martes, 1 de mayo de 2018

¡Colombia ya decidió!

Las encuestadoras destinadas a desequilibrar la voluntad popular están derrotadas. Seguramente ganaron mucho dinero, porque hicieron ganar muchas elecciones, pero su cuarto de hora terminó.

Félix Amín Tobar Tafur

Por Félix Amín Tobar Tafur -Especial para El PREGONERO DEL DARIÉN 

No hay que esperar hasta el 27 de mayo, para atinar a predecir que los colombianos ya decidieron sobre el futuro de Colombia. 

Si examinamos lo que ha venido sucediendo durante estos cuatro largos meses de campaña, podemos concluir que los afectos de los colombianos están marcados. O sino miremos: 

La amenaza que se cernía contra la paz, cuando algunos líderes reconocidos anunciaron volver “trizas” los acuerdos de paz que se construyeron en la Habana, no tuvieron eco en las mayorías nacionales, que cada día que pasa entienden las bondades de un proceso, que si bien es cierto no es perfecto, también es cierto que después de más de un año ha mostrado suficientemente las bondades. Los grandes derrotados de este tema son, sin lugar a equivocarnos, quienes han sacado réditos de una larga guerra, que aún no comprendemos, pero que nos enseñaron a defender. Esos jinetes de la barbarie hoy se retuercen porque saben que los colombianos, defenderemos el proceso que ya no tiene retorno porque la paz es nuestra y no permitiremos que nos la arrebaten. 

El “odio” y el “miedo” como instrumentos políticos, también fueron derrotados. La ciudadanía perdió el miedo de expresar libremente sus afectos políticos. Las plazas públicas han sido el escenario propicio para que los diferentes candidatos expresen sus propuestas políticas, muestren la contundencia y fuerza de sus propuestas y le den la cara a un pueblo, que ha sido manipulado, suplantado y engañado durante muchísimos años. No prosperaron las campañas del odio impulsadas desde lo más retardatario de la oligarquía colombiana, expertos en contratar publicidad sucia contra quienes se presentan como adversarios, o cuyas propuestas no son de sus conveniencias. 

Se derrotó la mentira. La gente no está dispuesta a seguir tragando entero. Las redes sociales se convirtieron en un aliado fundamental del ciudadano de a pie. Ya los grandes noticieros de la televisión, la radio y la gran prensa, no gozan de credibilidad y su audiencia es cada vez más escasa. Los directores de los grandes medios se convirtieron en jefes de campaña de determinados candidatos y renunciaron a su noble labor de informar, de documentarse para orientar de manera objetiva la opinión. Las encuestadoras destinadas a desequilibrar la voluntad popular también están derrotadas. Seguramente ganaron mucho dinero, porque hicieron ganar muchas elecciones, pero su cuarto de hora terminó y las encuestas masivas online se impusieron y brindaron estadísticas que las encuestadoras encubrieron. Perdieron las propuestas carentes de soporte científico y respaldadas por populistas que ya estuvieron en el poder e hicieron todo lo contrario de lo que hoy le prometen al electorado. 

Los colombianos decidieron por la decencia, la transparencia, la dignidad, la paz, la justicia, el agua, el medio ambiente, el cuidado al ecosistema, la sostenibilidad del planeta, el trabajo decente y bien remunerado. Con toda seguridad, Colombia ya decidió apoyar la mejor propuesta para los colombianos. Colombia decidió apoyar la COLOMBIA HUMANA, la Colombia de Gustavo Petro Presidente. El próximo 27 de mayo difícilmente va haber segunda vuelta.