jueves, 17 de mayo de 2018

Cierre de campaña Colombia Humana en Medellín

Entonces como Camilo decir: “Tomemos lo que nos UNE, dejemos lo que nos separa”

Crece la Colombia Humana en todo el país

En la tarde del miércoles 16  de  mayo, después de fatigoso día laboral asistimos miles de colombianos al Parque Pies descalzos de Metro hollín, segunda ciudad importante en Colombia y segundo lugar en muertes de niños con enfermedades respiratorias de locombia. Entre otras estadísticas recuperadas el deshonroso primer lugar en muertes de mujeres con cáncer de mama que mueren gracias a la tenebrosa Ley cien del innombrable que ha privatizado todo lo que le da la gana y socializado toda la miseria en el país. 

A pesar de las amenazas de lluvia en estos intensos días donde se caen puentes y ventanas, donde los ríos hacen su mayo a mayor costo dada la desidia de la corrupción galopante, gracias al “gobierno” de un nobel de Paz que se muerde de miedo ante el uribismo .Asistimos a escuchar un líder carismático que está interpretando la rabia acumulada por años contra un sistema oligárquico y genocida conocido como el de los “fachos positivos” donde hemos aportado la mayor cuota de sangre que cualquier país suramericano le aporta al capital. Asistimos con la convicción de ganar estas próximas elecciones buscando consolidar un frágil proceso de Paz con las FARC. 

PETRO PRESIDENTE era la consigna entre otras tantas que escuchamos con la espontaneidad popular muy cercana a las comunas más golpeadas de la Colombia Humana. Antioquia NO es Uribe decían otras voces que llenaron una plaza pública en la que el alcalde de turno debe estar pensando en vender para sufragar los gastos de defensa de su secretario de seguridad (cuota del narcoparamilitarismo). Medellín siendo la segunda ciudad de Colombia tiene índices alarmantes de desigualdad social, es famosa por ser el nido de ratas como pablo escobar y sus secuaces a quienes sus sicarios ahora graduados de youtubers (jajaja) pretenden vendernos valores morales reñidos con nuestra idiosincrasia de solidaridad y de amor por los demás. 

Numerosos niños, jóvenes, estudiantes de todos los niveles, mayores, trabajadores, delegaciones de municipios muy lejanos y cercados ahora por la furia de los ríos que están cobrando nuestras maldades en la madre tierra (Hidroituango), el famoso embalse de agua para generar energía que ya lleva cientos de muertos acuestas y que traerá más costo social y económico para todos los colombianos, dijimos PRESENTE. 

Cayendo la tarde y ya algo fatigados regresamos a casa a seguir en campaña porque la lucha es larga y debemos como Camilo decir: “Tomemos lo que nos UNE, dejemos lo que nos separa”. Porque Colombia no puede ser el fortín de los yanquis y mucho menos la plataforma para agredir a nuestros hermanos venezolanos. 

Martín Ramírez-Medellín mayo 16 de 2018