jueves, 27 de julio de 2017

Curules especiales en el Congreso para Urabá

“Urabá requiere en la Cámara un líder que interprete la zona con realismo, que ayude en la articulación de región"
Carlos A. Banguero


Con 60 votos a favor y tres en contra, el proyecto de acto legislativo que crea las circunscripciones especiales de paz pasó en la plenaria del Senado el segundo de cuatro debates. El proyecto, con nueve proposiciones, pasa ahora a la Cámara de Representantes. 

Los aspirantes a estar curules, según el proyecto, deberán ser parte de las organizaciones sociales, comunitarias o de mujeres en cada circunscripción. 
Los partidos políticos, incluyendo al que se cree después de la desmovilización y desarme de las Farc, no podrán aspirar a estos asientos en la Cámara de Representantes.

Estas son la Circunscripciones Especiales para Antioquia:

Amalfi, Anorí, Briceño, Cáceres, Caucasia, El Bagre, Ituango, Nechí, Remedios, Segovia, Tarazá, Valdivia, Zaragoza.

Urabá: Carepa, Chigorodó, Dabeiba, Mutatá, Necoclí, San Pedro de Urabá, Apartadó y Turbo.
"Se  requiere mucho compromiso con Urabá"
Cuando el censo electoral, de acuerdo con la proyección del DANE para 2017, alguno de los municipios incluidos en estas circunscripciones supere los 50.000 ciudadanos aptos para votar, únicamente se habilitarán los puestos de votación y el censo electoral de la zona rural.

En cada una de las Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz se elegirá un representante a la Cámara. Las listas estarán integradas por dos candidatos y serán cerradas.
Los candidatos solo podrán ser inscritos por grupos significativos de ciudadanos o una o varias organizaciones sociales, consejos comunitarios, o resguardos indígenas legalmente constituidos, cuando la circunscripción coincida en todo o en parte con sus territorios. Cada uno de los postulantes únicamente podrá inscribir una sola lista en la circunscripción respectiva.
No podrán presentarse como candidatos quienes hayan sido elegidos a cargos públicos con el aval de partidos o movimientos políticos con representación en el Congreso o con personería jurídica, o hayan hecho parte de las direcciones de estos durante el año anterior a la elección.
La inscripción de candidatos por grupos significativos de ciudadanos, requerirá respaldo ciudadano equivalente al 3% del censo electoral de la respectiva Circunscripción Transitoria Especial de Paz. En ningún caso se requerirá más de 3.000 firmas.

Sobre este tema, el dirigente político, Carlos Alberto Banguero, dijo que se trata de un ejercicio democrático muy interesante el cual se ha venido depurando en los primeros debates, pero que habrá que esperar que ocurre en los dos debates que le restan, para saber como queda finalmente la norma.

Advirtió que falta mucha pedagogía hacia el elector, sobre todo si las más importantes zonas electorales serán rurales, o municipios pequeños y medianos con un censo electoral inferior a los 50 mil votantes.

“Yo vengo dialogando con varios sectores de la opinión pública, con voceros de organizaciones sociales, sobre la importancia que Urabá no pierda esta oportunidad de tener un verdadero representante en la Cámara, desde luego que no nos podemos atomizar ni dividirnos más, lo ideal sería buscar consensos, para aprovechar estas curules que por dos periodos tendrán las regiones tradicionalmente excluidas por efectos de la violencia”, explicó el señor Banguero.
Carlos Alberto Banguero
“Urabá requiere en la Cámara un líder que interprete la zona con realismo, que ayude en la articulación de región, que impulse la proyección que hoy tiene en materia portuaria y vial, pero que promueva procesos sociales como la generación de empleo digno, de educación, salud y deporte; un representante que sienta la región como propia y que sea capaz de interpretar los sueños y los anhelos de los habitantes de esta región, desde la misma consolidación de la paz”, concluyó.