miércoles, 2 de mayo de 2018

Marizol y sus Caricias de Sol

“El título más honroso que tengo es el de maestra y el premio más grande que recibo es una sonrisa. “Tenemos muchas necesidades, pero la vocación de servicio, nos ayuda a vencerlas. Todos los días construimos”

La vida renace  y florece alrededor de la Fundación

Crónicas del Camino Por: Wilmar Jaramillo  Velásquez
para el PREGONERO DEL DARIÉN 

Orgullosamente de Urabá donde el sol caribe brilla con más intensidad, maestra por vocación y humanista por naturaleza, términos propios para describir a Marizol Aristizábal Piedrahita. 

Media vida la dedicó a la docencia en el instituto Unibán y en Comfenalco, pero su mente siempre estaba fija en un proyecto que le daba y le daba vueltas en su cabeza; cada día se convencía más de la necesidad que tenía un grupo importante de la comunidad para apoyar a niños con potencialidades diferentes, ante la falta de establecimientos adecuados, hasta que un día tomó la decisión en firme, dejó a un lado su puesto de profesora, a un lado porque eso irá con ella toda su vida, es especialista en educación personalizada. 

Educación arte y creación

Hace dos años puso a caminar la Fundación Caricias de Sol en Apartadó y hoy intenta al menos ayudar a cubrir esos vacíos que el estado deja en materia educativa y así se siente realizada, útil a una sociedad que otros miran por encima del hombro, porque es justamente cuando nuestros gobernantes se hacen de la vista gorda con estas responsabilidades cuando entra Marizol con sus Caricias al Sol, a llenar espacios, a contribuir en la construcción de caminos para unas personas que otros sencillamente no ven. 
El rincón del artista

“Mi sueño es que estas personas con diferentes discapacidades puedan alcanzar sus logros, que puedan soñar, acá les ofrecemos una propuesta educativa mezclada con las artes, posibilitarles la opción de interactuar a cada uno en medio de sus potencialidades” nos cuenta Marizol en medio de una sonrisa esperanzadora, hoy tiene de 25 estudiantes, trabajan bajo la presión económica, pero lo primero que aprendió fue a no lamentarse y avanzar sin mirar atrás. 

Allí los estudiantes se mueven a su ritmo, sin presiones, se toman su tiempo para cada cosa, y poco a apoco han terminado como en una familia, estudiantes, profesores, y el cuerpo directivo, siempre generando lazos de solidaridad y ese es el gran éxito. 

Cada uno aporta a su manera, sin presiones

En la sede organizaron el rincón del artista donde los estudiantes interactúan con un pintor por tres meses, conocen su obra su legado, en estos momentos trabajan con el artista plástico Gonzalo Moreno, luego lo harán con otro. 

Vitral elaborado por los estudiantes

Marizol recuerda que al comienzo Corbanacol les prestó una sede en el barrio Serranía, hoy funcionan en un espacio alquilado en la urbanización La Navarra, los han apoyado la Corporación Sin Límites, Sotragolfo, Alumbrado Público de Urabá, Centro Comercial Plaza del Río, Bicúbica, el periódico Ajá, Sugar, Uramédicos, el artista y odontólogo, Gonzalo Moreno y su esposa Mara, entre otros. Invaluable el respaldo de su esposo y de su familia. 

Reutilizar materiales y hacerlos útiles

Pero han recibido otro apoyo muy valioso de Handycap, que luego de una convocatoria les entregó una unidad productiva, una panadería, que hoy funciona en el barrio El Rosal de Apartadó, allí 14 jóvenes ven florecer una oportunidad de trabajo, tienen una contadora, una coordinadora y un apoyo psicosocial permanente. Este es quizá uno de los proyectos más visible y exitosos. 
El éxito del trabajo en equipo

Trabajan con ellos manipulación de alimentos y crecimiento personal, apoyados por el SENA y la Universidad Luis Amigó. 

Por eso, cuando en Urabá brilla el sol caribe con toda su intensidad, ya un grupo de personas está recibiendo las Caricias de Sol que Marizol les irradia desde su fundación, rayos de sol rayos de luz, rayos de esperanza, rayos de ternura, rayos de inclusión. 

Siempre en actividad

Y para resumir, para concluir, al visitar esta fundación, se puede decir que allí se vive una maravillosa experiencia de humanismo, una mezcla de vida, de sueños y de esperanza, donde la educación se confunde con el arte, con la creación, cada quien a su modo y que ojalá se extienda a otros lugares, que ojalá perdure en el correr de los años. 

Habilidades para la escultura y las manualidades

Personas, entidades, instituciones interesadas en comunicarse con la fundación: 


Dirección. Urbanización la Navarra-Apartadó-Antioquia 

Facebook: Fundación Caricias de Sol 


Teléfono: Fundación: 3015775208 

Teléfono: Panadería:3205523678 

La foto  del recuerdo

Caricias de Sol, momentos  de esperanza















Urabá-mayo de 2018