domingo, 13 de agosto de 2017

El Dueto que le canta con amor a la vida

En octubre próximo cumplen 38 años de andar juntos, guitarra en mano por diferentes espacios de la geografía nacional.

Jairo Goez Sepúlveda y Pastor Pardo Soto, el dueto GOPAR


Por: Wilmar Jaramillo Velásquez Director EL PREGONERO DEL DARIÉN


Corría el año de 1979, Urabá era un cruce de caminos pantanosos y polvorientos, otra república hija del abandono del poder central y sus habitantes se las arreglaban para traer sus insumos desde Medellín, por una azarosa trocha, y sacar lo poco que producían, haciendo todo tipo de malabares.

Jairo Goez Sepúlveda, era un empleado de la empresa Postobón y aficionado al tiple y la guitarra, pero ni siquiera tenía un instrumento de su propiedad, Pastor Pardo Soto, un tecnólogo agroindustrial dedicado a la docencia de por vida y ejecutante de la guitarra por don y naturaleza propia. El Primero de Dabeiba y el segundo de Arbeláez, Cundinamarca.
                                                         El dueto GOPAR

Por esa época se realizaba un programa denominado “Antioquia le Canta a Colombia” y hacía sus eliminatorias en el municipio de Dabeiba, la cuna de Jairo.

Pastor se unió con Herlen Burgos y Samuel Trejos, se colgaron de un campero y se fueron a concursar, allí llegaron irreconocibles por el polvo de la carretera, pero llevaban el alma de triunfadores, iban cargados de esperanza.

Al improvisado trío el reglamento del concurso les exigía un tiplero y ellos tenían un requinto y dos guitarras, entonces acudieron donde Jairo Goez para que se uniera.

Cuando los organizadores del evento artístico vieron tan pocos participantes comenzaron a inscribir, entonces ellos sin pensarlo dos veces, lo hicieron como solistas y también como dueto.
Gopar en  una de sus presentaciones nacionales

Cuentan con mucha gracia que el dueto, nació a la carrera, a la carrera y sobre la marcha lo fundaron, lo inscribieron en el concurso y lo bautizaron de rapidez, utilizando parte del apellido de Jairo GO y parte del nombre de Pastor PAR- GOPAR y así se quedaron por los siglos de los siglos.

En el citado certamen ganaron el segundo puesto y luego en otras actuaciones quedaron finalistas y cuando este concurso cumplió 25 años de existencia, ellos fueron galardonados por sus méritos musicales.

A sí nació el dueto más representativo de música colombiana en esta parte del país, así fue bautizado y ese matrimonio será hasta que la muerte los separare, esperando que tengan muchos años más de vida para seguir entonando esos bellos aires andinos que alimentan el alma y nos trasportan a un pasado que no dejamos fenecer.

Ha sido un recorrido largo y gratificante para ellos que viven la música, que la llevan en el alma y para quienes escuchan sus tonalidades acordes con nuestro ayer, rico en tradiciones y recuerdos insalvables.

Jairo Góez, hoy en el remanso de su casa en Chigorodó recuerda que cuando viajó a Dabeiba, sus amigos le tramitaron el permiso en Postobón para ausentarse y que los hermanos Lisandro y Joaquín Restrepo le prestaron el tiple porque no tenía.

Y pastor no se queda atrás con los recuerdos, “En Chigorodó, había una discoteca que se llamaba la Y, allí nos invitaron a tocar y se armó una teletón para reunir fondos para comprar una guitarra, se recolectaron doce mil pesos, eso fue todo un acontecimiento”, cuenta entre risas y nostalgias. 
Grandes exponentes  de  la canción colombiana

Pero Jairo hoy tiene sus herramientas muy bien afiladas, hace cuarenta años uno de sus hermanos le envió desde Cúcuta una guitarra española, que desde ese día no lo desampara y ya en el 2001, mandó a construir un timple a su gusto nada más y nada menos que donde Argemiro Castaño en Barbosa, donde se hacen los mejores del mundo.

También tienen entre el guarniel de los recuerdos, una vez que ganaron un concurso musical y el premio eran quince mil pesos, partidos equitativamente de a siete mil quinientos para cada uno, pero para ser reinvertirlos en instrumentos musicales o cuando en otro triunfo les dieron guitarra, grabadoras y bicicletas, todo está fresco en la memoria y guardado con amor y añoranza.

GOPAR fue finalista en uno de los concursos musicales más exigentes del país, el Festival Nacional del Bambuco, Luis Carlos González en Pereira, nominados a la obra Inédita del Concurso Nacional Hermanos Martínez, que se realiza en Florida Blanca Santander.

En el Festival de Música Apolinar Criales en Puerto Salgar ganaron el premio a la mejor segunda voz, han participado en el Concurso Nacional de Duetos “Príncipe de la Canción” que se realiza en la capital musical de Colombia, donde hicieron homenaje a los maestros Carlos Vieco y Gonzalo Sánchez y como si fuera poco, por cinco veces ha sido invitados al programa más emblemático de la música colombiana que se emite por Teleantioquia, Serenata.
Pastor Pardo Soto-Segunda voz-Guitarra

Mientras brotan nuevas expresiones musicales y la juventud se lanza precipitadamente por las redes sociales en busca de lo desconocido, GOPAR, se queda con lo conocido, luchando a brazo partido para que esos pasillos, esos bambucos y esas guabinas , no se los trague el modernismo, no naufraguen en el olvido, para que esos tiples y esas guitarras sigan llevando sonidos alegres y armoniosos al oído.

Contra viento y marea ven como esa avalancha del tiempo los quiere sepultar, pero ellos resisten, porque con su música trasmiten, paz y amor, llevan esperanza y alegría a muchos y con eso, ellos se dan por bien servidos, ya que antes que artistas, son humanistas, plenos de sueños y de vida.

Las anécdotas tampoco paran, ambos recuerdan con los ojos iluminados de felicidad, la época en que un parroquiano los contrató para llevarle la serenata de despedida o de ruptura a su prometida. Habían dado punto final a su relación amorosa; pero al día siguiente de haber cumplido con el compromiso, cuál sería su sorpresa, cuando vieron a la pareja como tortolitos en la parque del pueblo, luego se casarían, hoy son una pareja feliz, padres de tres hijos, pero lo más hermoso, es que siguen siendo amigos y que el hijo mayor de la pareja es artista, estudió bellas artes y hoy es maestro de guitarra. O sea un drama con final feliz como pocos.
Jairo Goez Sepúlveda-Primera voz-tiple

Pastor es el autor del himno del municipio de Chigorodó, el Himno de las Familias Misioneras de Colombia, y acaba de componer letra y música de una canción titulada “Apartadó orgullo Nacional”, a raíz del aniversario número 50 de este municipio.

Así que los amantes de la música colombiana, tienen en GOPAR a sus más fieles intérpretes, cuando de llevar, amor, armonía y mensajes de felicidad a los amigos, familiares, novias o esposas se trate y como uno no sabe cuando esos momentos se presentan, entonces lo mejor es estar preparados y tener a la mano sus teléfonos: Jairo Goez Sepúlveda- 3136191274 y Pastor Pardo Soto-3146250115, tampoco olvidemos lo que dice Jairo: “lo mejor de las peleas en el matrimonio, son las reconciliaciones”, y ellos la única ves que se separaron, fue cuando Pastor tuvo que salir de Urabá para su tierra, Arbeláez, acosado por los problemas de orden público.                  Urabá- Agosto de 2017.

Los matrimonios cuando son de verdad, son para toda la vida y eso es lo que ha sucedido con el dueto musical más antiguo y tradicional de Urabá, además de ser el más representativo de nuestras raíces andinas en esta región. GOPAR.