martes, 15 de agosto de 2017

No ha sido fácil transitar estos trece años

Toda edición que llega a sus manos, es producto de un gran esfuerzo y si cada día el camino es más difícil, más meritorio se hace nuestro trabajo, en procura de entregarles amigos lectores, un periódico totalmente diferente a la oferta existente en la región.

Editorial-Agosto
Orgullosamente hoy le entregamos a nuestros lectores la edición número 150 de EL PREGONERO DEL DARIÉN, y de paso registramos trece años de trasegar estos difíciles caminos, sin someternos a los vaivenes de la delincuencia política y sus compinches. Desde el comienzo de esta odisea afirmamos que preferíamos un periódico cerrado, que entregado y sometido a los bajos y ruines intereses de una clase política fuertemente permeada por la corrupción y el delito en todas sus manifestaciones, y al día de hoy lo hemos logrado.

Quienes nos vaticinaron que haríamos un periódico y saldríamos corriendo se equivocaron, ya cruzamos esa barrera y hoy airosos presentamos el periódico número 150.

Aquellos otros quienes se reúnen en los banquetes públicos a vaticinar que sino publican publicidad en nuestro periódico, más rápido lo quiebran y hay que cerrarlo, también se han equivocado, aquí estamos cumpliendo nuestra sagrada misión.

Es cierto que navegamos a contracorriente, desafiando una utopía que nos apasiona, no ponemos ceder ante el delito, ni aplaudir los recurrentes desmanes de los funcionarios estatales y esa leve independencia nos ha costado caro, pero vamos con la cabeza en alto, mirando a los ciudadanos a los ojos, no tenemos nada que esconder, nada que tapar, por el contrario, hemos reafirmado el mayor patrimonio que pueda tener un medio de comunicación, que es la credibilidad y el respeto. Esto es más que suficiente para seguir el camino.

A los amigos que de manera permanente siguen nuestras publicaciones en el periódico y en las redes sociales, para ellos solamente tenemos gratitud, la misma que hoy le entregamos a colaboradores y anunciantes, a los columnistas. Hemos encontrado en este espinoso camino, incluso a personas, a dueños de establecimientos que generosamente ofrecen sus buenos oficios para distribuir el periódico, para transportarlo, toda esta solidaridad nos anima a continuar.

Este mes de agosto reviste gran significancia para este medio de comunicación, tanto por conmemorar el aniversario número trece, sino por tener en circulación la edición 150, dos logros, que se convertirán en combustible para que esta tenue, pero firme llama de la libertad, se mantenga encendida, como una tea perenne de la independencia de los medios de comunicación.

Pero hay otro elemento que nos agrada y es la distinción que ese mes hace el periódico a tres distinguidos ciudadanos, todos ampliamente comprometidos con el progreso y el desarrollo de Urabá, son ellos el médico y líder cívico, Luís Alfonso Ossa, al artista plástico de San Juan de Urabá, Maestro, Julio Carlos Angulo, y el reportero gráfico, Francisco Luís Barrientos (Kico), homenaje tardío y muy merecido.

Solamente nos resta agradecer a todos y todas, quienes han aportado su granito de arena, tanto para hacer posible los actos protocolarios de la ceremonia de aniversario, sino que han permitido llevar este barco a puerto seguro durante este fructífero recorrido de 13 años. Decirles mil gracias será poco, pero saben que los llevamos en nuestros corazones.