lunes, 5 de junio de 2017

Deterioro de la infraestructura educativa

Si en la zona urbana llueve en materia de infraestructura educativa, en el campo no escampa.

Por: Carlos Julio Mazo Ospina-Especial para EL PREGONERO DEL DARIÉN

La última década ha sido un desastre para la infraestructura educativa en nuestro municipio de Carepa y mientras el deterioro avanza a pasos agigantados, los recientes mandatarios incluyendo el actual se lo han pasado en anuncios y promesas electorales que no se han vuelto realidad.

Siempre he insistido, y así lo entiendo, que un gobierno que no mire hacia la educación integral de su juventud, que no respalde el deporte en todas sus manifestaciones, es un gobierno frustrante, encaminado al fracaso, pues no invierte en lo más importante para el futuro.

La situación actual de la infraestructura educativa en Carepa es un caos, en especial en las zonas rurales, escuelas en el suelo y otras a punto de derrumbarse, esto donde las hay, porque hay otras apartadas zonas donde hay que construirlas.

El Diputado Braulio Espinosa Márquez, hizo un juicioso debate en la Asamblea de Antioquia, donde pudo demostrar el grado de abandono que hoy registran escuelas y colegios de Antioquia en general.
Carlos Julio Mazo Ospina

Ojalá no ocurra una tragedia y un día de estos una vetusta construcción de estas se derrumbe y cause una tragedia con nuestros estudiantes y educadores y entonces ahí si salgamos a lamentar y a darnos golpes de pecho o a emitir inútiles comunicados de prensa.

Desde hace varios años hemos escuchado una promesa de campaña sobre la construcción de un mega colegio en Carepa, pasan y pasan los mandatarios y la promesa en el aire; cuando este se construya ya no será suficiente para albergar el número de estudiantes que hoy tenemos.

Creo que a largo y corto plazo tenemos que diseñar un ambicioso proyecto para recuperar escuelas y colegios, para hacer la educación más digna para estudiantes y educandos, aprovechar el postconflicto para asegurar esta iniciativa, ya que no habrá arma más contundente en contra de la guerra que la educación.

Habrá que hacer una vaca gobierno municipal, departamental, nacional e incluso buscar cooperación internacional para consolidar este objetivo ya que los costos son muy altos, pero es un proyecto posible, con buen acompañamiento de aliados, la clase dirigente y los gobiernos citados.

No podemos seguir hablando de paz, de desigualdades sociales e inequidad, mientras la educación siga siendo relleno y un formalismo en los presupuestos públicos y mucho menos cuando nuestros maestros tengan que acudir a un cese de actividades para que el gobierno nacional cumpla con la ley y les pague honestamente lo que les debe, o simplemente hacer un paro para que les cumplan con lo negociado en el paro anterior. Esa es una mala señal para estudiantes, para los profesores, los padres de familia y la sociedad en general.