miércoles, 22 de mayo de 2019

Obligaciones de hijos con los padres

Los alimentos comprenden lo imprescindible para la nutrición, habitación, vestuario, afiliación al sistema general de seguridad social en salud, recreación y cultura.


Adriana Jiménez Cifuentes

Hijos tienen la obligación de aportar alimentos a sus padres 

Por: Adri
ana Jiménez Cifuentes  -Columnista EL PREGONERO DEL DARIÈN 

derechosocialregional@gmail.com

Dentro de las personas a las que por ley se deben alimentos, el artículo 411 del Código Civil incluye a los ascendientes, estos es, a los padres, quienes pueden reclamar respecto de sus hijos, la fijación y pago de una cuota de alimentos. El monto y los requisitos necesarios para la fijación de los alimentos, son los mismos que se tienen en cuenta para establecerlos a favor de los hijos: el parentesco, encontrarse en estado de necesidad por no poderse procurar su propio sustento, y la capacidad económica del obligado a aportarlos. La obligación de los hijos de proveer alimentos a favor de sus padres, se sustenta además, en el deber de solidaridad que el Código Civil en su artículo 251 impone a los hijos, de cuidarlos en su ancianidad, en el estado de demencia, y en todas las circunstancias de la vida en que necesitaren su auxilio. Imposición que fue reforzada por el artículo 9 de la Ley 1850 de 2017, la cual establece el derecho que tienen los adultos mayores de recibir alimentos, el contenido de los mismos, la forma de reclamarlos de quien tiene la obligación de proporcionarlos y la autoridad competente para garantizar su cumplimiento. Al respecto la norma en cita dispone: “Derecho a los alimentos. Las personas adultas mayores tienen derecho a los alimentos y demás medios para su mantenimiento físico, psicológico, espiritual, moral, cultural y social. Serán proporcionados por quienes se encuentran obligados de acuerdo con la ley y su capacidad económica. Los alimentos comprenden lo imprescindible para la nutrición, habitación, vestuario, afiliación al sistema general de seguridad social en salud, recreación y cultura, participación y, en general, todo lo que es necesario para el soporte emocional y la vida autónoma y digna de las personas adultas mayores. En virtud de lo anterior, corresponderá a los Comisarios de Familia respecto de las personas adultas mayores, en caso de no lograr la conciliación, fijar cuota provisional de alimentos. Cumplido este procedimiento el Comisario de Familia deberá remitir el expediente a la Defensoría de Familia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, para que presente en nombre del adulto mayor la demanda de alimentos ante el Juez competente.”. Importante resaltar que tanto en la norma sustancial como en la procesal, la ley faculta a comisarios de familia y jueces para fijar una cuota provisional de alimentos, cuando no ha habido acuerdo entre las partes para su determinación definitiva o cuando el obligado no acude a la citación para conciliación; fijación provisional que tiene por objeto la protección inmediata de quien se encuentra en condiciones de necesidad de dichos alimentos. 

Próxima edición: Cómo hacer efectivo el cumplimiento de la obligación de alimentos 

Monumento a la improvisación en Apartadò

Es casi un hecho que la Comisión de Presupuesto acabará con las pretensiones del señor alcalde, de sumarle ocho mil millones de pesos a la deuda pública, al cierre de su gobierno.

Opinión: 

Por: Wilmar Jaramillo Velàsquez-columnista-EL PREGONERO DEL DARIÈN 

Se ha desatado una ola de rechazo por redes sociales, ante el proyecto presentado por el señor de alcalde de Apartadó Eliecer Arteaga Vargas, de sumarle a la ya abultada deuda pública, un nuevo empréstito por ocho mil millones de pesos. Mejor dicho raspar la olla y trancarle la gestión al que viene. 


Dice sin ningún desparpajo el mandatario que ni siquiera sabía de esa posibilidad, que fue su jefe presupuesto el genio quien halló el botín, así de fácil, ahí tirado, no era sino recogerlo y dice con ese aire de emperadorcito que no es delito hacerlo.

Pues claro que no es un delito, su mandato va hasta el día 31diciembre de este año, pero lo que el desconoce o se hace que no es con él, es que hay tema en el ejercicio de lo público que se llama planificación, proyecciones y que estos dos elementos que muy olímpicamente ignora, son los que permiten proyectar, socializar la sobras que se van a construir como lo dice la ley, buscar los recursos y comenzar sus ejecuciones. 

Hay muchas cosas que el señor alcalde no va a encontrar en los códigos, porque están en la ética y la responsabilidad social de los mandatarios, por eso alza la voz en los medios de comunicación diciendo “que si está participando en política que lo denuncien”, él más que nadie conoce la alcahueta, archivadora y experta en vencimiento de términos en que se convirtió el esperpento de Procuraduría Provincial de Urabá. Por eso actúa tranquilo. 

También reta el alcalde a que denuncien si está ofreciendo coimas a los concejales para que le aprueben el crédito, claro está que el que paga estos delitos no abre la boca y el que recibe los dineros menos, estos solamente se han dado a conocer en otros casos cuando hay incumplimiento en pagos del negociado, cuando hay mala repartición del soborno. 

Así, bajo la “legalidad, se levanta en Apartadó un monumento a la improvisación, el mero trámite del crédito llevaría dos meses, viene la contratación a las carreras, ley de garantías y luego dejar unas obras inconclusas para que el nuevo mandatario cargue con la irresponsabilidad de semejante improvisación. 

El solo hecho de anunciar una inversión de cinco mil millones de pesos para ampliar el puente sobre la vía principal, es el acto màs aleve de desfachatez del alcalde, un puente que acaba de ser remodelado con el prolongado martirio e incomodidades para peatones y trasportadores. 

Recuerdo que al finalizar el mandato del alcalde Mario Agudelo, tenía en caja cinco mil millones de pesos, de recursos propios óigase bien, no de empréstitos y pese a la presión de sus amigos para que patrocinara una feria de contratos politiqueros para apoyar al candidato de su preferencia, se negó y los dejó en caja, los mismos que fueron ejecutados por su sucesor, José Phidalgo Banguero. Los desafueros también tienen excepciones. 

Dos cosas màs para concluir esta reflexión, será casi improbable que la Comisión de Presupuesto avale semejante desbarajuste administrativo, el cual únicamente está siendo aplaudido por los contratistas del despacho a la espera del festín; en esta comisión, hoy en manos de concejales con más sentido de la responsabilidad que el pueblo les dio en las urnas, el alcalde encontrará una férrea oposición a este exabrupto y sin lugar a dudad será negada. 

La otra, se deja entrever el desespero de raspar la olla y contratar hasta el último peso, lo que indica la poca o nula confianza que tiene en su pupilo, la inseguridad y las pocas posibilidades que tiene de triunfo, entonces lo mejor es no correr riesgos y comenzar a bloquear desde ahora el camino al alcalde que lo sucederá. No encuentro otra explicación. 


domingo, 28 de abril de 2019

Un poeta bajo la lupa de Juan Mares

Si “todos los caminos del viento llevan a la flor”, todas las rutas del verso llevan al amor. Esa pudiese ser la consigna cuando se asume la lectura de un poemario como el de Alejandro García Gómez : Juan Mares.

Juan Mares 
Por: Juan Mares 
Especial para El 
PREGONERO DEL DARIÉN 

Un alfabeto de sombras* inmemoriales 

A Alejandro García lo conocí por los tiempos del apogeo de los talleres o conversatorios literarios con Manuel Mejía Vallejo en la ya tutelar Biblioteca Pública Piloto. Igual nos encontrábamos por los mismos días con los talleres de poesía de Jaime Jaramillo Escobar y algunas veces en los del Paraninfo de la Universidad de Antioquia con Mario Escobar Velásquez. Allí, entre libros, tintos unas veces, cervezas otras o de los rones con el vaso de Manuel, me informé que procedía de un pueblo de Nariño, Sandoná, que era de las tierras del sur como Aurelio Arturo y que bueno, que estaba engrupido con los asuntos de las lecturas y la escritura. Esas afinidades nos hicieron cómplices. Un día nos invitó a Gilberto Luque (El Ángel Oscuro) y a mí a su espacio en el barrio Las Cabañas, donde nos mostró su casa y la cama de los actos privados, que ocupaba todo el cuarto, parecía un estadio inmenso para gritar los goles. 

Un día en el Taller de Jaime, presentó unos poemas de su padre y otro, sus propios primeros poemas y de hecho nos gustaron y el aplauso fue unánime, sin embargo, nunca pensé que perseveraría en el oficio de los antiguos aedas. A estas alturas, ya tiene un camino andado como telégrafo del silencio y desenmarañador de oscuridades ante las tempestades del caos. Luego perdí su ruta. Hasta que un día me fui enterando de su persistencia con algunos concursos ganados y varios textos publicados. 

Los poemas navegan por el tiempo de manera inmemorial y aunque pasen los días, las palabras que lo constituyen o las formas que los albergan, se transforman en fuentes literarias con destino a un lector lejano o al pie del caracol del oído, con su ojerosa ventana de noches y de lunas, sin que se atropelle la ciencia de la lógica, la objetividad muchas veces obtusa, ni las ligerezas de un lector desprevenido, para colgar con las estrellas de mar en una pared blanca y con ellas, la pericia del creador de soledades, desde cualquier paisaje de una tarde leyendo a Homero, a Kavafis o a Whitman para descifrar un Alfabeto de sombras. 

Si “todos los caminos del viento llevan a la flor”, todas las rutas del verso llevan al amor. Esa pudiese ser la consigna cuando se asume la lectura de un poemario como el de Alejandro García Gómez que para trasegar con el cuento, la novela y otras escrituras, un día plasmó los textos de la nostalgia de las horas vencidas, tras el transcurso de los siglos, como jugando a un teatro de sombras. Eso sí, todos los caminos del viento, por igual, llevan a la flor de los olvidos. Y cuando evocamos, rememoramos los caminos olvidados de la historia, la fantasía y los limitados días del individuo como tal. Solo la memoria por medio de los libros nos traen los hitos del pasado para contrastarlos con los presentes vividos. Eso se nota en Alfabeto de sombras. 

Se nota el leve desamor que no compensa con lo presupuestado en los textos como: 

Si te sientes perdido, 

Busca de nuevo tus ojos, 

Recuerda que menos el deseo 

Y más el azar, el miedo a nuestras propias frustraciones 

Deciden nuestra propia elección de viaje. 

Es el recuerdo de lo deseado donde el azar arroja a otras realidades desde un presente inesperado. 

Vamos al comienzo donde de estrada al dar una ojeada al texto en su conjunto, vemos como el autor divide el poemario en dos partes dándole a cada parte un título y donde la segunda parte es la que da título el texto. 

La primera parte es la recreación y la reacción frente a la experiencia del guerrero y para este caso a Ulises como espejo. Allí donde Ulises va de regreso a su Ítaca se resume el regreso como evocación de la partida. Todo regreso es guerrear contra el olvido pero el rio Heráclito regresa con otras lluvias. 

Así se va construyendo una serie de añoranzas que construyen el recelo y la desconfianza frente un presente hecho añicos desde la metáfora de los deseos escanciados en vasos vacíos: el aedo vencido, ¿Alceo el abandonado de Safo? El poema numerado con el 12 lo canta de manera clara trayendo una frase de otro poeta, ““El amor solo trae llanto de muerte””. Allí donde Ulises ya no es un canto épico sino una tragedia diseccionada con el tiempo en que ya este héroe era sol polvo del tiempo en las partículas del universo. Poema 24: 

No desconfíes de tu mujer, 

Trabajo le costó tejer, tejer y tejer, 

Trabajo le costó destejer, destejer y destejer, 

Trabajo le costó desdeñar, desdeñar y desdeñar, 

Trabajo le costó recordar, recordar y recordar, 

Trabajo le costó esperar, esperar y esperar.

 Pero tampoco te fíes de ella. 

Alejandro García Gómez- Foto- Pàgina 10.com
Baste recordar a uno de los más acuciosos historiadores de la mitología y las leyendas griegas, romanas y hebreas: Robert Graves. Este desenovilló el hilo de la tragedia de Ulises. Descubrió que derivar luego de la destrucción de Troya cayó en brazos de circe que según las raras lenguas tuvo tres hijos y el que nos interesa, Telégono, que al morir el héroe se une, ya mayor, a la que tanto tejió, destejió, desdeñó, recordó y esperó. Claro, fue un intercambio, pues Telémaco se unió a Circe y dejemos hasta aquí este chisme. 

En el texto igual se perciben rastros del libro de libros en cuanto a los axiomas que va desgranado tras cada reflexión según lo aprendido por el poeta cuando sentencia: Recuerda; Vigila; Si buscas conmiseración; “Si deseas aprender…; Si te sientes perdido…; Recuerda…; No olvides…; Al regreso…; Cuando vuelvas…; Cuando llegues a Ítaca…” y así de manera sucesiva y para ejemplo miremos: 

No olvides 
Que la falta de oro 
Te hace esclavo de quienes lo poseen; 

El exceso 
Te hace esclavo del oro. 

Le parece a uno como salir del Eclesiastés, del Eclesiástico o del libro de proverbios aunque sobre estos temas está transversalizada la biblia: 
“Los que quieren enriquecerse caen en la tentación 
y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. 
Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente 
en la ruina y en la destrucción.” 


No te afanes acumulando riquezas;
no te obsesiones con ellas. 


Hay un cierto aire kavafiano que se confirma en el poema 21: Ítaca es la ciudad donde viste por primera vez la luz, el paisaje, sentiste el clima y el tono del lenguaje lugareño; donde quiera vas, llevas esa cultura impregnada en el sudor de tus poros como una pátina insobornable. Y aquí se aparece Rilke diciendo que la patria es la niñez. 
Las influencias se permean con otros giros pero están ahí en el ADN de las lecturas consumidas, Friedrich Nietzsche y el Mago de Otra Parte se pavonean en líneas dispersas por el poemario. 

Alguna vez para plantar pausa a la pregunta que no falta por parte del preguntón que no ha leído y te dice que si el poema es parte de tu biografía alguien dijo: CADA QUIEN TIENE SU POEMÍA. De cualquier manera los poemas son cantos a sí mismo, validos de la experiencia del poeta, de la catarsis de sí, de su entrega al mundo, de su rechazo a lo que le disgusta. En este cuento Whitman sentó bandera más allá de su Canto a mí mismo. Puede que un pájaro es todos los pájaros y cada uno espulga sus plumas, aunque el piojo es diferente cada que atrapa su liendre. 

Hay versos, líneas que te engullen como el famoso hoyo oscuro o te expulsan fuera de órbita como ese poema 31: 

No por miedo a la luz sino más bien al resplandor, 

Mantén cerrada tu mano donde guardas las verdades. 

Este símbolo del puño o mano cerrada nos lleva a interpretar en dos direcciones: para abrirlas luego y tirar aleluyas o soltar las avispas. 

El poemario nos remite a lo efímero de la vida a veces con un aire fatalista y otras de reconciliación y en cualquier caso el hombre es una flecha disparada que sabe llegar al momento en que la fuerza de empuje empieza a declinar de manera inexorable. Aguda o roma ya pasada su velocidad constante, termina, bien tirada, clavada en ángulo de cuarenta y cinco grados o mal tirada con estruendo aparatoso sobre la tierra, al albur, como sin dignidad y en definitiva la fuerza de gravedad le aterriza sin ganancia ni pérdida para la flecha misma pero con dolor para quien dispara el arco. 

El poema 34 nos recuerda que a veces hay las preguntas inútiles que no remiendan ni las incertidumbres de tanta espera al partir, al volver o al llegar a cualquier lugar o al final de un objetivo como para seguir subiendo la piedra de Sísifo. 

En cuanto al poema 35, me parece estar leyendo una página de Mejía Vallejo cuando capitula que uno muere de manera definitiva cuando muera el último en recordarlo a uno, sea este familiar, amigo, enemigo o conocido. 

El poema 37 que reza: 
Casi siempre 
El temor, con ropaje de prudencia, 
Derrotó en mí el heroísmo. 

Este texto recuerda una página de Albino Luciani (Juan Pablo I), en torno al estudio de los temperamentos por el padre del famoso juramento hipocrático, asunto más conocido que el de los genios temperamentales, que solemos confundir, puesto que todos tenemos tendencias y sentires diferentes frente a un mismo fenómeno. Hay asuntos que se quedan fuera de la lógica de los acontecimientos y sucesos en los sesos de los hombres, algo que ya va determinado por los genes o una energía de menos o demás, y entre los extremos la variedad de opciones. 

Otro texto sobre el que reflexiono es el número 38: 
¿Quién ha construido una escalera 

sin agachar la cabeza? 

Me remite a un asunto social sobre la disyuntiva si obedecer o mandar, sobre la humildad y el orgullo. Me remite a la ley de las jerarquías: todo quien manda no es un tiranuelo, ni todos los que obedecen son bobos. 

La escalera nos eleva pero para construirla agachamos el cuerpo y por ende la testa. Eso sí, sirve para subir, a menos que pase por debajo el gato negro. 

Es bueno tener en cuenta que muchos textos pasarán inadvertidos y otros tendrán su eco en alguna memoria presente o futura. Casos han sido como es del Conde de Lautréamont socializado por los surrealistas. 

Hay una línea al final de la primera parte que dice: 

Confía tu memoria al viento. 

Sobre esta parte recuerdo que Juan Manuel Roca, entre sus textos, envió una carta por el buzón del viento y creo ha llegado a muchos nichos y ha sido rumor entre hojas y estrépitos de algún farallón o acantilado. Viento, metáfora que ha desempolvado autores olvidados y luego son fuente viva de acontecimientos olvidados o futuros donde llegue el eco recogido en unas hojas de papel, tatuada en la piedra o el barro vitrificado o en la nube o más allá de las nubes en un satélite políglota. 

Si la primera parte se refiere a lo cantado, la segunda parte se origina en una reflexión sobre el cantor: Homero. 

Yo, el aeda ciego… 

Y el bastón para ir a tientas sondeando entre los caminos la ruta de un destino para un destinatario que hizo uso de la memoria para transmitir el mito, la leyenda, la historia: los prejuicios. 

Un poema dramático si se quiere o acepta es el número ocho de esta segunda parte Donde lo efímero es tan presente que se desvirtúa ese afán de poder, de reinar, de mandar. Poder del tamaño o dimensión que sea. Todo tan efímero como el agua que se escurre por entre los dedos cuando se te derrite el hielo por más sólido que este sea. 

Es el tiempo que transcurre llevándoselo todo en sus giros ante el sol, ante la galaxia, entre el globo Laniaqueo. ¿Dónde quedará el recuerdo, lo vivido de ese inexorable río que lo arrastra todo? 

Toda la segunda parte es un recorderis a la memoria del gran ciego, y como metáfora paradigmática, una alerta a nuestras cegueras, a nuestros orgullos efímeros, pues todo pasa. 

Toda la segunda parte es ese honroso homenaje al gran aeda de la épica y la epopeya: Homero. 

El Alfabeto de sombras es una memoria para hacer lo mismo refrescándola, abanicándola y tirada al viento por ese buzón de tempestades y brisas, según la marea del mar y los paseos de la luna. 

*García Gómez, Alejandro. Alfabeto de Sombras. Fondo Editorial Universidad EAFIT. Abril 2003. Págs. 97 

sábado, 27 de abril de 2019

La mirada de un Bibliotecóloga a Malaleche

Por estos días el autor de Urabà, Hernando Caicedo, se encuentra participando en la Feria Internacional del Libro en Bogotá, motivo suficiente para que una bibliotecóloga le de unas pincelas a una de sus obras: Malaleche. 

Hernando Caicedo Rivas, se foguea en
 la Feria Internacional del Libro 

Por: Paula Andrea Tamayo Botero 
Especial para EL 
PREGONERO DEL DARIÈN 
Diario de una bibliotecaria 

Estarán creyendo que MALALECHE soy yo con tanto silencio que he guardado frente a la obra. Les debo confesar que he sido un poco perversa con mis alumnos, pero cuando lees las hazañas de esta profe, resulto siendo un kumis al lado de ella. Es que se pasa, en serio; ¿recuerdan a Tronchatoro? ¿La maestra que nos atormenta a nuestra hermosa Matilda?. Déjenme decirles que no le llega a los tobillos su nivel, sí hoy hicieran un concurso con los más malos en la escuela, seguro ganaría. 
Sin embargo, sólo las aventuras que viven en el día a día los chicos de Banana House o la casa en el árbol, serán tan intensas como para declararle la guerra a nuestra MALALECHE y les alcanza hasta para hacer un pacto con otro grupo del cuarto grado, los EAI (Escolares Antipáticos e Indecorosos) y sumar para intentar acabar con ella.
El autor, visitó varias instituciones educativas en la capital  
Sí para una resulta emocionante devolverse a la infancia, no me imagino cuánto se destornillaran de risa los chicos y chicas que lean MALALECHE; risa que además será el espejo en el que se refleje sus comportamientos en la escuela y se pueda reflexionar para avanzar en esas construcciones personales y únicas que se desarrollan en la infancia y la adolescencia. 
A veces, sentía que la lectura me iba haciendo radiografía de todos los niños y los adultos que he sido en las diferentes facetas de mi vida, en todos esos niveles de relacionamiento que como humanos inmersos en diferentes grupos sociales tenemos y en otras, estuve en Partta , la ciudad imaginaria que nos recrea Hernando Caicedo, conocí la realidad de la escuela La Paz, que resulta siendo la realidad de país; de estos niños que deben continuar aportando económicamente en la casa, de los que tienen el padre o la madre ausente y eso se refleja en su cotidianidad afectiva o del que va a la escuela sólo con una aguapanela en el estómago. 
El autor, recrea sus propias experiencias como educador 
Allí, en esa cotidianidad de la escuela, esa escuela que se encuentra en los lugares apartados de nuestra geografía, esa escuela carente, que también resulta excluyente, es donde el escritor Hernando Caicedo hace magia con la palabra, para narrar con un estilo propio y contundente, utilizando recursos propios de su actividad docente, esa escuela universal es la que nos deja en medio de su historia, que resulta siendo la historia de todos.
MALALECHE es la primera de una saga de tres historias de todo lo que acontece en la vida de los chicos de la Casa en el árbol y su líder Federico; para quienes tuvimos la fortuna de leer El Señor más malo del mundo, andamos de lectores inquietos, a la espera de la tercera entrega y dejándonos sorprender de este joven escritor Chocoano, que me hace evocar las palabras de Michael Ende "no existe literatura para niños y adultos, la literatura debe ser tan buena que hasta los niños la entienden". 
Digno representante de Urabà en el importante certamen de la literatura

Fotos:Paula Andrea Tamayo Botero 

sábado, 20 de abril de 2019

Misa por el descanso de Nelson Ospina

El oficio religioso se cumplirá en la plazoleta de la Alcaldía de Apartadò, este vienes a las cuatro de la tarde y están invitados su familiares, allegados y amigos.

Nelson Ospina (Q.E.P.D)- (Foto Ámbito jurídico)

Fuentes confiables, le acaban de confirmar al PREGONERO DEL DARIÈN, que el abogado penalista y Notario Primero de la ciudad de Medellín Nelson Ospina, ha falleció en su finca del municipio de Barbosa. 

Ospina fue un hombre estrechamente ligado a Urabà, en especial al municipio de Apartadó, donde ejerció su profesión de abogado y concejal por varios periodos,  en representación del Partido Conservador. Hacia diez años se desempeñaba  como notario primero de Medellín. 

Era además padre de la actual concejal Natalia Ospina. Las mismas fuentes dijeron que el año pasado Ospina, padeció graves quebrantos de salud. 

El fallecido había llegado en su juventud a Urabà para hacer su año social en derecho y se enamoró de estas tierras de donde jamás se deslindó. Paz en su tumba y resignación a quienes le sobreviven.

La muerte  de  quien fuera  uno de los penalistas  màs  reconocidos  de la zona, causò  pesar en diferentes círculos  de la sociedad  regional.

En sus tiempos de concejal en Apartadò (foto-Concejo Municipal)

miércoles, 17 de abril de 2019

Publicamos la siguiente información en cumplimiento de la Ley 1819 de 2017 :




RÉGIMEN TRIBUTARIO ESPECIAL
ASOCIACIÓN MUNICIPAL DE MUJERES SEMBRADORAS DE VIDA
NIT 811.027.269-3
CARRERA 70- No 66-18 CAREPA – ANTIOQUIA

ACTIVIDAD PRINCIPAL.

Actividades de otras asociadas no clasificadas previamente.

El objetivo de Asociación es la crear una estructura legal que promueva y fortalezca la organización, participación equitativa, ciudadana y comunitaria, la capacitación de la mujer para la vinculación y participación equitativa en todos los ámbitos de la vida social, que permita logra su autogestión, desarrollo y proyección social.

Monto y destino de reinversión del excedente.

Durante el año 2018 quedo un excedente de la fundación, el cual va reinvertir de la siguiente forma:
Valor a reinvertir $ 28.000 es para cofinanciar proyecto de liderazgo y paz con el ministerio de transporte. El tiempo que se destinó para realizar esta reinversión es el transcurso del año 2019.

La Fundación está conformada por el siguiente órgano de Administración y Control

Órgano de administración

Junta Directiva

Deyanira castaño Higuita Identificada C.C 43.141.513

Leonor Valencia Bolaños Identificada C.C 35.870.069

Magalis Acuña Araujo Identificada C.C 21.686.956

María Jaramillo Hernández Identificada C.C 39.405.314

Aura Elena florez Cogollo Identificada C.C 32.285.088

Janeth Calderón Londoño Identificada C.C 39.302.665

Edita Mora Vásquez Identificada C.C 39.303.381

La Asociación durante el año 2018 tuvo un monto salarial de cuerpos administrativos por un valor de $ 0.oo.
La Asociación  fue dotada de personería jurídica numero S 000213 de marzo 31 de 1.998 otorgada por la Cámara de comercio de Urabá.

El patrimonio a diciembre del año 2018 fue: $ 1.265.000.

INFORME DE GESTIÓN

Anexo

ESTADOS FINANCIEROS

Anexo 

Certificado del representante Legal y Contadorl en donde se evidencia que se ha cumplido con todos los requisitos durante el año 2018

ANEXO CUMPLIMIENTOS DE REQUISITOS.






Publicamos la siguiente información en cumplimiento de la Ley 1819 de 2017 :


REGIMEN TRIBUTARIO ESPECIAL

FUNDACION BANANITAS PARA LA PROMOCION DE LAS ARTES
LA INNOVACION Y LA EDUCACION

NIT 811.035.190-4

CARRERA 73C- No 80ª-07 CAREPA – ANTIOQUIA

ACTIVIDAD PRINCIPAL.

Actividades de otras asociadas no clasificadas previamente.

El objetivo de Fundación Bananitas es la de promover espacio de formación tendientes al fortalecimiento de las manifestaciones artísticas, la educación y la innovación, que posibiliten el desarrollo de la dimisión axiológica de la persona, en el bien del mejoramiento de sus relaciones personales y sociales; teniendo en cuenta la diversidad étnica, cultural y la diversidad de sexos.
Monto y destino de reinversión del excedente.
Durante el año 2018 quedo un excedente de la fundación, el cual va reinvertir de la siguiente forma:
Valor a reinvertir $ 211.000 es para cofinanciar proyecto de Lunita Viajera. El tiempo que se destinó para realizar esta reinversión es el transcurso del año 2019.
La Fundación está conformada por el siguiente órgano de Administración y Control

Órgano de administración
Junta Directiva
Wadel Mosquera Guardia Identificada          C.C 71.949.738
Liney Cecilia Montalvo Arrieta Identificado   C.C 43.147.324

Órgano de control
Revisor fiscal: Diego de Jesús Echavarría Vallejo Identificado C.C 98.493.395.
Fundación Bananitas durante el año 2018 tuvo un monto salarial de cuerpos administrativos por un valor de $ 960.000.oo.

Fundación Bananitas fue dotada de personería jurídica número S 000816 de agosto 29 de 2002 otorgada por la Cámara de comercio de Urabá.
El patrimonio a diciembre del año 2018 fue: $ 10.626.000.

INFORME DE GESTION

Anexo
ESTADOS FINANCIEROS

Anexo

Certificado del representante Legal y Revisor Fiscal en donde se evidencia que se ha cumplido con todos los requisitos durante el año 2018

ANEXO CUMPLIMIENTOS DE REQUISITOS.




Publicamos la siguiente información en cumplimiento de la Ley 1819 de 2017 :


REGIMEN TRIBUTARIO ESPECIAL
CUERPO DE BOMBEROS VOLUNTARIOS DE APARTADO
NIT 890.981.175-8
CALLE 107- No 103-21 APARTADO – ANTIOQUIA

ACTIVIDAD PRINCIPAL.
Recolección de desechos peligrosos
Actividades de saneamiento ambiental y otros servicios de gestión de desechos.
Otras actividades de atención de la salud humana
El objetivo del Cuerpo de bomberos Voluntarios de Apartado es la ayuda a la comunidad en la prevención y gestión integral del riesgo de desastres, control y extinción de incendios, rescates en todas sus modalidades y atención de incidentes con materiales peligrosos e igualmente apoya la atención de otras emergencias y desastres.

Monto y destino de reinversión del excedente.

Durante el año 2018 quedo un excedente para el Cuerpo de Bomberos Voluntarios  de Apartado, el cual va reinvertir de la siguiente forma:
Valor a reinvertir $ 14.234.851 es para cofinanciar proyecto de la ambulancia. El tiempo que se destinó para realizar esta reinversión es el transcurso del año 2018.

El Cuerpo de Bomberos de Apartadó está conformado por el siguiente órgano de Administración y Control

Órgano de administración
  
Consejo de oficiales
Deinar  Antonio Conde Cardona            Identificado C.C 8.321.518
Juan Humberto Prado Sánchez              Identificado C.C  12.906.884
Liliana correa Borja                                 Identifi  C.C 1.027.998.323
Elsa Doris Romaña                                  Identificada C.C 39.414.014
Elkin Dario Echavarría Serna                  Identificado C.C 71.942.028

Órgano de control
Revisor fiscal: Diego de Jesús Echavarría Vallejo Identificado C.C 98.493.395.
El Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Apartadó durante el año 2018 tuvo un monto salarial de cuerpos administrativos por un valor de $ 79.074.240.
El Cuerpo de Bomberos voluntarios de Apartadó fue dotada de personería jurídica por la resolución 346 del 31 de agosto de 1.971 otorgada por la  Gobernación de Antioquia.

El patrimonio a Diciembre del año 2018 fue: $ 549.923.569.








martes, 16 de abril de 2019

“Era un niño cuando mataron a Gaitán”

La chusma lo sacó de una montaña donde vivía, cuando comenzaron a matar a sus vecinos y era pena de muerte tener un afiche del caudillo.

Marco Aurelio Calle 
Crónicas del Camino 
Por: Wilmar Jaramillo Velásquez 
Para EL PREGONERO DEL DARIÈN. 

Marco Aurelio Calle tiene 79 años, los cumple el próximo tres de mayo, tiene una mujer y una hija, vive reposado y tranquilo después de una vida agitada por la pobreza, la violencia, el rebusque callejero, la lucha por la supervivencia que lo persiguió desde niño, acompañado por los recuerdos acumulados en décadas en su cabeza, los mismos que trata de ordenar para trasladarse a épocas remotas y situarse finalmente en el día de hoy. 

Nació en Puerto Valdivia Antioquia, una ranchería desordenada levantada en las riberas del rio Cauca, con un comercio naciente y agitado como las aguas de su afluente, refugio de putas propias y extrañas, propias para curar la soledad e inducir al alcoholismo. 

Estamos hablando de un hombre que nació marcado para trabajar de sol a sol, sin renegar, sin reproche alguno, cuyos días laborales comenzaban a las cuatro de la mañana y terminaban, cuando sus pies se negaban a seguir andando, a seguir empujando su enrome carreta cargada de frutas o a pedalear la bicicleta en la que vendía bolis, por las veredas de Turbo y Apartadò. 
La violencia lo siguió de niño hasta Urabà.

A Apartadó llegó un cuatro de mayo de 1975 con su esposa María Amparo Betin una mujer de Planeta Rica, fuerte y recia como él, amante del trabajo, a quien en sus andanzas por la Guajira cuando salió a buscar oficio en los pavimentos de sus carreteras.
De inmediato se ubicó como obrero en las plantaciones bananeras, pero no duró mucho en este oficio, porque su vocación era la de trabajador independiente; pronto se dedicó a la venta de avena y pescado frito por la calle de la Iglesia, después montó una venta de legumbres en cercanía al bar el Danubio, el puesto le costó quince pesos y con seiscientos más lo surtió. 

Allí dejó a su mujer y se dedicó a la venta de bolis en una bicicleta, viajaba hasta Nueva Colonia en Turbo, la tarea eran cien bolis diarios que compraba a tres pesos y revendía a cinco. 

Pasaría luego a la venta de legumbres, sobre todo a surtir los casinos de las fincas bananeras y fue allí cuando el alcalde José Antonio López Bula, construyó la Plaza de Mercado y le dio un ficho para que se ubicara en el nuevo mercado del pueblo, pero no le vio futuro a la plaza y vendió el derecho en 200 mil pesos. 

Por esos tiempos tenía su casa propia en el barrio San Fernando y allí organizó una pequeña tienda la que llamó “Cambenancio” hasta que en 1998, estalló la violencia desmedida en la zona y comenzaron a matar gente. 

Alternaba el trabajo de la tienda con el de triciclero, había un almacén que tenía 18 triciclos para el alquiler, el alquiló cinco subalquiló cuatro, y se dedicó a trabajar en uno, luego en 1999, vendió la casa por doce millones de pesos y guardó la plata en el banco, se dedica vender frutas en una carreta y ahorrar para aumentar la plata del banco, con el propósito de volver a comprar casa cuando se aplacara la guerra. 
Un profesional del rebusque 

La violencia que lo había sacado de las montañas de Valdivia, no logró sacarlo de Apartadò y ya en el año dos mil, mientras cruzaba por el barrio Nuevo Apartadò, vio un lote con el aviso de se vende y de inmediato se propuso que sería suyo, que allí haría su casa de donde nadie más lo volvería a expulsar. Pagó por el terreno diez millones de pesos y con doce millones restantes que tenía ahorrados en el banco, construyó las dos primeras piezas y se instaló definitivamente. 

Marco Aurelio Calle se crió a nueve horas a pie de Valdivia, en una vereda llamada El Rayo, casi niño ya era aserrador de maderas, hasta el año 1954, cuando llegó la violencia, entraron los primeros siete chusmeros y en la vereda reclutaron dos más, luego pasaba el Ejército, después los guerrilleros, incluso el peluquero Martìn del lugar, se enroló con la guerrilla y poco después fue dado de baja, comenzaron a matar a los vecinos al de la tienda, al finquero, entonces Marco Aurelio abandonó el lugar y se trasladó en un sector más seguro. 

Recuerda las faenas que hacían uno hombres a quienes llamaban viajeros, llevando el ganado arreado a pie desde Córdoba hasta Antioquia, así llegan hasta Yarumal y allí lo recibían en camiones. 

Por esos días salió de andariego, trabajaba en fincas en Puerto Berrio, en Puerto Nare, Tarazá, de obrero en carreteras de la Guajira y hasta de aserrador en San Juan de Urabà, se volvió pendenciero bebedor y mujeriego, hasta su aterrizaje en Apartadò, donde ancló, trabajó y trabaja duro, hoy menos que ayer, por que su única hija, Sandra Milena, le ha bajado la carga laboral y ha asumido algunas responsabilidades del hogar. 

Hoy, sentado al frente de su casa, justamente en abril cuando se cumplieron 71 años del asesinato del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, intentado poner sus recuerdos en orden, dice con tristeza y nostalgia que era un niño de ocho años cuando lo mataron: “Un pariente mío tenía en su casa un afiche del caudillo y llegó la chusma furiosa, no lo mataron porque no estaba, pero a su mujer la insultaron y la golpearon. También recuerdo cuando pasaban buscando “manzanillos” (seguidores de Gaitán) para asesinar. “Tener un afiche de Gaitán daba pena de muerte” dice este profesional del rebusque y la supervivencia, experto en caza y pesca, en tomar guarapo con indios y portar una peinilla de 18 pulgadas en la cintura, por si de pronto… 
Apartadó-abril de 2019



lunes, 15 de abril de 2019

La obligación de los padres no cesa

Opiniòn -abril:

Entonces, si a pesar de cumplir la mayoría de edad, el hijo se encuentra estudiando y no cuenta con las condiciones para procurarse su propio sustento, la jurisprudencia ha fijado como plazo límite para la exigibilidad alimentaria hasta los 25.


Adriana Jiménez Cifuentes 

Por: Adriana Jiménez Cifuentes 
Columnista EL PREGONERO DEL DARIÈN 
derechosocialregional@gmail.com 

La obligación de los padres de aportar alimentos a sus hijos no termina cuando estos alcancen la mayoría de edad; el deber de asistencia alimentaria subsiste aun después de que el hijo cumpla los 18 años de edad, siempre que las condiciones que dieron origen al establecimiento de los alimentos no hayan desaparecido, esto es, que el alimentario los necesite y el alimentante, tenga la capacidad económica para proveerlos, acotando, que en el evento de no disponer de ella, siempre se presumirá que devenga el salario mínimo legal mensual vigente. 

Entonces, si a pesar de cumplir la mayoría de edad, el hijo se encuentra estudiando y no cuenta con las condiciones para procurarse su propio sustento, la jurisprudencia ha fijado como plazo límite para la exigibilidad alimentaria hasta los 25 años, edad en la que se considera que puede subsistir por medio de su trabajo. 

Así mismo no se extingue la obligación de pagar alimentos a favor del hijo mayor de edad que sufre una discapacidad física o mental siempre que subsista la discapacidad y no cuente con los medios económicos para su manutención. Regulación que tiene sustento en lo dispuesto en el artículo 422 del Código Civil, el cual señala: 

“Los alimentos que se deben por ley, se entienden concedidos para toda la vida del alimentario, continuando las circunstancias que legitimaron la demanda. Con todo, ningún varón de aquéllos a quienes sólo se deben alimentos necesarios, podrá pedirlos después que haya cumplido veintiún años, salvo que por algún impedimento corporal o mental, se halle inhabilitado para subsistir de su trabajo; pero si posteriormente se inhabilitare, revivirá la obligación de alimentarle.”, disposición de la cual habrá de entenderse que la mayoría de edad es a los 18 años, y que cuando hace referencia a “ningún varón” hace alusión también al género femenino, según Sentencia C-875 de 2003 de la Corte Constitucional. 

Bajo ese entendido normativo, por el solo hecho de cumplir la mayoría de edad no cesa de forma automática la obligación de alimentos de los padres para con sus hijos, pues tendrán estos últimos que demostrar que el hijo no se encuentra estudiando, que no sufre una discapacidad, o que cuenta con los medios económicos para proveerse su propia subsistencia. 

Próxima edición: alimentos para los padres.