miércoles, 20 de marzo de 2019

Manuel Márquez entregó información falsa

El Diputado Manuel Márquez Pérez, entregó información falsa sobre Puerto Antioquia, por intereses que desconocemos. 


Manuel Márquez Pèrez-diputado de Antioquia

El pasado mes de febrero el diputado de la Asamblea de Antioquia, Manuel Márquez Pérez, dijo en el auditorio de la Cámara de Comercio de Apartadò, frente a un auditorio de 300 personas, entre ellas el alcalde de ese municipio, Eliécer Arteaga “Que Puerto Antioquia no iba, que los franceses se habían retirado del proyecto que había una demanda”, argumentó que la información se la había dado, nada más ni nada menos que el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez. 

Este medio de comunicación que se encontraba en el lugar retomó dichos datos y en tiempo real los replicó en su cuenta de Twitter, pero al conocerse hoy la información emitida en la Vicepresidencia de la República, se comprueba que dicha información, simplemente era falsa y que fue emitida por dicho diputado por intereses que desconocemos. 

Para hacer claridad sobre el tema publicamos la firma de la concesión entre dicho puerto y el gobierno nacional. 
Aspecto del proyecto-Puerto Antioquia-Foto de El Colombiano

Gobierno Nacional firma contrato de concesión con Puerto Antioquia, el contrato de la terminal ubicada en Turbo, región de Urabá, tendrá una duración de 30 años y prevé la movilización de hasta 6,6 millones de toneladas de carga al año. 

Bogotá D.C., 20 de marzo de 2019. Uno de los hitos más importantes para la conectividad y el multimodalismo del interior del país, que permitirá dinamizar la economía nacional, generar oportunidades de empleo, desarrollo en la región de Urabá y fortalecer el comercio exterior, se dio hoy tras la firma del contrato de concesión portuaria entre la Sociedad Puerto Bahía Colombia de Urabá – Puerto Antioquia y la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI). 

En ese sentido y en presencia de la Vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez y la Ministra de Transporte, Ángela María Orozco, se hace realidad y se concreta este proyecto que estará ubicado en el municipio de Turbo y prevé convertirse en uno de los principales puertos multipropósito de la región de Urabá, con la movilización de 6,6 millones de toneladas de carga al año. 

Puerto Antioquia tiene proyectado un plan de inversiones de aproximadamente US$300 millones para la construcción de la infraestructura que incluye entre otras obras: un muelle de 5 posiciones de atraque, un viaducto de doble calzada para el tránsito de tractocamiones entre la plataforma y el puerto en tierra, que permita la fluidez de hasta 8 tractomulas. 

La concesión tendrá una duración por 30 años y el terminal portuario estará diseñado para atender buques portacontenedores de hasta 366 metros de eslora y 14.000 TEUS, con una profundidad de 14,5 metros. 

“El cierre financiero de Mar 1 complementa este proyecto que llevaba más de 100 años buscando tener un puerto en Antioquia. Este es un trabajo articulado de las entidades del Gobierno Nacional que busca el cierre y puesta en funcionamiento de las vías 4G en el país. La construcción de las obras, la operación y el mantenimiento del puerto beneficiará el comercio internacional”, aseguró la ministra de Transporte, Ángela María Orozco. 

El puerto, que se ubica exactamente en sector conocido como Bahía Colombia, cercano al corregimiento de Nueva Colonia y a orillas del Río León, estará conectado con los proyectos viales Autopista Mar 1 y Autopista Mar 2, y se especializará en carga general y de contenedores, donde se manejarán vehículos y productos como cereales, plátano y banano entre otros. 

“Esta es una zona donde con el aporte de ustedes durante estos siete meses, y después de más de 100 años, por fin tenemos un vehículo que es la concesión y gracias al apoyo del Gobierno Nacional y de todos ustedes, este es el quinto puerto que hago en Colombia”, dijo por su parte Óscar Isaza Benjumea, representante legal del Concesionario Sociedad Puerto Bahía Colombia de Urabá. 
Firma del convenio de concesión, hoy  entre  el gobierno
 Nacional y ejecutivos  de Puerto Antioquia

La Financiera de Desarrollo Nacional jugó un rol esencial en la financiación, no sólo como el principal proveedor de financiación del proyecto mediante un crédito directo de deuda senior por $553,230 millones de pesos, sino mediante su línea de fondeo en pesos, que permitió la participación de las multilaterales y de un banco internacional en la financiación en pesos del proyecto, así como por su participación en el fondo de deuda Blackrock. 

Puerto Antioquia se suma a las terminales portuarias del Caribe Colombiano y se convierte en la más cercana a los departamentos de Antioquia, Cundinamarca y el Eje cafetero, los cuales unidos generan el 70% del PIB del país. El proyecto cuenta con el apoyo de la Gobernación de Antioquia y la industria bananera de la región. El Puerto está ubicado en Bahía Colombia, en el sector sur oriental de Nueva Colonia y a orillas del Río León en el Municipio de Turbo. 

La firma Colombiana PIO SAS (Puertos, Inversiones y Obras SAS) estará a cargo de su desarrollo en asocio con la Naviera Francesa CMA CGM S.A., operadora de más de 45 puertos en el mundo, junto a ellos también estará el sector bananero regional. La obra civil será desarrollada por un consorcio integrado por Eiffage Infraestructuras de Francia y Termotécnica Coindustrial de Colombia. (Información institucional) 

sábado, 16 de marzo de 2019

“Siguen las víctimas y los desplazados”

“En el municipio de Ríosucio sigue habiendo desplazamiento interno, las personas, o se quedan en el casco urbano del municipio, o se vienen hasta Chigorodó o Turbo, que son municipios receptores” 
Elizabeth Granada Ríos-directora de la Oficina de Víctimas-Urabà Darién.

Por: Wilmar Jaramillo Velàsquez de EL PREGONERO DEL DARIÈN 

Puede resultar gratificante, tanto para ella como para las víctimas, que la directora de la Oficina para la Atención a las Víctimas en Urabà, no solamente sea víctima del conflicto armado, Ya que uno de sus hermanos fue asesinado en Carepa, sino una mujer que lleva cuatro décadas radicada en esta zona, donde arreció con más fuerza la guerra. 

Se trata de Elizabeth Granada Ríos, egresada de la Universidad Cooperativa en Apartadò, quien fuera secretaria de gobierno y comisaria de familia en Carepa, especialista en contratación estatal, derechos humanos. Hoy radicada en Apartadó y quien lleva año y medio en dicho cargo. 

Paradójicamente la funcionaria también
 fue víctima de la violencia 

“Esta territorial tiene 14 municipios a cargo, 10 de Urabá y 4 del Darién, la experiencia es grata, es dignificante teniendo en cuenta que geográficamente la conocía desde el año 91 y 93, que fueron los años donde se dieron las mayores masacres que vivió el Urabá, entonces de primera mano podía decir que conozco lo que se vivió en esa época acá” 

“Para mi es bastante gratificante saber que puedes gestionar, apoyar, lograr que las personas que siempre han estado aquí contigo en la región del Urabá o del Darién, hacer algo por ellos, gestionar indemnizarlos, repararlos de manera integral eso no tiene precio como se dice en el argot popular” relata la funcionaria al hacer un resumen de sus actividades más puntuales. 

“El año 2018 fue de muchos avances, desde el punto de vista de la reparación colectiva y desde la reparación individual, hay que tener en cuenta que la territorial Urabá tiene 38 sujetos de reparación colectiva uno de los números más altos de las 20 territoriales que tiene la Unidad para las Victimas” “Con los sujetos de reparación colectiva implementamos sus planes integrales de reparación, hubo una inversión rayando en los 2164 millones de pesos, donde a los sujetos de reparación de Paquemás, de Nueva Colonia, El Tres, San Pablo Tulapas, Pueblo Bello, La Chinita, El Bosque, Caucheras que son sujetos emblemáticos y que todos conocemos aquí en la región” 

“Es gratificante poder aportar en 
la indemnización a las víctimas” 

“Estas comunidades recibieron por ejemplo: un tractor agrícola, un camión, equipo biomédico, se le entregó banda marcial, emisora comunitaria para La Chinita, equipos tecnológicos, todo eso por valor de 2164 millones de pesos; también algo de resaltar y es a los sujetos de reparación colectiva de Cuti, Tanela y Eyákera a los cuales se les entregó dotación y se les dio indemnización colectiva a los 3 por un valor de mil doscientos noventa millones de pesos, con estos dineros lo que se busca es que puedan recuperar un poco su entorno, sus culturas, sus tradiciones y salir adelante poco a poco, apoyándolos en sus proyectos y mejorando sus aulas, sus espacios recreativos y culturales” 

“Desde el punto de vista individual en este mis año, hubo 51 mil 83 giros de ayudas humanitarias, es sorprendente cuando las personas dicen “yo no recibí, yo no recibí” porque es que esto es algo reservado para cada uno, esto es un giro que se le hace personalmente a las víctimas por valor de 29 mil 347 millones de pesos, esto es una cantidad muy grande y esto se recibe de manera individual y mientras las personas pueden acceder a su indemnización por vía administrativa, les apoyamos con estos giros que son ayudas humanitarias para cada uno de ellos. 

Entonces cuando hablamos de eso, cuántas indemnizaciones entregamos en el 2018, y es ahí donde vemos que entregamos 5 mil 382 indemnizaciones por un valor total de 344 mil 831 millones de pesos en toda esta región, con la cual buscamos mover la economía, que cada quien haga su mantenimiento a su vivienda, que hagan un proyecto productivo, que hagan realidad su sueño, es una forma de apoyarlos y que ellos puedan de una forma superar ese hecho que en el pasado los marcó” 
“De nuevo el llamado a no caer
 en manos de los tramitadores” 

“Además, en los primeros días de este mes de marzo, entregaremos 275 cartas por valor de 3 mil 90 millones de pesos en la región de Turbo y Apartadó” 

Para la funcionaria es triste que se sigan registrando víctimas, “hay nuevas víctimas por nuevas acciones, por nuevos hechos, se sabe que hasta el 2015 se cerró el tiempo límite para hacer la declaración, pero ante las nuevas víctimas que se están presentando, sobre todo en este sector del Carmen del Darién, Ríosucio y estos líderes sociales que están siendo asesinados, es necesario revisar y lógicamente aumenta este registro de víctimas” 

“En el municipio de Ríosucio sigue habiendo desplazamiento interno, las personas o se quedan en el casco urbano del municipio o se vienen hasta Chigorodó o Turbo, que en este momento son municipios receptores de esa violencia que se está viendo en Ríosucio y Carmen del Darién, por la disputa de ciertos corredores o de ciertas zonas geográficas de esos dos municipios” 

Sobre la “Tutelitis que vivió la institución en busca de indemnizaciones por vía administrativa la directora aclaró: 

“Eso se logró superar, los jueces y las personas entendieron que no era por estas vías que se accedía a la indemnización, esto es en cumplimiento de unos requisitos y una selección que se hace en el nivel nacional, pero no es a través de estas acciones, inclusive fue algo concertado desde la Corte Constitucional donde los jueces pudieron entender que es un procedimiento reglado y que no puede ser a través de un mandato judicial que se puede acceder a él” 
Entre Necoclí y Arboletes hay un exitoso proyecto avícola” 

Sobre el álgido tema de los tramitadores que en la mayoría de los casos terminan estafando a las víctimas la funcionaria manifestó: 

“Teniendo en cuenta eso, es que buscamos que en cada municipio de estos 14 hubiera un punto de atención donde la víctima puede acercarse personalmente y hacer su trámite, sin embargo a pesar de eso se seguían presentando los famosos tramitadores; adelantamos campañas radiales de sensibilización, un programa que se llama “ojo con el fraude” que es el slogan de nuestra publicidad logramos mucho contener ese mal. Si a mí, en una vereda, un corregimiento o comunidad nos dice estamos siendo visitados por personas que nos cobran desde 5 mil hasta 20 mil pesos, llegamos a ellos, hacemos jornadas allá, y con el apoyo de la administración municipal ha sido fundamental para derrotar esas actividades ilegales” 

En cuanto al seguimiento a los proyectos producticos la directora dijo: “La idea es que cuando le hacemos entrega de un proyecto productivo a la comunidad lo hacemos a través de la administración municipal, no para que sea ella la que administre los recursos, sino para que en conjunto hagamos una veeduría y un acompañamiento. El año pasado tuvimos un proyecto productivo muy exitoso entre el municipio de Necoclí y Arboletes, gallinas ponedoras por valor de mil 885 millones; un proyecto al que se le hizo todo el acompañamiento, verificando el crecimiento de esas gallinas, las consabidas vacunas, le llevamos los técnicos para que aprendieran, porque la idea era que aprendieran, porque uno les hace un seguimiento pero hay un momento en que hay que soltarlos” 

“Debemos tener en cuenta que en este momento estamos en la aplicación de la ruta prioritaria para las personas de 74 años y más más, los enfermos terminales, de enfermedades huérfanas o las personas que con incapacitadas de más del 40%, esas personas tienen una prioridad para acceder a su indemnización por vía administrativa, la idea es que ellas lleguen de manera rápida al punto de atención más cercano para dar a conocer que quieren empezar el proceso de documentación, ese es el mensaje que quisiera darles, que no necesitan recurrir a un tercero, que tengan en cuenta que el punto de atención, que es donde se hace esta documentación solo y exclusivamente la pueden hacer ellos de manera personal, no puede a través de una tercera persona” 

“Faltan muchos recursos para cumplir a las víctimas” 

Yo creo que los críticos deberían ayudarle a la Unidad para las Víctimas a gestionar recursos para que las víctimas puedan ser indemnizadas de una manera integral, hay que tener en cuenta que cuando la Unidad inició, solamente estaba enfocada a unos hechos que no tenían nada que ver con el desplazamiento y por eso el Conpes con el cual se creó, quedó desfasado económicamente y entra acá toda la población de desplazamiento forzado y si vamos a ver las víctimas, el casi 80 o 85% son por desplazamiento forzado, lo que incidió a que quedara sin fondos la Unidad para entrar a la reparación. Lo que necesitamos es que nos ayuden, que nos cooperen, que gestionemos para que las víctimas puedan acceder mucho más rápido a la reparación.” 

Finalmente esta funcionaria relata a si su mejor día al frente esta dependencia: “cuando estábamos haciendo la entrega de la estrategia de convivencia y paz, porque fueron más o menos 5000 personas que accedieron de una forma rápida y eficaz a sus recursos, eso fue una alegría muy grande porque tu veías a la gente de Carepa, Apartadó, Chigorodó y Turbo recibiendo de una manera masiva, yo recuerdo que se arrodillaban, eso no tiene precio, eso es una hermosura ver esa gente, fue muy bonita la experiencia” 

“En cada alcaldía hay un punto de información oficial, sin costo alguno, para evitar la intervención de los tramitadores”

martes, 12 de marzo de 2019

"Seria triste desperdiciar la oportunidad de paz"

"Hay preocupaciones por el deterioro de los acuerdos, es mi preocupación, pero no mi arrepentimiento de estar en la paz y sería muy triste para el país despreciar esta oportunidad tan clara de la paz”                                     

Ahora la trinchera son los peces y los galpones

Por: Wilmar Jaramillo Velàsquez de EL PREGONERO DEL DARIÈN 

En la medida que el diálogo fue avanzando, el ambiente se fue distensionando y el personaje fue entrando en detalles de la paz y la guerra, estábamos frente a Rubén Cano, ampliamente conocido en las filas de las FARC y en Urabà como “Manteco” 

Hombre de mediana estatura, delgado, de mirada fija y penetrante, curtido por la guerra y la violencia desde niño y que hoy está atrincherado con sus hombres en la vereda San José de León, jurisdicción del municipio de Mutatá, pero en vez de fusiles, están rodeados de lagos de peces, galpones de pollos y gallinas. Su lenguaje es la paz. 

Allí llegó con 45 familias en medio del pantano y la incertidumbre, prácticamente abandonados a su surte por el gobierno, en el municipio de Tierra Alta en Córdoba, en el Cerro del Paramillo y de inmediato comenzaron a construir sus casas en madera, las vías de acceso, a montar algunos proyectos productivos que les garantizaran el día día. Ha sido una labor titánica que hoy tiene el reconocimiento de la comunidad internacional. 
Rubén Cano, conocido  en
 las FARC, como "Manteco"

“Rubén Cano en el momento es el líder de la Comunidad de San José de León, del proceso de paz del movimiento ex guerrillero FARC, soy una persona oriunda de Urabá, del corregimiento de Currulao, soy hijo de padres comerciantes y tuvimos también fincas de ganado y plátano. 
                            
Ahora sus trincheras son sus galpones y peceras 
“Estamos cerca a los dos años  de la dejación de armas, mi percepción frente al proceso de paz primero, que todo que es un proceso que el pueblo lo necesita, lo añoraba, y lo apoya en su mayoría, desafortunadamente las clases políticas en el poder no les interesa el proceso de paz para nada y lo que quieren es cumplir lo que prometió Duque a los electores, que los volvería trizas, a pesar de que nos ha permitido mejorar la calidad de vida, la inversión social, lo del turismo ha mejorado muchísimo en Colombia, pero no se está cumpliendo con los acuerdos” Esta es la primera impresión de quien fuera uno de los combatientes màs beligerantes durante las últimas dos décadas de presencia militar de esa organizaron armada en Urabà, Córdoba y Chocó. 

Rubén Cano se pregunta por qué la ONU no exige y presiona al gobierno nacional para el cumplimiento de lo pactado e incluso a los gobiernos garantes. 

Rubén Cano pasó más de la mitad de su existencia en las FARC, fueron 32 años en la guerra, de 49 que tiene hoy.

                      
Extenso diálogo con Rubén Cano, conocido
 como “Manteco” en las FARC 

“Antes de ingresar a las FARC, yo era un joven normal, estudiaba, le ayudaba a mis padres en lo que tenía que ver en el campo, con el ganado, con el plátano, teníamos una cantina que se llamaba “Puertas del Sol”, de vez en cuando acompañaba a mis padres ahí. 

“Este proceso de paz nos ha permitido encontrarnos con la familia, aunque nunca estuvimos alejados de ella, ahora hay más posibilidades de estar con ella y se me ha permitido reencontrarme con algunos amigos de infancia, de estudio” nos contó. 

“No me arrepiento de haber firmado el acuerdo de paz, porque fui a la guerra pensando en la paz, siempre nuestra propuesta como FARC, era poder lograr la paz y creemos que la paz es el camino a seguir y todo sacrificio que se haga por la paz no debe uno arrepentirse para nada, sabemos que es difícil, sabemos que es riesgosa, que es humillante, pero por la paz debemos trabajar seriamente y no me arrepiento; hay preocupaciones, por el deterioro de los acuerdos, es mi preocupación pero no mi arrepentimiento de estar en la paz y sería muy triste para el país despreciar esta oportunidad tan clara de la paz” 

Rubén recibe delegaciones internacionales
 y de otra índole que los visitan 

“Uno no puede decir que el día de dejación de armas fue un día de felicidad, porque inmediatamente se empezaron a dejar las armas, comenzaron los incumplimientos, a ver las humillaciones, digámoslo así, entonces no podemos decir que hay felicidad, hay es tristeza de ver como se juega con una voluntad de paz” 

“Un día de rutina de Rubén Cano acá, es que a las seis me levanto a cuidar animales, tenemos gallinas, peces, cerdos, hay que lavar el corral de los cerdos y a las 6:30 o 7 de la mañana estar listo para las actividades colectivas, si hay que cargar madera para algún caserío, si hay que hacer un alcantarillado, si hay que cargar arena y estar atento para cualquier actividad con alguna organización que nos visite. 

“La salida de nosotros de la vereda El Gallo en Tierra Alta, obedeció a que estábamos convencidos que Colombia necesita la paz y queremos trabajar seriamente por la paz y estar en un sitio donde no haya posibilidad de hacer nada y cuando sabíamos de antemano que nos iban a incumplir, pues eso no es trabajar por la paz, llegamos a un punto donde nos reventamos, muchas dificultades en Córdoba, sin vías, sin comercialización y entonces tomamos la decisión de venirnos para acá, además conocíamos estos terrenos.

El gobierno no nos ha entregado un metro de tierra, en cambio nosotros como frente 58 entregamos siete fincas; esta tierra donde estamos la compramos, es una parcela de 21 hectáreas, la adquirimos juntando los dos millones 600 mil pesos que nos dio el gobierno de auxilio” 
El mejoramiento de las vías avanza significativamente 

“Aquí no había carretera lo puede confirmar usted con los pobladores,no teníamos vivienda, nos tocó construir carretera y vivienda, el tiempo se nos ocupó en esto, pero hemos estado trabajando; ustedes ya han visto las peceras, los galpones y el poco espacio que tenemos lo invertimos en sembrar yuca, plátano y se está ensayando con unas semillas de soya para ver cómo nos pega acá, tenemos una experiencia con Sacha Inchi, un lotecito sembrado y el Sena nos hizo una capacitación, eso hay en el poco terreno que tenemos, no nos da para más tampoco.” Explica además, Rubén vive allí con su compañera, es padre de tres hijos, el mayor de veinte años 

Rubén dice no estar tranquilo, porque la historia de este país es cruenta y todos los líderes de los procesos de paz han terminado asesinados, “esperamos que no suceda esto, pero está por verse, como lo repito, insistimos en el compromiso de trabajar por la paz” 

Sobre la historia del fallecido jefe paramilitar de Urabà, Carlos Vásquez, alias “Cepillo” quien en una entrevista con este medio de comunicación lo referenció dijo : “Nooo, eso me han dicho varios que “Cepillo” era de Currulao, no recuerdo, a lo mejor hasta compañerito de infancia sería, por eso soy consciente y sigo arriesgándome en el proceso de paz, he llegado a la gran conclusión, ya mirando a los soldados, a los policías, a todo el mundo y uno dice: no joda, nos estábamos matando era los que no teníamos que matarnos, son hijos de pobre, con ilusiones, con esperanzas, con padres, con hijos, con mujer, con una ilusión de salir adelante; todos, porque es que el soldado y el policía que va al combate es el hijo del pobre, me hubiera gustado saber quién era realmente “Cepillo” porque igual el paramilitarismo o los paras que llamamos son también colombianos. 

El caserío comienza a tomar forma 
Sobre el interés de Teodoro Manuel Díaz Lobo, excombatiente del EPL, de reunirse con él, y quien afirma que no lo recuerda porque Rubèn   estaba muy joven, y él hace 28 años que hizo dejación de las armas, que le gustaría sentarse para hablar de paz, Rubén Cano dijo: "Con Teodoro hemos estado intentando conversar, porque me parece que después de tanto tiempo fuimos amigos o fuimos primero adversarios después amigos, otra vez fuimos adversarios, después en este proceso de paz tengo entendido que somos amigos y estamos apuntando al mismo objetivo que es lograr la paz, estamos interesados en esto pero cuando ya  estamos concretando, resulta que él quiere que se haga un acto público, primero tenemos que sentarnos a hablar las cosas de todo lo que ha sucedido porque de ellos como movimiento EPL y después como Esperanza, Paz y Libertad como partido político hay muchas cosas que es bueno que la hablemos primero nosotros. Si estoy interesado, Pastor también está interesado y el resto de dirigentes nuestros en Antioquia están muy interesados en hablar con él, de eso se trata de hablar con todos, incluso entre los peores enemigos es que tenemos que sentarnos a hablar, porque estamos comprometidos  con la paz. Yo a él lo recuerdo un poquito, en el 88 estuvimos juntos, y si, lógico, yo estaba muy joven tenía 18 años por esa época, ya él estaba de edad, un poco gordo. 

Rubén, quisiera que  le enviara un mensaje a los habitantes de Urabá por nuestro medio de comunicación: “Que en el Partido FARC estamos comprometidos con el proceso de paz, vamos a trabajar muy seriamente en la región de Urabá que ha sido azotada por la violencia y estamos seguros que entre todos podemos sacar esta bella región y la podemos poner a producir en favor de todos los Urabaenses, entre todos podemos lograr la paz, la paz no podemos dejarla centralizada en el gobierno nacional, eso es de todos. La paz es el futuro de Colombia. 

Hace poco este lugar era pantano y manigua 

Y a quienes persisten en la guerra, como el ELN, ¿qué mensaje le daría Usted? 

“No, es que el mensaje no se lo tengo que dar yo, se lo está dando el gobierno y es un mensaje de guerra, que le va a decir uno a un movimiento como el ELN, como les vamos a decir que entren en un proceso a que también les incumplan. Esto es muy triste porque hay muchos incumplimientos. Entonces nooo, es decirle al gobierno nacional que ponga voluntad de diálogo, de paz para que puedan tener credibilidad y logremos por fin dejar la guerra en el pasado. 

¿Y qué mensaje le envía a la sociedad que desde diferentes ángulos sigue torpedeando la paz? 

“Creo que ya es justo, más de sesenta años de derramamiento de sangre, que están atizando una guerra entre hermanos, que la guerra a ningún país le conviene, le conviene a unas pocas familias, pero no al colectivo de colombianos, que por favor paremos ya de estar atizando la guerra, que más bien estos recursos, estos esfuerzos los apuntemos a la reconciliación para que por fin podamos abrazarnos y vivir como hermanos. 

“Claro que me reúno con Teodoro, la dirigencia del Partido FARC en Antioquia, incluyendo Pastor Alape, quiere hablar con él” Rubén Cano. 

lunes, 11 de marzo de 2019

La monja que multiplica plata, amor y solidaridad

Más de dos mil viudas y unos cinco mil huérfanos, han pasado por las manos generosas de Compartir, en este cuarto de siglo, y la tarea prosigue. 

Hermana Carolina María Agudelo

Por: Wilmar Jaramillo Velásquez
 para EL PREGONERO DEL DARIÉN 

En una amplia charla con la hermana Carolina María Agudelo, nos relató su experiencia de trabajar para los pobres, especialmente viudas y huérfanos de la guerra, una mujer que trabaja sin tregua, que nació para el servicio de los menos favorecidos. 

“Nosotros muy contentos por estos 25 años de servicio gratuito a los más vulnerables, a las víctimas de la guerra. Creemos que 25 años no los hemos vivido en vano” nos dijo, la religiosa, antes de citar los programas que desarrolla Compartir en Urabà: 

“Los programas de Compartir, desde hace 25 años, podemos decir que todos los están vigentes. Compartir tiene atención integral o sea que atendemos a la familia en todo su contexto, por eso tenemos hogares infantiles con los niños menores de 5 años, hogares día con los pre adolescentes, programas de semillas y de jóvenes con los muchachos ya adolescentes, y jóvenes; también tenemos con las viudas el programa en las tardes del Compartir, vivienda, atendemos algunas necesidades a este nivel; se mira también la generación de empleo, ya desde el mismo Compartir generamos 180 empleos de los cuales alrededor del 50 % son viudas o huérfanos que se van preparando también en la Fundación, El Plan Padrino, tenemos capacitación técnica y atención psicológica permanente para las víctimas.” Nos relata orgullosa y optimista de su obra esta monja, que no hace otra cosa que servir a la humanidad, desde que se levanta, hasta que se acuesta. Esa es su rutina.
 
Una religiosa que nació para servir
El Programa Padrinos, es el que yo llamaría bandera de la institución, porque gracias a él podemos en los hogares día, que son los que tiene menos aportes , atender a los muchachos y muchachas y es muy lindo porque para ellos es muy halagador saber que hay alguien no solamente en Colombia sino a nivel mundial que piensa en él o que piensa en ella, con ese aporte de 70 mil pesos mensuales este niño o niña es atendido de manera más especial digamos son como exclusivos dentro de la Fundación y a ellos se les entrega útiles escolares, uniformes, zapatos, tienen alimentación en los hogares día, seguimiento escolar y al final de año tienen su regalo de navidad. 

Lo más bonito es que tienen un contacto permanente con el padrino, ellos le dan informe de cómo es su proceso con una carta anual y los padrinos tienen la posibilidad de recibir esto y una foto del niño, para hacerles su seguimiento y ellos tienen la posibilidad de progresar muchísimo, tenemos muchachos apadrinados que hemos podido llevarlos hasta la universidad, ya cuando llegan a estas etapas nos toca desde la Fundación poner recursos adicionales porque a un muchacho de universidad no le damos 40 o 50 mil que es lo que podemos salvar del programa para darles en dinero, pero si se les da un aporte mucho más grande, y ya tenemos abogado, tenemos ingeniero, tenemos otros estudiando en este momento” nos explicó la hermana Carolina. 

                                          Celebrando los 25 años  de Compartir
“Compartir inició en 1994 con presencia en Apartadó, aunque con esa presencia inicial durante dos años atendimos Apartadó, Turbo y Chigorodó porque venían mujeres de estos lugares. A partir de 1996 iniciamos presencia en Carepa, Chigorodó, Mutatá, Turbo, Necoclí, San Juan de Urabá, Arboletes y San Pedro de Urabá. Al cabo de unos dos o tres años tuvimos que dejar la atención en San Juan de Urabá, pero abrimos en Riosucio-Chocó, en Currulao y en Nueva Colonia, además de los anteriores; o sea que tenemos presencia en once sitios incluyendo Riosucio-Chocó. En el año 1994 atendimos exactamente 84 viudas, que yo diría la totalidad logró rehacer su vida plenamente, con el tiempo y a partir de los rigores de la guerra hemos llegado en este momento a 2 mil viudas, mil novecientas noventa y pico, y cerca de 5 mil huérfanos han pasado por la fundación y han recibido atención” relató. 

Fundación Diocesana Compartir, 25 años de un recorrido social por Urabá, cuya obras está a la vista. 


Compartir construyó 336 viviendas, “las más dignas que se han podido construir en Urabá a nivel de interés social, las cuales se les entregaba prácticamente gratuitas a las viudas porque pagaban 40 cuotas de 30 mil, las que pagaban, porque algunas no pudieron o no pagaron, igual tienen su casa y hoy muchas las tienen muy bonitas” cuenta con alegría la directora de la Fundación. 

25 años al servicio de los pobres
“Compartir nace de los rigores de la guerra, a raíz de la necesidad que ve monseñor Isaías Duarte Cancino de atender a las viudas, y le dice a la hermana Sofía Helena Hoyos una gran colaboradora, necesito una hermana para atender a las viudas, tenemos muchas viudas para atender y queremos a nivel iglesia brindarles una atención; la hermana Sofía Helena le dice: escríbale a la Provincial que en este momento está entrando porque tenemos Provincial nueva, y él llama a la Provincial y le dice: Madre los cojos andan, porque era el evangelio del día, los ciegos ven, y las viudas de Urabá qué, por favor, deme una hermana para atender a las viudas, entonces ella le contesta: pues no tenemos monseñor, vemos muy difícil ese tipo de trabajo, sin embargo hay una hermana que puede que se le mida a eso, yo le voy a preguntar; inmediatamente la Provincial me llamó y me dijo te necesito, ella no me preguntó sino me dijo te necesito, yo dirigía un colegio muy importante en Magangué , yo le dije y para qué? y ella me dijo, noooo, aquí te cuento, te vienes con todo y aquí te comento, yo le dije listo, allá estoy el fin de semana me fui a Medellín el 28 o 29 de enero y el 30 de enero ya estaba en Apartadó y el 7 de febrero estábamos inaugurando la casa en el barrio Vélez para iniciar los programas, ya con el nombre de Compartir, porque ya en el transcurso de esa semana me había reunido con las viudas que habían, pasé avisos por la prensa, todo el mundo colaboró para esto, se anunció y empezó a llegar la gente hasta ajustar 84 viudas recientes, en el año 1994; total que salió de esta petición de monseñor Isaías Duarte. 

Luego el abogado de la Diócesis me dijo, venga le muestro su oficina, yo le dije: no, a mí no me dé una oficina, dígame que puedo tener yo, porque voy a alquilar una casa, entonces Monseñor me dijo: hermana que le den un millón de pesos para empezar y yo le dije está bien, con un millón empiezo, empecé con ese millón, pagué dos o tres meses arriendo, pagué atenciones a las viudas, todos los encuentros que fui haciendo, hice un poco de dotación, aunque empecé a pasar por las diferentes empresas que se habían comprometido a que iban a ayudar a sostener el programa y cuando se llegó la hora de la verdad, la una me dio dos mesas, la otra un ventilador, la otra un escritorio, la otra tres sillas, etc., pero plata no hubo, solamente Augura empezó a entregar una ayuda de 150 mil pesos mensuales, no se me olvida que me ayudaban muchísimo, porque con eso le pagaba a la Trabajadora Social que busqué como ayuda, porque yo también soy trabajadora social. 

Quien da amor, recibe amor
Total, que empezamos y seguimos así dos años, pero al finalizar el segundo año, nos presentamos como institución al premio Fundación Alejandro Ángel Escobar y nos lo ganamos, reconociéndonos como la institución más pequeña y más joven que concursamos, nos dieron un regalo de 35 millones que era muchísima plata y compramos la casa donde funciona la sede principal y para iniciar el segundo piso”. Explicó la Hermana Carolina. Compartir también ganó el premio internacional Jaime Brunet. 

Compartir compró la empresa Pasaban, que produce y vende productos de banano, el dueño la vendió y entrenó a un grupo de mujeres quienes hoy viven dignamente, no ha sido una tarea fácil, han debido sortear a pícaros que las han tumbado en propuestas de distribución y exportación, hasta que prácticamente se quedaron con el mercado local. Hoy incluso afrontan una demanda judicial de una empresa que reclama la exclusividad de uno de sus productos bandera. Pasaban ya pasó, la barrera de los veinte años en el mercado y tiene un puesto de venta en el aeropuerto Los Cedros de Carepa, donde el público los prefiere por la labor social que cumplen, sus ventas allí son buenas, en Medellín hay otro punto en el aeropuerto que se llama Ebocados, en Turbo existe otro punto de venta y en el supermercado Los Ibáñez de Apartadò. 

El fruto de la cosecha
Tal vez el patrimonio más grande de Compartir, es su buena reputación y la confianza ganada en sus 25 años de existencia, la hermana Carolina no disimula su satisfacción ante ese buen nombre y afirma: “Todo el dinero del mundo no alcanzaría para lo que queremos, pero en la medida de lo que recibimos lo entregamos a los programas y realizamos cosas muy lindas que quienes se atreven a apostarle quedan contentos, le apuestan al trabajo con la Fundación, porque saben que lo que aquí pongan aquí se ve, aquí cada centavo, o cada peso se convierte, no solo en pesos, sino en millones” 

En Compartir no todo ha sido color de rosa, cuando los apoyos de España y otras empresas de la región flaquearon, la incertidumbre llegó, la estabilidad de los hogares tambaleó, luego en medio de esas angustia surge otro mecenas desde Bogotá les tira un salvavidas y las aguas turbulentas se van amainando. 

Entre los momentos de angustia, la religiosa cuenta: “momentos difíciles, los que viví escuchando a las viudas lógicamente en la época en que llegaban por cientos, escuchando sus relatos y sus situaciones y la impotencia a veces para ver cómo les dábamos solución; pero también momentos de mucha alegría cuando lográbamos dar soluciones” 

Como la violencia en Colombia no parece tener fin, aún siguen llegando viudas y huérfanos a Compartir, al parecer por efectos de la delincuencia común, aunque ya no los desfiles de la década del noventa y eso reconforta a la hermana Carolina, le da una tregua para tomar impulso y seguir el camino. “Hoy tenemos otras violencias, otras carencias “Dijo. 

Cuando la semilla cae  en tierra abonada

Y para cerrar este reportaje, la hermana Carolina María dejó el siguiente mensaje: 

“Yo quisiera decirle no solo a Urabá sino al mundo, que hagamos acciones que busquen la paz, que no fomentemos la violencia de ninguna clase, no solamente la violencia política sino todo tipo de violencia, que luchemos por la paz y por el bienestar, que trabajemos por los niños y que pensemos en ellos para que les construyamos un mañana más justo, más humano y más fraterno y les diría a todos con respecto a la Fundación, que no duden, no importa que no sea Compartir, en dar su apoyo por programas que busquen la solución de los problemas más apremiantes de la población menos favorecida, brindémosle la mano a quien nos pide el apoyo, Compartir está ahí para que todos los que quieran llegar para aportar a los que no tienen, aquí estamos”. 

Compartir ha recibido durante estos 25 años, generoso apoyo de la empresa privada, del sector público, de personalidades, de la comunidad internacional, de los medios de comunicación, una larga lista que por temor a no citar a alguien comprometido con estos respaldos, mejor la omitimos. 

Y la hermana Carolina, se va recordando una de sus canciones favoritas: “Los caminos de la vida, no son como yo pensaba; no son como imaginaba…”

viernes, 8 de marzo de 2019

Teodoro no se deja derrotar

EL PREGONERO DEL DARIÈN, habló con el comandante “Platón” del entonces EPL, hoy Esperanza Paz y Libertad, Teodoro Manuel Díaz Lobo, quien posteriormente fuera concejal de Turbo y Apartadò, secretario del Concejo y alcalde de este municipio, la paz, la guerra, la reconciliación y la temible enfermedad que lo azota, fueron los temas centrales de este diálogo.

                                          Una lucha real contra la muerte

“Las desigualdades sociales, la represión, el estado de terror permanente, la macartizaciòn, leer o distribuir un periódico como “Revolución”, era un delito, la desaparición, el atentado contra la vida, hacíamos parte del Partido Comunista Marxista Leninista, fueron las cosas que nos llevaron a cambiar un poco de cosas de un estado inoperante, que diera mejores garantías a los ciudadanos, esto me llevó a muy temprana edad, estando estudiando a vincularme a estos proyectos de rebeldía, recuerdo que el movimiento estudiantil en Córdoba era muy fuerte pero había mucha represión” 

Así recuerda el excombatiente del EPL, su tránsito de la vida estudiantil al movimiento armado. 

“Del comandante “Platón”, quedan los recuerdos, hoy existe Teodoro Manuel Díaz Lobo, que desde el año 91 que firmamos el acuerdo de paz, hemos estado aquí en la zona, hemos acompañando todos los procesos sociales, y voy a decir, hoy queda la experiencia, queda el recorrido, queda lo que uno haya plasmado, lo que ha logrado hacer por los municipios” Dice este hombre, para quien la paz es el mejor camino que se puede emprender, por difícil que sea. 

Teodoro no se da por vencido 

“En este recorrido por la paz fui, concejal por Turbo, en los años 92, 93, 94 y 95, después de eso fui concejal de Apartadó, cuando llegamos al famoso consenso político y elegimos a Gloria Isabel Cuartas Montoya alcaldesa, después fui concejal cuando inhabilitaron a siete u ocho concejales en el gobierno de Oswaldo Cuadrado y finalmente por la enfermedad que me a queja, no pude terminar el periodo como secretario del Concejo de Apartadó, puedo decir que casi los 28 años que llevo de desmovilizado he estado en la vida pública”, así resume Teodoro su paso por la vida institucional, tras 28 años de haber hecho dejación de las armas. 

Uno de los temas obligados de abordar en este reportaje, es la ola de muertos que tuvo el EPL durante su paso a la vida civil y así relata Teodoro este espinoso capítulo, que entre cosas hoy transitan las FARC, con ochenta de sus hombres asesinados en dos años de proceso de paz: 

“Hay que decirlo, nosotros también vivimos esa coyuntura, volvieron unos compañeros a rearmarse y a emprender el camino de la violencia y nos declararon como enemigos, entonces es una etapa muy difícil, yo no me alegro porque las FARC estén viviendo eso, lo que hay que decir, es que hay que acudir a la institucionalidad, hay que acudir a la firmeza, de seguir con ese tratado de paz que se pactó, que tiene vacíos, creo que es la salida, hoy efectivamente es el dialogo, es el consenso para resolver los temas y no la eliminación física, que es lo que mucha gente en Colombia todavía no ha entendido, que es mucho mejor la paz y no la guerra, hay unos amigos aquí que creen que la guerra es jugando, la guerra tiene costo y sobre todo en vidas en humanas. 

Creo que no debemos renunciar a la paz, a nosotros nos costó mucho y hoy 28 años después tenemos que decir que valió la pena, sacrificamos vidas importantes para la región, pero vale la pena persistir y nunca renunciar” 

Sobre la presencia de Rubén Cano, conocido en medios de la guerra como “Manteco” en Mutatá y uno de los hombres más beligerantes de las FARC en Urabà , quien estuvo confrontando con las armas al EPL, luego de su desmovilización, Teodoro mostró incluso su interés de sentarse a dialogar con él: 

Ahora más que nunca en pie de lucha 

“Que siga en el camino en el que está y es más, aprovecho la oportunidad para decirle que tenemos que sentarnos, yo ya viví un proceso de reintegración a la sociedad, se lo que cuesta levantar un proyecto productivo, o lo que sería volver un guerrillo empresario, eso cuesta y eso tiene sus mecanismos, hay que formar a ese hombre en ese nuevo espíritu y creo que si ayer tuvimos diferencias hoy nos podemos sentar y podemos dialogar y resolver muchas cosas de las que ayer fueron producto de disputas, o producto de desacuerdo. Hoy creo que él está en condiciones de entenderlo, y creo que le tenemos que dar la mano” fue el mensaje enviado al excombatiente Rubén Cano y agregó: “Estoy dispuesto a sentarme con él, a saludarlo e intercambiar ideas, no tengo ningún reparo, ellos van a recorrer el mismo camino que nosotros recorrimos, con un sacrificio enorme y la sociedad tiene que acogerlos. 

Uno de los hechos más dramáticos de este proceso de paz con el EPL, fue que casi todos los proyectos productivos fueron abortados por el coletazo de la violencia y así lo relata Teodoro: 

“Todos los procesos productivos de aquella época, por el fenómeno de la violencia fueron terminados y en la conmemoración de los 28 años dábamos algunas cifras, el proceso de una cooperativa transportadora rural de Urabá, donde se importaron 16 camperos para igual número de desmovilizados, que nos costó dos años traer esos vehículos a Colombia, pero en un día, en un ratico los acabó un retén en la vía El Tres-San Pedro, ese esfuerzo de los desmovilizados, las familias, el gobierno, fue quemado en un ratico. Una proveedora que se montó por los lados de Las Changas, también fue quemada, hubo otros proyectos que tuvieron una vida más duradera de 10-12 años, que fue el proyecto de la finca platanera que yo dirigí, iniciamos 14, pero terminamos ocho, en esa consolidamos la finca, pero después en la ola de la violencia, asesinaron a dos integrantes, los demás cogimos miedo, hasta que salimos de la finca y si el estado no garantizaba la vida de nosotros en el casco urbano, menos en la parte rural. 

28 años sin armas 

Y así todos los proyectos se fueron a pique, también hay un número de compañeros que los vinculamos inicialmente al DAS, hoy están con la Unidad Nacional de Protección, a nivel de Antioquia, quedan como 20 que están que se jubilan, otros lograron profesionalizarse y me parece que fueron hechos significativos. 

Sobre la mutación de un sector del antiguo EPL al uribismo, hecho que le ha generado las mayores críticas y desgaste a los desmovilizados, Teodoro lo define así: 

“Como organización o como desmovilizado, cada quien va tomando su rumbo y su dinámica, yo tengo que decirlo, que no tiene sentido uno seguir de espaldas a la paz, no tiene sentido seguir avalando proyectos guerreristas en el país, y desde ese punto de vista hubo sectores nuestros que se plegaron al paraguas que da Álvaro Uribe Vélez, porque hay que decirlo, es un líder con mucho carisma, con mucha visión y con mucho conocimiento del país y de la región, pero también estuvimos otros que nos mantuvimos al margen de esa iniciativa, de no apoyar las propuestas de Álvaro Uribe, que en particular creo que no le convienen al país. 

Pero este hombre no se queda quieto, ahora tiene en mente una idea política, aunque un poco utópica, aspira plantearla y discutirla en público de hecho ya la tiene andando: 

“Yo creo que aquí hay propuestas que integran, que requieren de la unidad de toda la región y cuando hablo de la región hablo de los 11 municipios del Urabá Antioqueño, yo sigo soñando con que la región tiene el potencial, tenemos las cabezas pensantes para decir en vez de 20 o 30 candidatos que salgan a disputarse los voticos para la asamblea departamental, creo que podemos unificarlos todos en una sola lista por firmas, independientemente si son del Centro Democrático, del Partido Verde, de la Alianza Social Indígena, Partido Liberal, Partido Conservador y todos los partidos que existan, pero no estamos diciendo que renuncien a sus partidos, estamos diciendo, todos esos candidatos en el caso de Apartadó que hay como siete u ocho, venga, metámonos y empecemos a recolectar firmas. 

Si logramos concretar ese sueño, entonces, nos van a llamar los candidatos de Turbo que son como cinco, los de Carepa, de Chigorodó, de San Pedro, de Arboletes, de San Juan y a todos los podemos meter en una lista a la Asamblea, para pelear por las curules, podemos meter hasta 26 renglones, en voto preferente, si logramos concretar eso en una sola propuesta, que cojamos 20 compañeros que quieran ser candidatos, que cada candidato le ponga a la lista tres mil votos, estamos hablando de 60 mil votos, lo que significa ni más ni menos que tendríamos un diputado por cociente y estaríamos raspando el segundo por residuo y como es voto preferente, el que más votos saque, ese va a ser el diputado. 
También 28 años de vida pública 

Creo que esa es una propuesta interesante, integradora, soñadora. Pero una cosa es echar el cuento aquí y otra cosa es ir a concretar, hablar con cada uno de los candidatos para que entiendan que yo no le estoy pidiendo que renuncien a su partido, les estoy pidiendo que nos demos una oportunidad como región. En el eje bananero, con el potencial que tenemos, existen 250 mil cédulas aptas para votar, ahí tenemos para buscar los 60 mil votos que estoy sumando. 

Sobre el tema de la Justicia Especial para la Paz (JEP), dijo que cada quien es libre de ir, pero que ellos específicamente están hablando con ellos el tema de “la persecución y el aniquilamiento físico que hicieron aquí en la región de Urabá, donde hay por unos 500 o 600 asesinatos ya identificados, entonces, eso es un gran número, por eso estamos acudiendo a la JEP, porque queremos que ellos en el marco de su competencia avalen ese proceso que prácticamente es desconocido” 

El último tema abordado con Teodoro Manuel Díaz Lobo, el más crítico, ahora que está librando tal vez su última batalla por la vida, al haberle sido diagnosticada una enfermedad terminal, que tampoco ha logrado derrotarlo. 

                                                 Un hombre siempre combatiente 

“Yo he tenido algunos quebrantos de salud muy graves, tuve un aneurisma cerebral que me paralizó medio cuerpo en el 2011, en el 2012 estando recuperándome, me dio un infarto que me llevó a una cirugía de corazón abierto, después de eso, el 2016, me fui de operación de cálculos en la vesícula y ahora, un día antes de las elecciones de la segunda vuelta, haciéndole campaña a Gustavo Petro, me dio un patatús, me llevaron a la clínica y ahí dure 14 días, en estado de coma, de ahí logré sobrevivir, quedarme aquí en el planeta tierra y entonces me fui para Medellín, allí me descubrieron un cáncer de células plasmáticas que duró un tiempo encubándose en mi cuerpo y eso acabó con los riñones, me estoy haciendo un tratamiento de quimioterapia para combatir las células cancerígenas que tengo en el cuerpo, ya voy para el octavo ciclo de quimioterapia, cada quimioterapia consta de cinco sesiones, y por el otro lado, me estoy haciendo tres veces a la semana hemodiálisis, porque los riñones, como los acabó el cáncer, no alcanzan a purificar la sangre, eliminar las toxinas, estoy en una prueba muy grande, la gente me puede ver bien, pero esta vaina es brava, este cáncer me tiene a mi ganado, pero no estoy derrotado, yo voy a seguir peleando, voy a seguir alegre en las calles saludando a la gente, es la actitud, porque hay gente que le dicen tiene cáncer, y se echa a la muerte … no, no, no yo ya vivir, y si voy a vivir tres días, voy a vivirlos contento, agradables para la familia, voy a vivirlos plenamente. Que me voy a morir sí, todo el mundo se va a morir, pero yo sigo con esa actitud, y todo el mundo me pregunta ¿tú no estás enfermo? Si claro, yo tengo una enfermedad terminal, pero no me le voy a achicopalar como decimos comúnmente, yo estoy en tratamiento médico y salgo a la calle, manejo el carro, pero no tengo ningún problema y hablo de política, hago propuestas, voy a las reuniones y hablo, pero definitivamente tengo una enfermedad terminal que va acabar con mi vida, pero quiero dejar rastro en la vida, en el municipio de Apartadó, y voy a seguir en la brega política.” 
Aún hay propuestas 

miércoles, 6 de marzo de 2019

Las gambetas de Adalberto Vanegas

Intentando sacar a uno de sus hijos del precipicio, este hombre terminó enfrascado en una lucha interminable por salvar a la juventud de Chigorodó, al menos los que se dejen y los que pueda, su intento es muy grande.


La disciplina como herramienta fundamental en la formación 

Crónicas del Camino por: Wilmar Jaramillo Velásquez

Tenía una cita con Adalberto Vanegas López, en una cancha del barrio Monte Carlo de Chigorodó, llegó veinte minutos tarde, pues su destartalada bicicleta lo abandonó a su suerte en la mitad del camino y debió cruzar a pie el pueblo de norte a sur, para poder llegar. 
Adalberto venía del colegio Juan Evangelista Berrío donde desarrolla su jornada laboral como responsable del aseo de los baños, a cumplir con el entrenamiento de sus muchachos del Club de Fútbol Van Van. 

Vanegas, siempre orgulloso de sus muchachos 

Adalberto es tal vez el hombre màs popular de Chigorodó, reconocido por padres de familia, por deportistas, por los alcaldes y paradójicamente también el màs olvidado, ninguna autoridad local, ni regional, ni la empresa privada, han entendido el valor que este hombre encierra para la formación de la juventud, o como el mismo afirma: “Mi labor consiste en trabajar para hacer mejores personas, buenos ciudadanos” 

Adalberto nació en Cáceres Antioquia, hace seis décadas, pero llegó de niño a Apartadò donde estudió hasta quinto año de bachillerato, allí se formó como deportista íntegro, perteneció simultáneamente a las selecciones de Voleibol, Fútbol y Baloncesto, diez años como titular en las tres disciplinas, diez años como el mejor delantero y cinco años invencible como el goleador de la Selección de Fútbol de este municipio.

Adalberto Vanegas López 

“No llegué al fútbol profesional por falta de apoyo para instalarme en Medellín, hoy puedo decir que soy un futbolista frustrado” dice bajo una mirada nostálgica. 

De niño prácticamente fue expulsado de su tierra, tras el asesinado de su padre, llegó a Urabà, donde se acabó de criar y aprendió el arte de la supervivencia, pero también de la verdadera solidaridad, dar sin esperar recompensa alguna y eso es lo que lo hace grande, lo que hace brillar su obra con todo el esplendor. 

Adalberto lleva 28 años radicado en Chigorodó, donde fue trabajador bananero, administrador de fincas, aprendió todas las labores de este oficio, hoy tiene 60 años, aunque su vida de deportista lo hace aparentar muchos menos. 

Desde hace diez años comenzó su Club Deportivo Van Van, hoy alberga 85 niños, entre los cinco y los 14 años, la mayoría no tiene ni para pagar los veinte mil pesos de mensualidad, pero para él es igual, algunos ni siquiera tienen zapatos para entrenar, y eso si lo mortifica: “A veces lloro en solitario, al ver como en Urabà hay plata para tantas cosas y no para apoyar a estos muchachos” dice en medio de la frustración y la impotencia. 

Los muchachos escuchan atentos a su profesor 

Su trabajo con jóvenes en riesgo es otra triste historia, pero con final feliz, comenzó buscando sacar a uno de sus hijos que había caído en las pandillas y la drogadicción y se encontró con el enorme problema que hoy azota el eje bananero; fuera de haber salvado a su hijo, trabaja con trecientos muchachos, con grupos de veinte y treinta, las administraciones locales, lo han apoyado con psicólogos, trabajo social y desde la Secretaria de Educación. 

Adalberto les hace seguimiento a estos muchachos y se alegra que 37 de ellos sean obreros bananeros, electricistas y hasta árbitros de futbol. En los últimos días trabaja con ciento cincuenta jóvenes en riesgo, los guía con el deporte, charlas, mucha pedagogía y eso lo hace feliz.

Las mujeres también sobresalen en este proceso.

También tiene un grupo de 43 mujeres futbolistas, entre los 14 y los 35 años, a 14 de ellas que habían abandonado sus estudios las encaminó de nuevo por las aulas escolares. 

Adalberto es padre de doce hijos, como para formar su propio equipo de fútbol, diez hombres y dos mujeres, su puntal fundamental en esta lucha desigual, es su mujer, Luz Amparo Ramos Barrio, quien fue titular por diez años de la Selección de Voleibol de Chigorodó, como quien dice, de tal palo tal astilla. 

La rutina de este filántropo criollo, la divide entre las escobas y las traperas en los baños del colegio Juan Evangelista Berrío, donde su rector Libardo Márquez le permite que modifique sus horarios para que se pueda adaptar al entrenamiento de los muchachos, tanto en la jornada de la mañana, como de la tarde, por eso es común verlo a las ocho de la noche terminando su jornada en esta institución, luego de trabajar con sus jóvenes.

Un hombre siempre dispuesto a servir, sin esperar recibir

La tarea no ha sido fácil, pero ochocientos jóvenes han pasado por sus manos generosas y son mejores personas. La gran satisfacción de Adalberto, algo así como el pago moral y espiritual que recibe por sus aportes a la sociedad. 

“La impotencia me ataca cuando veo que unos niños no pueden ir a un torneo a Apartadó, simplemente porque no tienen un pasaje, hoy por ejemplo tengo cinco niños sin zapatos, y eso me mortifica” 

Adalberto Vanegas López ha tocado muchas puertas, pero muy pocas se abren, el mismo vive de un salario mínimo como obrero de una empresa de aseo y le es casi imposible multiplicarlo más, hacer más milagros.

Uno de los mejores aportes a la paz. El deporte

Así, mientras en Urabà los jóvenes se ahogan en la violencia, las cruces aumentan en los cementerios, las madres lloran desconsoladas ante la impotencia de la muerte impune, este hombre, de una condición humana inigualable, de una resistencia y temple de acero, sigue tocando puertas, presentando proyectos en busca de soluciones. 

Su balance no puede ser mejor, son unos ochocientos muchachos arrebatados a la muerte, guiados por otros senderos menos escabrosos, unos estudiando, otros practicando deportes, otros ya trabajando en puestos dignos de empleo y eso si le produce una satisfacción enorme. 

“Mi mejor regalo es cuando encuentro a una madre de familia, a un profesor, a un amigo y me reconoce, me agradece por lo poco o mucho que he podido hacer por esos muchachos. Esa es mi mejor paga” cuenta con algo de júbilo en sus expresiones.

El hombre más popular de Chigorodó,
 pero el menos reconocido.

En la medida que avanza el diálogo con Adalberto Vanegas López, su rostro va cambiando de la tristeza a la alegría, de acuerdo con cada pasaje de su relato, con cada episodio de esta última década rescatando muchachos de las drogas, de las pandillas, o simplemente poniendo una barrera con el deporte para que otros no crucen esa peligrosa línea. 

Por ejemplo, cuando dice que es el único que llena con sus torneos, el estadio del barrio El Prado, no puede ocultar su sonrisa, su satisfacción. “Se llaman torneos de los Valores, y se convierten en una integración entre familias, vecinos y amigos, en días inolvidables” cuenta. 

Pero cuando recuerda la década en que más muchachos fueron reclutados por los grupos armados, entonces su rostro se apaga y las palabras no le fluyen, porque conoce el fin de muchos de estos jóvenes.


Luz Amparo Ramos Barrio, quien fue titular por diez años de la 
Selección de Voleibol de Chigorodó, en su mujer, su  puntal.

Es esta una breve historia de uno de los hombres màs importantes del eje bananero, colmado de una humildad, una paciencia sin límites, un don de gente envidiables, que hoy pasa sus días entre la rutina de lavar los baños del colegio Juan Evangelista Berrio y salvar muchachos de la guerra, la droga, de la muerte. 

Al final, y cuando la tarde calurosa de marzo cae estrepitosamente, cuando el sol se esconde raudo por entre la majestuosa cordillera de Abibe, la prolongada sequía le ha convertido la cancha prestada, en un polvero infernal, que ya quisiera tragarse a sus muchachos, Adalberto Vanegas López lo ve como una gambeta màs por sus muchachos y nos dice: 

“Seguiré cumpliendo con esta tarea, hasta el último día de mi existencia, sin esperar que nadie me pague o me reconozca; simplemente que apoyen a estos jóvenes, tampoco busco figurar, ni formar futbolistas para los grandes clubes, con sacarlos de sus problemas o evitar que lleguen a ellos, para mi es más que suficiente” 

Es un trabajo invaluable por los jóvenes

Chigorodó- Canchas del barrio Monte Carlo- marzo de 2019.