viernes, 13 de julio de 2018

Fèlix Amìn, un luchador que deja huella


Opita de nacimiento urabaense por adopción, este líder social, va dejando amplia huella por donde cruza. En Urabá logró sacar a los platanicultores del anonimato donde estaban relegados. 

Crónicas del camino por: Wilmar Jaramillo Velàsquez


Haciendo trabajo de Campo


Nació en el departamento del Huila seis décadas atrás y desde muy joven asumió su liderazgo social, sobre todo en la parte organizativa, no en vano fue uno de los cofundadores de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y destacado vocero del Sindicato de Trabajadores de Bavaria, empresa cervecera en la que laboró por varios años. 

Siempre beligerante, siempre tomando posiciones de vanguardia en la defensa de los de abajo, los explotados y llevando sobre sus hombros la rabia de los poderosos, que no ahorran esfuerzo alguno para aplastar a quienes se cruzan por su camino 

Estamos hablando de Félix Amín Tovar Tafur, un psicólogo social y comunitario, egresado de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia. 
                                                Por los camino de Còrdoba

Tras su incursión en la política en el Huila fue secretario general de la alcaldía de Neiva, e incluso alcalde encargado, momentos en que las FARC secuestraron al titular del despacho, luego se postuló a la Asamblea de ese departamento, pero por muy pocos votos no fue elegido, hasta entender la imposibilidad de cristalizar sus ideales, de ver la política como un servicio a la comunidad y entonces se hizo a jun lado. 

También en el Huila fue impulsor del grupo Café y Petróleo, una organización social dedicada a la denuncia de los crímenes ambientales ejecutados por la explotación petrolera y la lucha popular, al lado de trabajadores sindicalizados del sector petrolero, en cabeza del periodista, Guillermo Bravo, justamente asesinado por sicarios al servicio de los corruptos en el Huila. 

Bravo era director de la revista Eco Impacto en la cual hacía valientes denuncias, fue Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar. 

Con funcionarios  del Ministerio  de Agricultura
 y el señor Alberto Flores, plataniculor

En esta época tanto Félix Amín, como otros sobrevivientes recuerdan que una semana antes del crimen del periodista Guillermo Bravo, los sicarios lo visitaron y le dijeron que se fuera de Neiva, que él era una buena persona, pero que tenían orden de matarlo. El no escuchó y efectivamente lo asesinaron. 

Tiempo después aparecería como secretario de la Cadena de Plátano del Ministerio de Agricultura posición que aprovechó para impulsar diversas organizaciones sociales de productores en todo el país. En este cargo tuvo la oportunidad de conocer de cerca la crisis permanente y nacional que viven los campesinos y transmitirlas al poder central en busca de apoyos y soluciones. 

En la década del 90 llegó a la subregión del Urabá Antioqueño, donde abunda la producción de plátano en minifundios y tras palpar de cerca la forma desordenada en que este gremio se ha movido tradicionalmente, pese a tener el mayor número de hectáreas sembradas y de los miles de empleos generados, se dio a la tarea de impulsar su organización social. 

Su empresa generadora  de empleo: El nuevo reto

Paralelamente hacía parte del Consejo Directivo de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia UNAD, donde cumplió una visible tarea en pro de la educación a distancia, como abierto defensor de la formación por este medio, pero cuando el rector de esta institución cambió el rumbo de su cargo, se atornilló en el poder y dio pasos dudosos frente a la responsabilidad asumida, también se hizo a un lado. 

Como la semilla en Urabá ya estaba sembrada puso todo su empeño y conocimiento en la creación de la Federación de Platanicultores de Urabá (Fedeplaur), soñando una organización federada y pluralista en la cual se lograran integrar la mayoría de los pequeños productores de plátano. 

Mediante esta organización los campesinos fueron visibilizados por el gobierno nacional y varios proyectos han sido ejecutados llevando asesoría técnica, capacitación en cultura exportadora, la construcción de empacadoras, cable vías y drenajes, en una jurisdicción que se extendió a poblaciones de Córdoba y el Chocó. 

Pero el talante de un hombre inquieto, considerado por su familia como el padre ejemplar, abuelo, el esposo, el amigo solidario, no le permite quedarse quieto, se le metió en la cabeza, buscarle valor agregado al plátano y abrir mercado en otras regiones y países, y empeñando sus restos financieros y aferrado a los créditos bancarios logró montar en el municipio de Carepa una planta peladora de plátano para ser llevado refrigerado a la ciudad de Medellín. 

El camino està lleno de obstáculos, envidias y críticos 
gratuitos, pero  el hombre no baja la guardia

Luchando contra viento y marea, sumando fracasos y aprendizajes, superando un escollo y encontrando otro, hoy genera alrededor de cien empleos y ha logrado prácticamente lo imposible, mantener los puestos de trabajo y cubrir parte del mercado de una empresa multinacional que procesa el plátano en Medellín. 

Pero como Félix Amín Tovar Tafur no para, ya montó la maquinaria de frituras para seguir dando valor agregado al plátano, por ahora sueña consolidar el mercado regional y seguir explorando mercados internacionales para llevar además yuca y otros productos del campo que hoy tienen gran demanda en Estados Unidos y Europa. 

Toda la operación apenas se está posicionando con grandes riegos de triunfo o de fracaso, pero él va con toda la confianza y la dedicación, más preocupado por los empleos que por su propio bolsillo. 

Como si lo anterior fuera poco, la última hazaña o locura como dicen otros, fue echarse al hombro la campaña de la Colombia Humana en Urabá y parte del Chocó, cuando no había nada construido, cuando todo era problemas, reclamos y desorganización. 

El proyecto està en embrión, pero con 
grandes expectativas y posibilidades

Esa terquedad le permitió un rápido reconocimiento en toda la región y en tiempo record había organización, sedes abiertas, encuentros regionales, publicidad , logística y todo un engranaje que le permitió a Gustavo Petro obtener 84 mil votos en segunda vuelta y convertirse en la gran sorpresa electoral en esta zona, sumados cuatro municipios del Chocó. 

La idea de este luchador social es fortalecer la Urabá Humana Gran Darién, con autonomía, haciendo eco de la descentralización de la que tanto habla la cabeza de la Colombia Humana Gustavo Petro y la experiencia de la anterior campaña en la que Petro obtuvo más de ocho millones de votos, ha sido la gran plataforma y ya han avanzado considerablemente en organización y desarrollo de esta idea. 

Práctico, ejecutor, organizado y hasta terco, así va Félix Amín Tovar Tafur, pisando duro y dejando honda huella por los caminos recorridos. 
Fèlix Amìn Tovar Tafur, el líder social que
 deja  huella por los caminos que cruza


Carepa-Antioquia-Julio de 2018