martes, 7 de noviembre de 2017

Concejo de Carepa funciona mejor cerrado

La ausencia del control político, esencia fundamental de estas corporaciones, deja ante el pueblo que los eligió, la gran duda si en este municipio en realidad existe o es una figura decorativa.


Por: Wilmar Jaramillo Velásquez Columnista ELPREGONERO DEL DARIÉN

Hace años los concejos municipales perdieron su razón de ser, y con pocas excepciones cumplen su labor constitucional, la mayoría se han convertido en grupos de elogios mutuos con los respectivos ejecutivos municipales, y eso le hace enorme daño al pueblo que finalmente es la víctima.

Carepa no es la excepción, hace rato que su Concejo no ejerce el control político y social al gobierno municipal y lo que está ocurriendo en la Secretaría de Educación es el mejor ejemplo, no conmovió ni al señor alcalde, ni a su secretario de despacho las súplicas de profesores y deportistas en la puertas de la alcaldía exigiendo presupuesto y apoyo para representar al municipio en importantes certámenes deportivos. Tampoco conmovió a los honorables concejales quienes aún nos se atreven a salir de su invernadero para ver qué está pasando en la parroquia.

Tampoco los conmovió la carta pública de ocho entrenadores de diversas disciplinas deportivas, en la cual revelan una serie de irregularidades en esta Secretaría, que a la falta alcalde, ahora se suma la inoperancia del responsable del despacho, más interesado en promover su nombre, que en cumplir con sus responsabilidades.
El Concejo de Carepa pasó de agache cuando el presupuesto para la oficina jurídica del alcalde se dobló en 150 millones de pesos, tampoco dijo una palabra cuando vio los miserables rubros para la cultura y el deporte.

Por si a los señores concejales, ellos tan diligentes les da pereza hacer el cuestionario para el secretario de educación, un grupo de respetables educadores de Carepa ya lo hicieron público:

“No entendemos como existen recursos considerables para premiar comparsas en la fiesta de San Pacho, pero no hubo recursos para la participación de 260 niños en Juegos Escolares en el Municipio de Arboletes y 130 docentes en el 8o Mega Evento de Actividad Física en el Municipio de San Pedro de Urabá. Además cuál fue el respaldo para los deportistas en la final departamental de los Juegos Escolares en el Municipio de Guatapé

Hoy existen recursos para las fiestas de San Pacho, pero no hubo recursos para celebrar la Afrocolombianidad y sólo 20 pacas de agua para la Antioqueñidad”

“Otros temas en materia educativa en Carepa (Transporte escolar, restaurantes escolares, mantenimiento de planta, física, adecuaciones, construcciones, capacitación de docentes, foros, etc.).

¿Qué se está haciendo con los recursos del Sistema General de Participaciones que llegan al Municipio, destinados a cubrir canasta educativa?” a lo anterior le suman la carta de los entrenadores deportivos y listo el debate, el control político, sin el mayor el esfuerzo.
Pero los honorables concejales no tienen la culpa, la culpa es del pueblo que elige personas que no tienen idea que es un Concejo Municipal, ni para qué sirve, que no tienen el más mínimo sentido de pertenencia ni responsabilidad con sus electores.

Resulta extraño, irónico, que en uno de los gobiernos más impopulares de los últimos años, de menor gestión, e inversión, justamente los responsables del control político callen, guarden silencio cómplice de las bellaquerías que el mandatario y su grupo elite vienen haciendo en contra en Carepa. Unos deportistas a la deriva y unos procesos culturales al garete deslegitiman cualquier programa de gobierno, justamente en un municipio donde la juventud está en alto riesgo de transitar por los caminos equivocados.

También fue vergonzante ver como la administración municipal sacaba pecho con los deportistas que viajaron por su cuenta y riesgo a Arboletes y donde por fortuna salieron campeones. Hasta la vergüenza la perdieron.
Qué bueno para tranquilidad de todos, saber si Carepa tiene Concejo Municipal, o es una figura de papel y papel de nómina que es más dramático y costoso.