miércoles, 5 de abril de 2017

Algunos brotes de xenofobia en Turbo

No es nada bueno para la convivencia, la paz y la hermandad entre los municipios, alimentar odios y divisiones que no conducen a nada.
Opinión EL PREGONERO DEL DARIÉN- Abril


Por: Wilmar Jaramillo Velásquez -Columnista-EL PREGONERO DEL DARIEN

En momentos en que el mundo aboga por unas naciones sin fronteras, cuando hay un rechazo unánime de la sociedad mundial por la propuesta del presidente de los Estados Unidos Donald Trump de construir un muro en la frontera con México, acá en la provincia, en la zona de Urabá, específicamente en el municipio de Turbo, a un grupo de ciudadanos les da por ponerse a promover la división territorial, la xenofobia entre hermanos, actitud que nada le aporta al clima de paz y convivencia que la sociedad intenta construir en medio de tantas dificultades.

Desde hace algunos años se escucha el estribillo en este municipio “Turbo para los turbeños” y acusan a Apartadó de haberles “robado” su progreso y desarrollo, pero como siempre, buscan el ahogado río arriba, por qué no se preguntan dónde están sus dirigentes, sus flamantes alcaldes, los senadores, congresistas, diputados y gobernadores que eligen con tan altas votaciones, es a ellos a quienes hay que llevar al banquillo, hacerles juicios de responsabilidad, indagarles por su gestión y no buscar a los responsables en los ciudadanos vecinos.

En Apartadó y otros municipios de Urabá, trabaja un número considerable de turbeños y turbeñas, y nunca se les recrimina por ser de ese municipio, hacen bien su tarea y punto.

El caso de la DIAN por ejemplo, que hace poco circulaba una noticia falsa sobre su traslado a Apartadó y se armó el avispero, pero saben cuánto tiempo llevan construyendo ese edificio en el centro de Turbo?

Es una clamor de la comunidad de Urabá sacar esas instalaciones del interior de la Armada, por el bien de todos, es de conocimiento público que cuando estos militares no permiten el paso a quienes se desplazan a realizar una diligencia allí, se arma el caos y eso hay que remediarlo, pero donde está la dirigencia de Turbo presionando a la DIAN y al alto gobierno para cumplir este objetivo.

Con el caso de proyecto de Área Metropolitana ya salieron a poner el grito en el cielo porque también los van a robar, en vez de salir a estudiar el proyecto, sus beneficios de unidad territorial, que por último la comunidad en general lo puede definir en una consulta popular como lo hicieron en Envigado, sin tanto traumatismo, además es un proyecto, largo y accidentado que apenas se comienza a cocinar como para matarlo sin empezar.

Con el caso del Puerto Antioquia igual, no dijeron esta boca es mía cuando socializaron las sobras, cuando las presentaron en público y cuando los medios de comunicación publicaron abundante información sobre el particular, pero ahora, cuando ya las licencias ambientales están otorgadas entonces salen hablar de una consulta popular y a declarar no gratos a sus promotores.

La defensa de los territorios, de su cultura, su progreso y desarrollo, se debe hacer, es más que legítimo, pero se deben guardad las proporciones, el respeto la hermandad. Turbo está poblado por gente buena, noble, trabajadora, de empuje y afronta las mismas dificultades que sus hermanos del eje bananero.

Posdata- Que la lluvia de críticas no  caiga muy fuerte sobre mi humanidad-no responderé a ninguna de ellas)