol brilla con toda intensidad y el cielo está de un azul diáfano, nítido, los transeúntes caminan presurosos buscando un poco de sombra para mitigar el calor. En la avenida principal, un hombre sorprende al sostener una bicicleta en la frente, al tiempo que con sus manos hace piruetas con dos bolas de goma, manteniendo el equilibrio cual malabarista de circo.

El tráfico se detiene por unos segundos preciosos para el caminante, tiempo para presentar su función y recibir unas pocas monedas. Es la repetición de la repetidera. El hombre suda a chorros, toma agua de un galón que guarda al pie del semáforo y vuelve a la escena, pero en esta ruta del rebusque no está solo, en diagonal, en el siguiente semáforo, hay otro hombre, el mismo que traga gasolina pura y escupe candela por los aires, “el dragón humano”, el mismo que hace arriesgados movimientos con afilados machetes.

Son dos claros ejemplos de la informalidad que se vive en la zona de Urabá, que no es distinta a la de otras regiones, es la guerra por la vida, por la supervivencia ,la búsqueda del día a día, de un inmenso grupo de la sociedad enmarcada en aquello que los burócratas han denominado la economía informal, la misma que abarca entre el 45% y el 48% de los trabajadores colombianos de acuerdo con el DANE, aunque las centrales obreras alegan que la cifra es mayor, lo que significa que la mitad de los trabajadores están arropados por la bandera de la informalidad, con la única ventaja, de acuerdo también con el DANE, el 93.4% de estos trabajadores cuenta con seguridad social, y eso ya es mucho que decir.
Los vendedores informales tienen que afrontar constantemente varias batallas, los comerciantes formales que se incomodan con su actividad y piden su reubicación o expulsión de sus puestos de trabajo, la fuerza pública que por temporadas y dependiendo de los gobernantes de cada ciudad, arremeten en su contra con toda la fuerza, causando, heridos retenidos y daños en sus mercancías.

La otra batalla y la más común, es contra la naturaleza, las fuertes temperaturas que los azota de una manera inclemente, o las lluvias que hacen lo propio, pues hoy el clima es en extremos, máximo calor o máximas lluvias.

En este orden de ideas Apartadó se convierte en un reverbero de locura, al menos por horas y temporadas, los sábados en particular las ventas estacionarias y ambulantes están en todo furor, se vende y se compra de todo, desde ropa y calzado, hasta juguetería, herramientas, comidas rápidas y cuanta chuchería se puede uno imaginar, bolsos, sombrillas, carteras, linternas, relojes, música pirata, memorias USB, gafas, venenos para matar cucarachas y las infaltables bolas de alcanfor o la “Tiza China”. Hay de todo y para todos los gustos y presupuestos, gritan en los andenes, es un mercado persa, agitado, acelerado, duro, difícil, en ocasiones hasta inhumano, pero del cual miles de personas pueden subsistir.

Las busetas del servicio intermunicipal, también se convirtieron de la noche a la mañana en fortín para las ventas informales, por allí deambula un enjambre de menores en la venta de galletas y chocolates, sumado a los vendedores de pomadas milagrosas, que curan lo que los médicos no han podido, y otra serie de inventos alternativos, según ellos para aliviar el dolor humano y cuanto achaque nos persiga. “Somos como el yoyo, se baja uno y se sube el otro” dicen en su rayado discurso.
Corre el día, y corren los vendedores empujando sus carretas, exhibiendo sus mercancías al aire libre y con sus gargantas cansadas intentan convencer a los esquivos compradores, pues es tanta la competencia que ya se ven más vendedores que compradores.

Las ventas ambulantes o callejeras como les dicen también, no son exclusivas de Colombia o de Urabá, son patrimonio del mundo, se ven en los bulevares de Europa, en parques y calles de España o Italia y hasta en la encumbrada París y son tan antiguas como la presencia del hombre en la tierra, ya recuerdan a Jesús sacando airado y a latigazos a los mercaderes del templo, hasta donde habían llegado con el rebusque.
El tema de la economía informal se ha convertido en un problema social sobre todo en las grandes ciudades, incluso ha motivado varias sentencias de la Corte Constitucional amparando los derechos de estos trabajadores, quienes libran otra batalla no menos dura con la ocupación del espacio público.
Así transcurre el devenir de estos rebuscadores de la vida, para unos son una plaga, un problema, un estorbo, pero para ellos no es más que la forma de ganarse la vida honradamente.
Este  otro rebuscador de  la vida, hace riesgosas maniobras
 con varios machetes, que cortan la respiración del público

Tampoco han escapado a la politiquería, en la viña del Señor hay de todo, dicen por ahí, hay politiqueros que los utilizan para fines electorales y quienes los persiguen justamente por no haberlos apoyado con sus votos. Allí también hay un valioso botín por época electoral.

“En Apartadó hace días que la policía no nos persigue, estamos trabajando tranquilos, uno siempre está alerta por que no se sabe hasta cuando seguiremos así” dijo Ariel Álvarez, vendedor callejero de CD, piratas.

Entre tanto, así va el mundo por el centro de Apartadó, a veces una temperatura que no da tregua, a veces un aguacero que no permite ni siquiera sacar las mercancías, un grito incesante, un galimatías que lo envuelve todo una confusión, un desorden total, que de tanto vivirlo ya se hace costumbre, ya hace parte del paisaje local.

El sol se ha ocultado, pero la alta temperatura persiste, el hombre de los machetes ha empacado maleta rumbo a Turbo, donde piensa trabajar una temporada y donde según él, le va muy bien haciendo de “dragón humano”, el andariego que sostenía la bicicleta en su frente está en reposo.

“Mi nombre no importa, ya me marcho, hace 14 años que emprendí el viaje sin regreso, soy del Águila, un pueblo del norte del Valle, crecí en el departamento de Sucre y voy buscando la costa, que siempre es una buena plaza para trabajar, soy artista, no solamente hago equilibrio con la bicicleta, también lo hago con escaleras y mesas” dijo, mientras empacaba su tarro de agua, una camisa y un pantalón, pasa salir con rumbo a ninguna parte.
Pero el espacio dejado por estos dos andariegos, rápidamente  fue copado por una pareja  que  hacía  todo tipo de piruetas con el fuego.

Más se demoraron el hombre de la bicicleta y el de
los machetes  en salir, que una pareja  de acróbatas  
con fuego en llegar a los semáforos  de Apartadó
Vendedores ignoraban lo  
que se les vienía encima
En Colombia prácticamente la mitad de los
 trabajadores están en la informalidad 

Pero estos vendedores no sabían a aún, o no tenían conciencia de la magnitud del problema que se les venía encima con la puesta en marcha del Código de Policía, el cual facultaba a los patrulleros para multarlos e incluso en caso de reincidencia destruir sus mercancías
El código que tiene una veintena de demandas en la Corte Constitucional y otras veinte rechazadas, dice en su artículo 140 del Capítulo II:
“Comportamientos contrarios al cuidado e integridad del espacio público:
04-Ocupar el espacio público en violación de las normas vigentes.
05-Ensuciar, dañar o hacer uso indebido o abusivo de los bienes fiscales o de uso público o contrariar el reglamento o manuales pertinentes.
06-Promover o facilitar el uso u ocupación del espacio público en violación de las normas y jurisprudencia constitucional vigente”.
Buscando la comba al palo. Un parasol
 para paliar las altas temperaturas
Para penalizar las anteriores contravenciones el código estima lo siguiente:

Párrafo 2º. Quien incurra en uno o más de los comportamientos antes señalados será objeto de la aplicación de la siguiente medida:

Numeral 4: multa general tipo 1. (4 salarios mínimos, aproximadamente 98.360 peso).
Numeral 5: multa general tipo 3. (16 salarios mínimos, aproximadamente 393.440 pesos).
Numeral 6: multa general tipo 4 (32 salarios mínimos, aproximadamente 786.880 pesos); Remoción de bienes.” 

Sin embargo, dentro de una de las demandas admitidas por la Corte Constitucional, elevada por el representante del Partido Verde de la capital de la república, Inti Asprilla, califica estas medidas como desproporcionadas, algunos magistrados buscaron tirarle un salvavidas a estos comerciantes y anexar un parágrafo al polémico artículo 140, el cual garantizaría el debido proceso, la reubicación de los vendedores y otros paliativos que ya la misma Corte le ha venido brindando al sector informal a través de varias de sus sentencias.

En la oferta hay de todo y para todos
Los defensores de la modificación o su declaración de inexequible del artículo 140 del mencionado código, alegan que se está violando la Constitución, el derecho al trabajo digno y a un mínimo vital, al que tienen derecho estos trabadores.

En la polémica  terciaron también, la Procuraduría General de la Nación y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, al tiempo que varios dirigentes políticos desde el Congreso, como Alirio Uribe del Polo Democrático, se sumaron a la defensa de los informales.
Finalmente la Corte Constitucional le acaba de lanzar un salvavidas a los vendedores, ajustando la norma la cual así.

“Previo a un operativo se debe haber implementado una política pública de reubicación que dé garantías de derecho al trabajo, al mínimo vital y a la subsistencia en condiciones de dignidad. También establecieron que debe haber un respeto por la confianza legítima, esto es, que si el vendedor haya ocupado el espacio público con la anuencia de la autoridad y sin protesta de la comunidad no puede ser expulsado de un momento a otro”

 Fluye el mercado persa

Defender la paz es defender la democracia

Desprestigiado por una oposición irracional, resentida y llena de odios y los monopolios dueños de los medios de comunicación, que han logrado volcar medio país en contra del proceso de paz.

Opinión-abril
Por: Félix Amín Tobar Tafur- Especial para EL PREGONERO DEL DARIÉN

Sino tenemos el valor civil de defender el proceso de paz adelantado por el gobierno Nacional con las FARC, estaremos destinados a tener un país inviable, donde imperará la anarquía y por ende la ley del más fuerte.

La paz en Colombia no la van a defender quienes se han lucrado de los 179.000 millones de dólares que han costado 54 años de conflicto armado, 7.6 billones de pesos en promedio al año, lo que equivale a 22.000 millones diarios. El presupuesto para la guerra pasó de 14.6 billones de pesos en 2002 a 23.4 billones en 2010 (Gobierno Uribe) y a 27.7 en 2014 (Primer cuatrienio del Gobierno Santos). La dotación de un soldado nos cuesta a los colombianos 2 millones de pesos. 

Esto significa que es el negocio de la guerra lo que mueve el grueso del presupuesto Nacional, presupuesto que en su ejecución nadie se atreve a cuestionar con el mote de “Gastos Reservados” que lo entes de control no pueden auditar y la clase política dócil a los dueños del país no se atreven hacerle control político.

Por eso le corresponde al 70% de los hogares en Colombia salir a defender la paz, porque no es posible que mientras el grueso de la población vive con un salario mínimo o menos, la plata para infraestructura, salud, educación, cultura y vivienda, se dedique a mantener una guerra que no nos pertenece, que no es nuestra, que lo único que colocamos son nuestros hijos para la guerra, sin importar el bando a que pertenezcan.

Cómo nos explican que después que se ha decretado el cese bilateral al fuego entre FF.AA y FARC, sea notoria la reducción del desplazamiento forzado, los homicidios, las mutilaciones por minas, el secuestro, la tortura, el reclutamiento de menores, el despojo de tierras, la desaparición forzada y hasta el robo de bienes. Si estas no son bondades del proceso de paz, entonces alguien que me explique qué beneficios nos puede traer el que se rompa el proceso y que volvamos al estado de cosas como estuvieron hasta el 2013.

El país no puede perder la memoria, según el Centro de Memoria Histórica entre el año 1958 al 2012 se presentaron 220.000 asesinatos, 25.007 desaparecidos, 5.712.506 desplazamientos forzados, 1.982 masacres, 27.023 secuestros, 1.754 casos de violencia sexual y 6.421 reclutamientos de menores. Si estas cifras no nos horrorizan y hasta avergüenzan, entonces tenemos que aceptar que somos una “sociedad enferma” que se acostumbró a no asombrarse ante la penumbra de la muerte, especialmente por razones políticas.

Y que quede claro, quienes defendemos la paz no somos ni adeptos a las FARC, ni mucho menos al Presidente Santos, pero si damos un valor muy grande a alguien de estirpe de la oligarquía criolla quien en un acto de responsabilidad con el país y contra los altos intereses de la guerra, se la ha jugado en este proceso. Desprestigiado por una oposición irracional, resentida y llena de odios y los monopolios dueños de los medios de comunicación que han logrado volcar medio país en contra del proceso de paz y del presidente Santos, pero al final no serán suficientes, porque la historia y el mismo pueblo que seguramente terminará identificado cuando le de valor real a la paz, defenderán un gobierno que garantizará que el PIB crezca el doble cada 8.5 años y no cada 18.5 años como en la actualidad. A defender la Paz Maestros!