viernes, 8 de marzo de 2019

Teodoro no se deja derrotar

EL PREGONERO DEL DARIÈN, habló con el comandante “Platón” del entonces EPL, hoy Esperanza Paz y Libertad, Teodoro Manuel Díaz Lobo, quien posteriormente fuera concejal de Turbo y Apartadò, secretario del Concejo y alcalde de este municipio, la paz, la guerra, la reconciliación y la temible enfermedad que lo azota, fueron los temas centrales de este diálogo.

                                          Una lucha real contra la muerte

“Las desigualdades sociales, la represión, el estado de terror permanente, la macartizaciòn, leer o distribuir un periódico como “Revolución”, era un delito, la desaparición, el atentado contra la vida, hacíamos parte del Partido Comunista Marxista Leninista, fueron las cosas que nos llevaron a cambiar un poco de cosas de un estado inoperante, que diera mejores garantías a los ciudadanos, esto me llevó a muy temprana edad, estando estudiando a vincularme a estos proyectos de rebeldía, recuerdo que el movimiento estudiantil en Córdoba era muy fuerte pero había mucha represión” 

Así recuerda el excombatiente del EPL, su tránsito de la vida estudiantil al movimiento armado. 

“Del comandante “Platón”, quedan los recuerdos, hoy existe Teodoro Manuel Díaz Lobo, que desde el año 91 que firmamos el acuerdo de paz, hemos estado aquí en la zona, hemos acompañando todos los procesos sociales, y voy a decir, hoy queda la experiencia, queda el recorrido, queda lo que uno haya plasmado, lo que ha logrado hacer por los municipios” Dice este hombre, para quien la paz es el mejor camino que se puede emprender, por difícil que sea. 

Teodoro no se da por vencido 

“En este recorrido por la paz fui, concejal por Turbo, en los años 92, 93, 94 y 95, después de eso fui concejal de Apartadó, cuando llegamos al famoso consenso político y elegimos a Gloria Isabel Cuartas Montoya alcaldesa, después fui concejal cuando inhabilitaron a siete u ocho concejales en el gobierno de Oswaldo Cuadrado y finalmente por la enfermedad que me a queja, no pude terminar el periodo como secretario del Concejo de Apartadó, puedo decir que casi los 28 años que llevo de desmovilizado he estado en la vida pública”, así resume Teodoro su paso por la vida institucional, tras 28 años de haber hecho dejación de las armas. 

Uno de los temas obligados de abordar en este reportaje, es la ola de muertos que tuvo el EPL durante su paso a la vida civil y así relata Teodoro este espinoso capítulo, que entre cosas hoy transitan las FARC, con ochenta de sus hombres asesinados en dos años de proceso de paz: 

“Hay que decirlo, nosotros también vivimos esa coyuntura, volvieron unos compañeros a rearmarse y a emprender el camino de la violencia y nos declararon como enemigos, entonces es una etapa muy difícil, yo no me alegro porque las FARC estén viviendo eso, lo que hay que decir, es que hay que acudir a la institucionalidad, hay que acudir a la firmeza, de seguir con ese tratado de paz que se pactó, que tiene vacíos, creo que es la salida, hoy efectivamente es el dialogo, es el consenso para resolver los temas y no la eliminación física, que es lo que mucha gente en Colombia todavía no ha entendido, que es mucho mejor la paz y no la guerra, hay unos amigos aquí que creen que la guerra es jugando, la guerra tiene costo y sobre todo en vidas en humanas. 

Creo que no debemos renunciar a la paz, a nosotros nos costó mucho y hoy 28 años después tenemos que decir que valió la pena, sacrificamos vidas importantes para la región, pero vale la pena persistir y nunca renunciar” 

Sobre la presencia de Rubén Cano, conocido en medios de la guerra como “Manteco” en Mutatá y uno de los hombres más beligerantes de las FARC en Urabà , quien estuvo confrontando con las armas al EPL, luego de su desmovilización, Teodoro mostró incluso su interés de sentarse a dialogar con él: 

Ahora más que nunca en pie de lucha 

“Que siga en el camino en el que está y es más, aprovecho la oportunidad para decirle que tenemos que sentarnos, yo ya viví un proceso de reintegración a la sociedad, se lo que cuesta levantar un proyecto productivo, o lo que sería volver un guerrillo empresario, eso cuesta y eso tiene sus mecanismos, hay que formar a ese hombre en ese nuevo espíritu y creo que si ayer tuvimos diferencias hoy nos podemos sentar y podemos dialogar y resolver muchas cosas de las que ayer fueron producto de disputas, o producto de desacuerdo. Hoy creo que él está en condiciones de entenderlo, y creo que le tenemos que dar la mano” fue el mensaje enviado al excombatiente Rubén Cano y agregó: “Estoy dispuesto a sentarme con él, a saludarlo e intercambiar ideas, no tengo ningún reparo, ellos van a recorrer el mismo camino que nosotros recorrimos, con un sacrificio enorme y la sociedad tiene que acogerlos. 

Uno de los hechos más dramáticos de este proceso de paz con el EPL, fue que casi todos los proyectos productivos fueron abortados por el coletazo de la violencia y así lo relata Teodoro: 

“Todos los procesos productivos de aquella época, por el fenómeno de la violencia fueron terminados y en la conmemoración de los 28 años dábamos algunas cifras, el proceso de una cooperativa transportadora rural de Urabá, donde se importaron 16 camperos para igual número de desmovilizados, que nos costó dos años traer esos vehículos a Colombia, pero en un día, en un ratico los acabó un retén en la vía El Tres-San Pedro, ese esfuerzo de los desmovilizados, las familias, el gobierno, fue quemado en un ratico. Una proveedora que se montó por los lados de Las Changas, también fue quemada, hubo otros proyectos que tuvieron una vida más duradera de 10-12 años, que fue el proyecto de la finca platanera que yo dirigí, iniciamos 14, pero terminamos ocho, en esa consolidamos la finca, pero después en la ola de la violencia, asesinaron a dos integrantes, los demás cogimos miedo, hasta que salimos de la finca y si el estado no garantizaba la vida de nosotros en el casco urbano, menos en la parte rural. 

28 años sin armas 

Y así todos los proyectos se fueron a pique, también hay un número de compañeros que los vinculamos inicialmente al DAS, hoy están con la Unidad Nacional de Protección, a nivel de Antioquia, quedan como 20 que están que se jubilan, otros lograron profesionalizarse y me parece que fueron hechos significativos. 

Sobre la mutación de un sector del antiguo EPL al uribismo, hecho que le ha generado las mayores críticas y desgaste a los desmovilizados, Teodoro lo define así: 

“Como organización o como desmovilizado, cada quien va tomando su rumbo y su dinámica, yo tengo que decirlo, que no tiene sentido uno seguir de espaldas a la paz, no tiene sentido seguir avalando proyectos guerreristas en el país, y desde ese punto de vista hubo sectores nuestros que se plegaron al paraguas que da Álvaro Uribe Vélez, porque hay que decirlo, es un líder con mucho carisma, con mucha visión y con mucho conocimiento del país y de la región, pero también estuvimos otros que nos mantuvimos al margen de esa iniciativa, de no apoyar las propuestas de Álvaro Uribe, que en particular creo que no le convienen al país. 

Pero este hombre no se queda quieto, ahora tiene en mente una idea política, aunque un poco utópica, aspira plantearla y discutirla en público de hecho ya la tiene andando: 

“Yo creo que aquí hay propuestas que integran, que requieren de la unidad de toda la región y cuando hablo de la región hablo de los 11 municipios del Urabá Antioqueño, yo sigo soñando con que la región tiene el potencial, tenemos las cabezas pensantes para decir en vez de 20 o 30 candidatos que salgan a disputarse los voticos para la asamblea departamental, creo que podemos unificarlos todos en una sola lista por firmas, independientemente si son del Centro Democrático, del Partido Verde, de la Alianza Social Indígena, Partido Liberal, Partido Conservador y todos los partidos que existan, pero no estamos diciendo que renuncien a sus partidos, estamos diciendo, todos esos candidatos en el caso de Apartadó que hay como siete u ocho, venga, metámonos y empecemos a recolectar firmas. 

Si logramos concretar ese sueño, entonces, nos van a llamar los candidatos de Turbo que son como cinco, los de Carepa, de Chigorodó, de San Pedro, de Arboletes, de San Juan y a todos los podemos meter en una lista a la Asamblea, para pelear por las curules, podemos meter hasta 26 renglones, en voto preferente, si logramos concretar eso en una sola propuesta, que cojamos 20 compañeros que quieran ser candidatos, que cada candidato le ponga a la lista tres mil votos, estamos hablando de 60 mil votos, lo que significa ni más ni menos que tendríamos un diputado por cociente y estaríamos raspando el segundo por residuo y como es voto preferente, el que más votos saque, ese va a ser el diputado. 
También 28 años de vida pública 

Creo que esa es una propuesta interesante, integradora, soñadora. Pero una cosa es echar el cuento aquí y otra cosa es ir a concretar, hablar con cada uno de los candidatos para que entiendan que yo no le estoy pidiendo que renuncien a su partido, les estoy pidiendo que nos demos una oportunidad como región. En el eje bananero, con el potencial que tenemos, existen 250 mil cédulas aptas para votar, ahí tenemos para buscar los 60 mil votos que estoy sumando. 

Sobre el tema de la Justicia Especial para la Paz (JEP), dijo que cada quien es libre de ir, pero que ellos específicamente están hablando con ellos el tema de “la persecución y el aniquilamiento físico que hicieron aquí en la región de Urabá, donde hay por unos 500 o 600 asesinatos ya identificados, entonces, eso es un gran número, por eso estamos acudiendo a la JEP, porque queremos que ellos en el marco de su competencia avalen ese proceso que prácticamente es desconocido” 

El último tema abordado con Teodoro Manuel Díaz Lobo, el más crítico, ahora que está librando tal vez su última batalla por la vida, al haberle sido diagnosticada una enfermedad terminal, que tampoco ha logrado derrotarlo. 

                                                 Un hombre siempre combatiente 

“Yo he tenido algunos quebrantos de salud muy graves, tuve un aneurisma cerebral que me paralizó medio cuerpo en el 2011, en el 2012 estando recuperándome, me dio un infarto que me llevó a una cirugía de corazón abierto, después de eso, el 2016, me fui de operación de cálculos en la vesícula y ahora, un día antes de las elecciones de la segunda vuelta, haciéndole campaña a Gustavo Petro, me dio un patatús, me llevaron a la clínica y ahí dure 14 días, en estado de coma, de ahí logré sobrevivir, quedarme aquí en el planeta tierra y entonces me fui para Medellín, allí me descubrieron un cáncer de células plasmáticas que duró un tiempo encubándose en mi cuerpo y eso acabó con los riñones, me estoy haciendo un tratamiento de quimioterapia para combatir las células cancerígenas que tengo en el cuerpo, ya voy para el octavo ciclo de quimioterapia, cada quimioterapia consta de cinco sesiones, y por el otro lado, me estoy haciendo tres veces a la semana hemodiálisis, porque los riñones, como los acabó el cáncer, no alcanzan a purificar la sangre, eliminar las toxinas, estoy en una prueba muy grande, la gente me puede ver bien, pero esta vaina es brava, este cáncer me tiene a mi ganado, pero no estoy derrotado, yo voy a seguir peleando, voy a seguir alegre en las calles saludando a la gente, es la actitud, porque hay gente que le dicen tiene cáncer, y se echa a la muerte … no, no, no yo ya vivir, y si voy a vivir tres días, voy a vivirlos contento, agradables para la familia, voy a vivirlos plenamente. Que me voy a morir sí, todo el mundo se va a morir, pero yo sigo con esa actitud, y todo el mundo me pregunta ¿tú no estás enfermo? Si claro, yo tengo una enfermedad terminal, pero no me le voy a achicopalar como decimos comúnmente, yo estoy en tratamiento médico y salgo a la calle, manejo el carro, pero no tengo ningún problema y hablo de política, hago propuestas, voy a las reuniones y hablo, pero definitivamente tengo una enfermedad terminal que va acabar con mi vida, pero quiero dejar rastro en la vida, en el municipio de Apartadó, y voy a seguir en la brega política.” 
Aún hay propuestas