martes, 27 de septiembre de 2016

Al banquillo la ESE de Carepa

La Contraloría General de Antioquia, le notificó al gerente de la ESE Hospital Francisco Luis Jiménez Martínez de Carepa, Ricardo Luis Arzuza Mendoza, una serie de irregularidades registradas en esa institución durante la vigencia del año 2015.

Una enfermera jefe que trabajaba de planta para la institución y era contratista de otra empresa, entre otras muchas irregularidades.


Carepa-Antioquia
Unidad  de Análisis- EL
PREGONERO DEL DARIEN

En total el hospital realizó 351 contratos por valor de 6.613.322 millones de pesos. Al ente de control le llamó la atención un contrato por 60 millones de pesos con la empresa “Visión Jomar” para la contratación técnica del proceso de reestructuración administrativa del hospital, ya que el contratista no presentó propuesta escrita en la fecha establecida, en los informes no aparecen los avances de interventoría, las hojas de vida y la Cámara de Comercio de la empresa, no registran idoneidad para realizar este tipo de contratos, tampoco hay evidencia que dicho contrato haya sido presentado a la Junta Directiva para su aprobación, ni hubo socialización del mismo, al menos las actas no aparecen.


El hospital de Carepa, tampoco escapa al desgreño administrativo que carcome la administración de las dependencias públicas, de acuerdo  con un informe de la Contraloría  de Antioquia.

Incluso el control interno del hospital, alertó a su debido tiempo sobre la cantidad de irregularidades existentes en dicho contrato, pero la gerencia a cargo del señor Carlos Ospino Ariza, hizo caso omiso, conoció la Contraloría. Este contrato tampoco fue notificado a la Comisión Nacional de la Función Pública como era debido. Aquí se tipifica una falta disciplinaria.

Durante la vigencia 2015 esta entidad no publicó los contratos en la página de Sistema Electrónico de Contratación Estatal, lo que se constituye en falta disciplinaria.

Esta gerencia liquidó un contrato con Sintracorp por 1.981.848 millones de pesos, sin el lleno de los requisitos legales, sin observar el cumplimiento del mismo, no hubo seguimiento, no se ratificó la prestación del servicio ni la facturación de las horas extras. Ya el señor Alexander Calderón Gómez gerente de esa empresa, fue llamado por la Contraloría para que rinda explicaciones.


Carlos Ospino Ariza- gerente-2015

Es de anotar que en este mismo contrato la Contraloría encuentra un posible detrimento patrimonial por valor de 58.560.000 mil pesos

El contrato de Revisor Fiscal con el señor, Elkin Duque Álvarez, también está viciado, ni siquiera aparece propuesta escrita del mismo, ni los informes que este le debió entregar a la Junta Directiva.

El contrato para mantenimiento preventivo y correctivo de la planta física de la ESE, por 110 millones de pesos, presenta póliza extemporánea, no tiene registro fílmico que pueda demostrar el estado inicial y final de las obras.

El contrato con el señor Paul Sierra Márquez, para manejar eventos ambulatorios de urgencias carece de todos los soportes, razón por la cual el ente de control fiscal, presume de un detrimento patrimonial por el valor del contrato: 7.800.000 pesos.


Siempre los platos  rotos los pagan los usuarios 
 con la calidad  del servicio

En el contrato con la firma Concientizar S.A.S, por 78.700.000 mil pesos para facturación de los servicios asistenciales, no hay firmas en las actas de cierre de procesos, no hay acta de evaluación del Comité de Contratación, no hay evidencia del acta de adjudicación de contrato, no hay propuesta laboral y la póliza fue extemporánea.

De este mismo contrato en el mes de octubre no se presentó el cuadro de turnos, solamente la factura de cobro, además en los cuadros de turno de esta empresa que reporta los pagos en la programación, nombran a la señora Ingris Murillo Mosquera, quien en la planta de cargos aparece como facturadora del hospital.

Hay un caso que llamó en especial la atención de la Contraloría, la enfermera jefe Marisel Moreno Pino, perteneciente a la planta de cargos del hospital con el código 243, nivel profesional y con el rango de servidora pública, quien sale a vacaciones el 18 de abril al 10 de mayo del presente año y revisado el contrato con la firma Sintracorp, allí aparece que fue reemplazada en el cargo por ella misma, bajo la modalidad de convenio de contrato sindical, acto autorizado por el gerente de la Institución y su subdirector científico, dice la Contraloría al pie de la letra; pero profundizando en el tema, la Contraloría encuentra en la carpeta de Sintracorp una carta de renuncia de esta señora, lo que prueba que si era asociada de Sintracorp y además pide que le paguen las compensaciones adeudadas y los ajustes retroactivos de los meses de enero a mayo de 2016. En Sintracorp, esa señora ostentaba el mismo cargo que en la planta del hospital. Enfermera jefe. La Contraloría aduce que aquí se estaría tipificando una falla disciplinaria.



Las anomalías  en la contratación en este hospital son numerosas
 durante la vigencia 2015


Desorden total en las cuentas del hospital

En otro aparte la Contraloría afirma, que sin cumplir con los objetivos contractuales el hospital liquidó un contrato por 298.627.841 millones de pesos con la empresa: “Ventajas Competitivas” en mayo de 2015 y atribuye un presunto detrimento patrimonial por este mismo valor.

Se conoció que de los 284 contratos de suministros, por valor de 1.079.834 millones de pesos, fueron auditados 21, es decir el 14%, encontrando una serie de anomalías, tanto de tipo disciplinario como administrativo, por ejemplo, el gerente Carlos Ospino Ariza, quien dejaría su cargo el ocho de enero del año en curso, no presentó acta de informe de gestión correspondiente al año 2015, la ESE aprobó un Manual de Contratación, pero no lo aplicaron y el libro de balances hay una serie de contradicciones e inconsistencias, con ajustes posteriores al origen de los informes y dualidad en la información. En síntesis, existe un desastre generalizado en el manejo de las finanzas durante la vigencia del año 2015, de acuerdo con este informe de 70 páginas al que EL PREGONERO DEL DARIEN tuvo acceso, quedando pendiente los años, 2012-2013 y 2014.

Para finalizar, el informe de este organismo de control fiscal encontró que por razones que se desconocen, esta gerencia se abstuvo de realizar los recaudos de estampilla Pro Bienestar del anciano por valor de 201.296.755 millones de pesos y que tampoco hizo el recaudo de estampilla Pro Universidad de Antioquia, incurriendo en falta fiscal y disciplinaria.



Carlos Ospino Ariza- gerente-2015, ya se vencieron los términos para  que este funcionario, rinda los descargos ante el ente de control.